Visión Global

Llueve… pero escampa “El Becerro y su reino animal” por Miguel Yilales

Llueve… pero escampa “El Becerro y su reino animal” por Miguel Yilales


Miguel Yilales / @yilales.

Los venezolanos tenemos una forma muy particular para hablar. Por lo general adornamos nuestra conversación con expresiones coloquiales muy nuestras. Los lingüistas y los filólogos pasan horas de estudio e investigación sobre las frases, los refranes y las palabras que se perderían en cualquier traducción oficial y rígida.
Pero así como hay palabras que nos son exclusivas o producto de “venezolanización” de vocablos extranjeros, también es intrínseco a la cultura venezolana, el colocar apodos y sobrenombres. Desde que entramos al preescolar ya empezamos a ponernos motes unos a otros. Así pasamos la escuela, el liceo, la universidad y aún en el trabajo la tradición con los sobrenombres no se pierde. En nuestro entorno siempre hay alguien que se dedica a eso y hasta tiene un don para hacerlo. Estudia las características, analiza a la persona y le coloca el apodo exacto. Cualquier cosa sirve, desde defectos corporales, las facciones, el nombre o el apellido, hasta similitudes con películas, comiquitas, caricaturas y animales.
Cuando alguien asume un alias, generalmente, es porque hace referencia a alguna característica física o a su forma de ser. Si alguien se hace llamar el Tigre uno creería que es por su fiereza, si a otra persona le dicen la Cuaima a nadie se le ocurriría confundirla con la mamá de Bambi, por lo tierna y dulce o si por el contrario le presentan al Ratón (y no el de Cheo Feliciano) de seguro pensará en un roedor despreciable.
Becerro dijiste, becerro quedaste
De ahí que no se entiende el empeño de los maleantes venezolanos en llamarse como tiernos o suculentos animalitos. Por esa vía tenemos que peligrosos criminales, connotados capos y quienes conformaron parte del delincuencial mundo venezolano (porque ministros, gobernadores, alcaldes y jefes militares, sus compinches y camaradas, complementan el imperio del mal que es el Socialismo del Siglo XXI) se llamasen el Conejo, el Topo y el Picure.
Pareciera que eso de usar alias, apodos o sobrenombres se ha hecho viral. Tan es así que en una de sus últimas alocuciones a Nicolás Maduro se le ocurrió decir que él era un becerro y que si la oposición lo provocaba sería más becerro. Uno hubiese esperado que escogiese una especie más fiera y si lo que le gustaba era lo bovino, por lo menos que fuese más bravío y cornudo (no me refiero a su relación con Cilia), pero no fue así.
Llamar becerro a alguien es un insulto que, en algunos casos, expresa que no se está a la altura de los demás y menos de las circunstancias, también es usado para referirse a personas torpes, neófitas, pedantes, necias y despreciables y en términos carcelarios describe a los presos que son sometidos sexualmente, en referencia a que la cría de la vaca se alimenta mamando.
Es que un becerro puede ser un ternerito lindo (Simón Díaz dixit), pero nunca algo fiero, astuto, calculador o salvaje. Desconozco que impulsó a Nicolás Maduro a autodefinirse como becerro, menos sé si se esconde por los mogotes, lo cierto es que las circunstancias lo han sobrepasado, que su torpeza e impericia nos ha llevado a la crisis que vivimos y que mantiene esa extraña relación de dependencia con los proxenetas del Caribe.
Hasta antier no más
Si Nicolás Maduro quiere insuflar respeto en sus propias filas, porque el de la oposición lo perdió hace tiempo, debe asumir una analogía animal distinta a la de becerro, no solo por lo anteriormente expresado, sino porque está rodeado de verdes caimanes que abrevan en su mismo pozo, magistrados que cuidan carne cual zamuros, “reptoras” que son todas unas cuaimas y leales diputados que se ríen a sus anchas cual hienas (en especial si tienen show televisivos).
El Socialismo del Siglo XXI se parece mucho al imperio norteamericano que tanto critica y dice aborrecer (aunque depende cada día más de él): crea sus monstros, los impulsa y luego, cuando no sabe qué hacer con ellos, los elimina. Bin Laden, Hussein, Gadhaffi y Noriega se formaron bajo la tutela de los gringos; el Picure, el Conejo y el Topo bajo las directrices de ministros, gobernadores, militares y policiales revolucionarios, socialistas, antiimperialistas y chavistas.
Hoy les tocó a ellos y mañana nadie sabe qué ocurrirá. Pérez Jiménez estaba sólido hasta que se fue y Dilma Rousseff hasta antier no más. En nuestros países se sacrifican becerros, no como ofrenda, sino para comer y celebrar; y en Venezuela hay hambre con ganas de festejar.
Llueve… pero escampa

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529