Visión Global

“Los pokemones y el servicio agrícola obligatorio” por Eduardo Semtei

“Los pokemones y el servicio agrícola obligatorio” por Eduardo Semtei


Eduardo Semtei / @eduardo_semtei.

Me acaba llegar una notificación del Instituto Nacional de la Mandarina Piche y la Piña Colada, digo, Rosada, como “organismo requirente” para que me incorpore con maletas, aperos, chícura, garabato y todo, a la brigada “Comandante Berenjena” dirigida por Bulbasaur Guagua (este es uno de los Pokemones rojos rojitos, ya le describo los otros; son seis los de la rosca más rosca, del anillo más anillo) a la siembra revolucionaria y participativa de frutas tácticas, insurrectas y baratas en el cuadrante sur del río Esequivo. Bueno, ustedes saben que el Servicio Militar Obligatorio fue sustituido, según la Resolución 9855, del “Ministerio del Poder Popular para el Trabajo Productivo, Decente, Solidario de la Batata Morada” por el Servicio Agrícola Obligatorio SAO. Al frente de esa revolución verde (no son asuntos militares, sino de clorofila) se colocaron a los seis Pokemones (bueno 5 Pokemones y una Pokemona). Se los describo: Pikachú Notaduro (de voz gruesa, abigotado, bird-speaker; Charizard Clores (elegante Pokemona, con numerosos familiares en todos los ministerios y algunos at the NYC-USA-Jail Facility). Charmander Todríguez (full de maldades y trucos electorales, amén de amenazador de oficio). Squirtle Saissami (rey de la guarimba, del tumbaíto y de cosas rarófilas, está en la cola aquella) y Mew Rabello (descendiente de Trucutú, por lo tapado para entender cosas, lo primitivo de su pensamiento y por el mazo que siempre lleva). Ya habíamos mencionado a Bulbasaur Guagua (el hombre que se babea. The man who drools). Bueno cada uno de ellos dirige un sector de la Revolución del Ñame, el Ocumo y la Patilla. (De la del Siglo XXI no queda un cipote) The Green Revolution, para los angloparlantes. Entre las resoluciones derivadas del SAO está el cambio nuevamente del Escudo Nacional. En el espacio superior izquierdo donde hasta ahora se observa un ramillete de espigas se colocará una mata de jabillo que tiene encaramado un caprino con la frase “Con este gobierno estamos como chivo comiendo espinas y la chiva que parió tres”. En el superior derecho, donde están las banderitas, encontraremos ahora 8 (no siete como antes, son 8) varas de caña amarga, en honor al sabor que nos deja el Comité Local de Abastecimiento y Producción y finalmente, donde aparecía el caballo con la cabeza viendo hacia adelante, se presentará un burro flaco y un buey escuálido arando la tierra. El burro representa lo más alto del pensamiento del Socialismo del Siglo XXI (compite con la imagen del partido de Hillary Clinton) y el buey simboliza a su vez el trabajo agrícola moderno, desarrollado e informático previsto en el famoso decreto 9855. La Food and Agriculture Organization de la ONU (FAO) será la encargada de supervisar los programas productivos especialmente el dirigido a la exportación para Qatar, Turquía, Madagascar y los Emiratos Árabes según la resolución conjunta 4555 del “Ministerio del Poder Popular para Esconder el Hambre e Impedir el Referéndum Revocatorio” y la “Brigada de la Comandancia Cítrica y el Liderazgo Puro Gamelote”. Las zonas productivas se dividirán en 6. A saber: Primero, Plazas Bolívar y Miranda de todos los pueblos. Segundo, zonas no explotadas (sin muerto adentro) en los cementerios municipales. Tercero, campos deportivos estén o no en uso (recuerden que estamos en crisis humanitaria y un kilo de caraotas es más importante que una pelota, nadie come pelotas). Cuarto, patios escolares (así los muchachos no se ensucian en el recreo y aprenden agricultura viendo a los “requeridos” en sus faenas (los requeridos son los trabajadores que sacan a trompadas de sus trabajos regulares para llevarlos al trabajo campesino). Quinto, todos los pipotes de basura, públicos y privados, son miles de miles, de esta manera se aprovechan los desechos sólidos para convertirlos en abono. Sexto. Toda la zona en reclamación a Guyana. Así recuperamos el territorio en disputa y de paso alcanzamos grados superlativos en producción a gran escala. El Grupo Uno, el de las plazas, será dirigido por Pikachú Notaduro, quien se encargará de producir cacao, café, azúcar, pimienta, cebolla, perejil, ají, ajo y pimentón. Para estos productos se prohíbe la ley de la oferta y la demanda. Los excedentes después de surtir a Venezuela serán donados a la Unión Europea, USA y China. Grupo Dos. Cementerios. Flores. Bajo la batuta de la Primera Sembradora de la Patria. Charizard Clores, abundarán: Gladiolas, rosas, claveles, mediecitos, bletillas, plumarias, flores de jade, hibiscos, medinillas y orquídeas. ¡Qué bellos se verán nuestros camposantos! Para estos renglones se prohíbe la competencia internacional. Todos los países quedan desde este mismo momento desautorizados para la siembra de flores. Quienes violen este decreto serán coronados de espinas y enviados a Ramo Verde (una cárcel no transgénica, totalmente orgánica) se lo advertimos especialmente a Holanda y Colombia que se la pasan en una sola sembradera de flores. En todo caso, el TSJ declarará como “No Sembrados” tales desarrollos agrícolas (lo mismo que hizo con los diputados de Amazonas “No Electos”). Grupo tres, campos deportivos. Siembra de granos. Quien otro podría ser sino el boss de todos los bosses, Charmander Todríguez. Allí se desarrollará la cosecha de frijoles, quinchoncho, girasol, colza, arroz, trigo, avena, soya, votos (perdón los votos no se siembran, se roban afirma Charmander) sorgo, quinua y maíz. En pro de la protección de tan importantes rubros se prohíben los fenómenos climáticos como “El Niño”. Se ordena que llueva con regularidad y se decreta prohibición de entrada a insectos, culebras, langostas, pájaros y espantapájaros y especialmente a la peca, el cenicillo, la roya, el tizón, a hongos como el pythium, la gibberrella y el fusarium y finalmente se decreta la expropiación del penicillium y el aspergillus. Cuarto. En los patios escolares. Allí se designa al Pokemón Squirtle Saissami. Ejemplo de honestas juventudes. Importado en vientre desde la ciudad antigua de Tadmor en el desierto de Siria. Vino con turbante y todo. Gerente Supervisor del cultivo de fibras: algodón (por favor, no se trata de la frase “me quedó algodón con yodo en ese contrato”. No sigan tergiversando mis escritos), lana (tampoco es lo que dicen los manitos de México sobre la lana como sinónimo del dinero), seda (nada que ver con la frase “al tipo lo bajamos de la mula y se quedó sedita”), madera y caucho (y de otra vaina que no me acuerdo). Quinto, El Sabio desconocido. El no descubierto. Mew Rabello. Pipotes de Basura. Que otra cosa que sembrar en tan productivos terrenos sino tubérculos. Y bajo la batuta del mejor preparado en asuntos de desechos. Todo lo que se cultive bajo tierra. Ocumo chino, ñame, apio, papa, zanahoria, yuca, remolacha, nabo, jengibre y rábano. Este renglón vendrá acompañado de un decreto presidencial que obliga a los otros países a comprarnos los excedentes a precios “exorbitantes” exactamente como está previsto para el petróleo. Finalmente el Einstein de la Agricultura. El Maestro. El Genio del Campo. El Creador. Bulbasaur Guagua y su Zona en Reclamación. Productor Excelso de Frutas. Dios del Sabor Agridulce. Bajo su manto sagrado obtendremos: pitahaya, anón, carambola, chayote, jobo, cotoperí, guama, citronella, coco, malanga, maracuyá, mamey y naranja china (este última será el símbolo del Banco Central de Venezuela y la Tesorería Nacional. Cuando le pregunten cuánto hay de reservas, Nelson Merentes y el Ministro de Finanzas de turno guardarán silencio y enseñarán tal fruta). Un último decreto Presidencial: se ordena a todos los árboles frutales producir en forma perfecta la primera quincena del mes de febrero y del mes de agosto (quien desobedezca esta ley será sometido a la sierra de la justicia y talado desde el tobillo, digo, desde la raíz). Fin de historia. Así, así, así es que se gobierna. Tremenda Resolución. Agricultura o muerte, sembraremos. Post Data: Última hora. Se elimina la Orden del Libertador y se sustituye por la Orden del Topocho en sus tres clases. Topocho morocho. Topocho pintado y Topocho titiaro. Se otorga en su Primera Clase al Ministro Osorio. (Tiene como regalo seis sacos de topochos morochos, dos tortas de casabe y un frasco de carato de arroz en una hermosa bolsa del CLAP)

El Nacional, 8 de agosto de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529