Visión Global

“La trocha de la negociación” por Vladimir Villegas

“La trocha de la negociación” por Vladimir Villegas


Vladimir Villegas / @vladivillegas.

Un nuevo intento de diálogo está marchando a pasos lentos y muy tímidos. Es poco o casi nada lo que el gobierno contribuye a que los facilitadores, los ex presidentes Jose Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos, logren avanzar en ese intento que ya lleva largos meses sin concretarse. Viajes van y viajes vienen pero no hay señales realmente claras de que el gobierno piense en algo que no sea ganar tiempo, correr la arruga para que termine 2016 y se aleje el fantasma de un referendo revocatorio que implique destitución del actual Presidente e inmediata convocatoria a elecciones.

La oposición también tiene sus propias dificultades con este asunto del diálogo. Todo aquel que lo promueva se arriesga a ser visto con ojos de sospecha. Y en algunos sectores de la Mesa de la Unidad Democrática ha tomado cuerpo la idea de que dialogar y exigir referendo son acciones totalmente contradictorias. En lo particular no creo que sea así. Una negociación política parece ser la vía pacífica hacia la solución de la grave crisis por la cual atravesamos. No intentar esa negociación puede traducirse en pagar un alto costo en violencia, vidas y mayor deterioro de las ya paupérrimas condiciones de vida de las grandes mayorías.

Toman fuerza en la oposición los factores que ven con desconfianza el último llamado al diálogo del gobierno porque éste se formula en medio de nuevas detenciones de dirigentes políticos, persecuciones, acusaciones no probadas sobre planes violentos y acciones como lo acontecido en el Aeropuerto Santiago Mariño, de Porlamar, al momento de llegar Henrique Capriles en un vuelo comercial, cuando fue sometido a un largo hostigamiento por parte de activistas oficialistas. Aunque haya sido puesto en libertad Gabriel San Miguel, activista de Voluntad Popular, gracias a los buenos oficios de Rodríguez Zapatero, es una señal insuficiente como para que pueda demostrar la buena voluntad del gobierno. Son muchos los detenidos por razones políticas, 130 según Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática.

Lo otro que compromete seriamente la credibilidad del gobierno en materia de diálogo es lo que ocurre en el campo económico. El presidente Nicolás Maduro le encomienda a un equipo de economistas sugerido por Unasur la elaboración de un plan de acción para superar la emergencia económica y, salvo prueba en contrario, se impuso el criterio del español Alfredo Serrano, asesor económico del primer mandatario nacional, y al documento en cuestión se le echó bola negra y se le engavetó, aparentemente sin haber sido sometido a discusión por el gabinete. Si ese es el trato que se le da a una iniciativa avalada por el secretario general de Unasur, el ex presidente Ernesto Samper, por supuesto que surgirán dudas sobre el rol que puedan cumplir los facilitadores, tres ex mandatarios a quienes guardo respeto, y que pudieran cumplir una gran labor siempre y cuando el gobierno, con sus acciones y omisiones los ayude.

Insisto, dialogar no es sinónimo de claudicar. Es una acción inherente a la actividad humana en general y a la política en particular. Creo que vamos camino a un agravamiento de la confrontación. Ya se agota hasta el verbo. Quedan pocas mentadas de madre por decir, y la lista de insultos de otra naturaleza y calibre también se va agotando. ¿Qué va a pasar en Venezuela? No es difícil predecirlo. Nos acercamos cada día a escenarios que tarde o temprano vamos a lamentar. No me queda duda de eso. Abramos entonces la trocha de la negociación política, constitución en mano. Renunciemos a la represión y a la violencia. Hagamos uso adecuado de la reflexión y no dejemos que nos tome por asalto la terquedad de quienes se dicen valientes y en realidad se atrincheran detrás del miedo que los carcome.

PD : este escrito fue hecho antes de que el Presidente de la República me acusara de acompañar un modelo comunicacional fascista. No cambio ni un punto de mi opinión sobre el diálogo, pese a la intemperancia presidencial.

El Nacional, 13 de septiembre de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529