Visión Global

Las dos mujeres enfrentadas por investigar la muerte del fiscal Nisman en Argentina

Las dos mujeres enfrentadas por investigar la muerte del fiscal Nisman en Argentina


¿Suicidio o asesinato? Dos meses después de que el fiscal especial Alberto Nisman fuera hallado sin vida en su departamento, con una bala en la cabeza, la justicia argentina aún no ha logrado determinar cómo ni por qué murió.

La fiscal que lleva la investigación, Viviana Fein, afirma que aún no hay indicios claros que permitan descartar o confirmar ninguna hipótesis.

En cambio, la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado –que lidera la querella en nombre de las dos hijas que tuvo con el fiscal-, está segura de que Nisman fue asesinado.

Arroyo Salgado presentó los resultados de una serie de peritajes realizados de forma privada que según la magistrada revelan sin lugar a dudas que su exmarido fue víctima de un homicidio.

Alberto Nisman
Nisman falleció hace dos meses y todavía no se determinó si fue suicidio u homicidio.

 

Estos estudios se contraponen en varios puntos con la autopsia oficial realizada bajo órdenes de Fein por el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia.

Para analizar estas diferencias, Fein dijo que podría convocar a un grupo de expertos para conformar una junta médica que resuelva la validez de las pericias contrastantes.

No obstante, los medios argentinos informaron que Arroyo Salgado pidió que la investigación pase a manos de la jueza del caso, Fabiana Palmaghini, quien se habría negado a quitarle la instrucción de la causa a Fein.

Versiones encontradas

El pedido de Arroyo Salgado se produjo después de un cortocircuito entre ambas mujeres en torno a las pericias presentadas.

Uno de los puntos más fuertes de esos estudios –realizados a partir de una revisión de las imágenes e informes de la pericia oficial- es que cuando Nisman recibió el impacto de bala que lo mató estaba arrodillado.

Así lo dejó trascender el diario La Nación que la semana última reveló los detalles del trabajo presentado por la querella, que fue realizado por algunos de los expertos más prestigiosos del país.

Arroyo Salgado no confirmó esos detalles, pero sí aclaró que sus estudios muestran la mecánica que se utilizó para asesinar a su exmarido.

Sandra Arroyo Salgado
La jueza Arroyo Salgado contrató a un grupo de expertos que aseguran que Nisman fue asesinado.

 

Según esta versión, Nisman habría recibido el disparo de un “atacante” que estaba parado detrás suyo en el baño. Eso explicaría por qué no había sangre en algunos objetos que deberían haber estado manchados si el fiscal se disparó a sí mismo, incluyendo algunos dedos de su mano derecha.

Esas pericias también demostrarían –según sus autores- que Nisman agonizó antes de morir y no murió de forma instantánea como indica la autopsia, que también fue realizada por peritos de vasta trayectoria.

Esa conclusión descarta la posibilidad de que pudiera haber habido “espasmo cadavérico”, como determinó el examen oficial, que señaló que la mano derecha del fiscal mostraba una contracción consistente con la de alguien que sostuvo un arma.

Otra de las conclusiones explosivas de la querella fue que el cuerpo de Nisman fue movido tras su muerte.

Lagomarsino

Los expertos contratados por la jueza también revelaron otro punto que, de confirmarse, podría cambiar la línea de investigación.

Aseguraron que Nisman falleció cerca de las 20hs del sábado 17, y no al mediodía del domingo 18, como supone la pericia oficial.

Ese dato es clave, ya que podría poner en la escena de la muerte a la única persona imputada en este momento en la causa: Diego Lagomarsino, el experto en sistemas que es dueño del arma con la que murió Nisman.

Diego Lagomarsino
Diego Lagomarsino dijo que tiene información privada sobre la vida de Nisman que dará a conocer a la fiscal.

 

Desde el comienzo de la causa, Lagomarsino siempre mantuvo que Nisman –su jefe en la fiscalía- le pidió esa arma para defender a sus hijas ante un posible ataque y declaró que le llevó la Bersa calibre 22 hasta su departamento el sábado cerca de las 20hs.

Su testimonio lo convertiría en la última persona que vio con vida al fiscal.

Lagomarsino está imputado por haber entregado un arma a alguien que no tenía licencia para usarla, no porque la fiscal o la jueza lo acusen por la muerte de su jefe.

Sin embargo los estudios presentados por Arroyo Salgado podrían complicarlo.

¿Cuenta secreta?

Las dudas sobre la relación entre Nisman y Lagomarsino se ahondaron luego de que la prensa revelara una supuesta cuenta bancaria basada en Estados Unidos que presuntamente compartían los dos junto con la madre y la hermana del fiscal.

La existencia de la cuenta habría sido informada por Arroyo Salgado a Fein durante su declaración.

No obstante, la fiscal no habría tomado nuevas medidas con base en esa información.

Por ello, la querella decidió apelar directamente a la jueza Palmaghini, quien aceptó el pedido de la familia de allanar el hogar del joven informático.

Esa decisión fue criticada por Fein, quien consideró que no había “motivos” para tomar esa medida.

Fein también se defendió de los comentarios de Arroyo Salgado, quien criticó ante la prensa los plazos de la investigación, y acusó a la querella de retrasar la causa.

La fiscal replicó a la acusación: informó que la exesposa del fiscal había pedido que se frene el peritaje de las computadoras y de los teléfonos de Nisman por una cuestión de privacidad.

Computadora

El abogado de Lagomarsino informó a través de un comunicado que los primeros estudios realizados sobre la computadora personal del fiscal mostraban que la misma había sido activada el domingo por la mañana.

Viviana Fein
Fein criticó a la exesposa de Nisman por frenar el avance del peritaje tecnológico, que considera clave en la causa.

El letrado informó que la máquina registró lectura de diarios, una búsqueda en internet y el chequeo de correos electrónicos pertenecientes al fiscal.

Ese dato chocaría con los resultados de las pericias presentadas por Arroyo Salgado, que indican que Nisman murió a más tardar en la medianoche del sábado (la hora de muerte señalada fue las 20hs, pero con una posibilidad de error de 4 horas para adelante o para atrás).

Sin embargo, la querella cree que Lagomarsino pudo haber accedido a la computadora de manera remota, dato que fue desmentido por la defensa del técnico.

A pedido de Arroyo Salgado, el peritaje tecnológico continuará en manos de la jueza Palmaghini, quien será la única con acceso a esa información.

En tanto, se espera que Fein –quien fue confirmada en su cargo por Palmaghini este martes- avance con el análisis de las pericias contrastantes.

.

BBC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529