Visión Global

Latinoamérica: Mujeres poderosas en apuros

Latinoamérica: Mujeres poderosas en apuros


En Argentina, se ha acusado a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de poner en peligro las finanzas del país. En Brasil, Dilma Rousseff enfrenta un juicio de destitución y su sucesor interino no ha designado ni a una sola mujer como ministra. En Chile, la Presidenta Michelle Bachelet, quien alguna vez fue muy popular, ha visto cómo sus niveles de aprobación se desploman.

¿Qué ocurre con las mujeres poderosas de América del Sur?

Kirchner fue acusada el viernes, y Rousseff fue suspendida por el Congreso un día antes, situación que ha dejado de lado a dos de las mujeres más influyentes de la región. Con el gobierno de Bachelet, que también se ha vuelto muy impopular, algunos podrían estar tentados a poner en tela de juicio los avances de las mujeres que, al parecer, podrían dar marcha atrás.

“Si las mujeres ejercemos autoridad en un ámbito que ha sido exclusivo de los hombres, es lógico que pasen estas cosas”, dijo Norma Amorín, de 73 años, una cosmetóloga retirada.

Los destinos de las tres líderes contrastan drásticamente con la posición que tenían hace cinco años. En 2011, Rousseff comenzó su presidencia; Kirchner ganó un segundo periodo consecutivo; Bachelet, después de finalizar su primer periodo presidencial con tasas de aprobación de más del 80 por ciento, dirigió un organismo de las Naciones Unidas.

Según algunos analistas, el género no es la causa de los problemas actuales de las líderes, pero agregan que el declive colectivo de las tres mujeres muestra que persisten actitudes machistas en la región, especialmente dentro de la clase política dirigente.

WOMEN2-master675

“Hay fuerzas poderosas que se resisten a estos cambios”, dijo Sergio Berensztein, un comentarista político argentino; se refirió a la manera en que las mujeres habían ganado un terreno que ahora están perdiendo en los pasillos del poder en América Latina.

La Presidenta de Chile Michelle Bachelet, quien alguna vez fue muy popular, ha visto cómo sus tasas de aprobación se han desplomado. Credit Paul Hackett/Reuters
Berensztein dijo que los apuros de estas tres líderes también deberían considerarse dentro del contexto general de la crisis que están enfrentando los presidentes actuales —tanto hombres como mujeres— en toda la región. Los escándalos de corrupción y la incapacidad de sacar el máximo provecho de las ganancias de productos como el petróleo, el cobre y la soya han provocado mayor descontento hacia quienes están en el poder.

Los especialistas en estudios de género analizan los factores detrás de las caídas de Kirchner y Rousseff, al tiempo que señalan el ascenso de otras mujeres de la región en la política.

El año pasado, María Eugenia Vidal resultó electa como gobernadora de Buenos Aires, la provincia más grande y poblada de Argentina. Durante un tiempo, Marina Silva encabezó la carrera presidencial en Brasil. Así mismo, en Perú, Keiko Fujimori podría convertirse en presidenta en las elecciones que se llevarán a cabo el 5 de junio.

La victoria de Vidal, en particular, se consideró como algo positivo porque no sucedió a un hombre popular ni a un esposo o colega.

Aun así, que los medios noticiosos locales se concentren en su vida privada al hacer reportajes sobre cómo perdió peso, por ejemplo, revelan que el progreso está aún en pañales, dijo Mariel Fornoni, la directora de Management and Fit, una consultoría política en Buenos Aires.

En 2007, Kirchner relevó a su esposo, Néstor Kirchner, quien murió en 2010. Mucho antes que ella, Eva Perón, probablemente la mujer más famosa de Argentina, alcanzó preeminencia en los años cuarenta, junto con su esposo, el expresidente Juan D. Perón. También Rousseff fue una sucesora elegida por un hombre, Luiz Inácio Lula da Silva.

Cristina Fernández de Kirchner, la expresidenta de Argentina, ha sido inculpada. Credit David Fernández/European Pressphoto Agency
Varios funcionarios de la Administración de Kirchner, entre ellos su exvicepresidente Amado Boudou, se han visto perjudicados por casos de corrupción. Pero ella enfrentó el peso de la ira pública el viernes, después de que un juez la inculpó por cargos relacionados con un escándalo financiero que Kirchner niega, y de que un fiscal buscó extender una investigación de lavado de dinero.

En Brasil, la indignación pública en torno a un enorme escándalo de corrupción en la compañía petrolera nacional ha llegado hasta Rousseff y ayudó a que siguiera adelante un proceso de destitución, aunque ella no está señalada directamente en la investigación.

WOMEN3-master675

En Chile, las recientes acusaciones de corrupción han avergonzado a muchos ejecutivos empresariales y políticos, pero un caso en el que está involucrada la nuera de Bachelet ha causado en gran parte que las tasas de aprobación de la presidenta se desplomen.

“Es como si las líderes enfrentaran todas las repercusiones de la corrupción de los hombres”, dijo Farida Jalalzai, profesora de Políticas de Género en Oklahoma State University. “Sería sorprendente que no hubiera dinámicas de género detrás de todo esto”.

Aunque los sistemas de cuotas han impulsado las carreras de las mujeres de la región en la política, hay una sensación de que las actitudes tradicionales en realidad jamás han desaparecido. La última camada de esposas de presidentes, dicen los observadores, son modelos de feminidad.

En Brasil el nuevo presidente, Michel Temer —quien designó un gabinete sin mujeres— está casado con una exparticipante de concursos de belleza. Juliana Awada, la esposa de Mauricio Macri, presidente de Argentina, es diseñadora de moda. Isabel Macedo, la nueva prometida de Juan Manuel Urtubey —un destacado gobernador argentino con ambiciones presidenciales—, ha sido actriz de telenovelas, como también lo fue Angélica Rivera, la primera dama de México. “Es una manifestación de las actitudes machistas que aún persisten”, dijo Berensztein.

The New York Times

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529