Visión Global

“Los resultados de las elecciones subnacionales ilusionan a la oposición boliviana” por Fernando Molina

“Los resultados de las elecciones subnacionales ilusionan a la oposición boliviana” por Fernando Molina


Fernando Molina.


(Especial Infolatam).- Su triunfo electoral en las principales ciudades y en las dos regiones más grandes de Bolivia, y en especial el que la candidata a alcaldesa Soledad Chapetón haya batido al MAS en su bastión histórico, la “ciudad rebelde” de El Alto, han ilusionado a la oposición boliviana, que recibe estas buenas noticias poco después de haber sido ampliamente superada por Evo Morales en las presidenciales de octubre pasado.

De acuerdo a los resultados preliminares de las elecciones subnacionales que se efectuaron el domingo 29, el MAS se mantiene como la primera fuerza del país, al ganar cuatro regiones de nueve y la mayor cantidad de municipios. La oposición no puede decir otro tanto porque está dividida en varias facciones. Sin embargo, el oficialismo perdió posiciones que hasta ahora había considerado imbatibles, como El Alto o el departamento de La Paz, que quedó en manos de Félix Patzi, quien en principio militó en el MAS, pero que terminó rompiendo con el Gobierno y en estas elecciones se presentó junto al partido del relecto alcalde de La Paz, Luis Revilla.

La oposición conservó la alcaldía y la gobernación de Santa Cruz, su plaza fuerte. Todo indica que también ganará en Tarija, pequeña región del sud del país, sede de la industria del gas; además forzó una segunda vuelta en Chuquisaca y Beni.

Esta situación de adversidad para el oficialismo muestra la diferencia de calidad que existe entre las elecciones presidenciales y las locales, en las que el MAS, desprovisto de su gran caudillo, Evo Morales, tiende a obtener peores resultados. Pero también los errores estratégicos cometidos por el oficialismo, el cual seleccionó postulantes débiles o inviables en varios lugares, solamente por sus necesidades políticas internas, confiando en que la sigla que estos candidatos representarían bastaría para auparlos al triunfo.

Cuando las encuestas mostraron al MAS su error, Morales trató de enmendarlo metiéndose de lleno en la campaña y advirtiendo a la población que no debía votar por la derecha, para defender el proceso que él dirige, y para asegurar el apoyo del Gobierno nacional a sus municipios. “No trabajaré con la derecha”, repitió Morales varias veces, pese a las críticas que esta amenaza despertó. Este recurso in extremis terminó siendo contraproducente: agudizó la caída en las encuestas de los candidatos oficialistas.

MONTEVIDEO (URUGUAY), 26/02/2015.-EFE/Hugo Ortuño
Morales trató de enmendarlo metiéndose de lleno en la campaña y advirtiendo a la población que no debía votar por la derecha, para defender el proceso que él dirige, y para asegurar el apoyo del Gobierno nacional a sus municipios.
El hecho de que el MAS no hubiera arrasado en estas elecciones, como era la costumbre, y que la oposición hubiera ganado algunas posiciones clave, se expresó en la ausencia al final de la jornada de Evo Morales, quien no dirigió su usual mensaje al país. En su lugar compareció ante los medios el vicepresidente Álvaro García Linera, el cual reconoció que la población no había acompañado a algunos de los candidatos oficialistas, pero lo atribuyó a la “falta de liderazgos locales”, al mismo tiempo que subrayó los aspectos positivos de las elecciones para el MAS: su presencia en todos los municipios del país, su calidad de única fuerza política de carácter verdaderamente nacional, en contraste una oposición “fragmentada”, la mayoría que obtuvo en los parlamentos regionales, aun en los lugares donde sus candidatos a cargos ejecutivos perdieron. “Esto muestra que la población acompaña el proyecto, pero no estuvo de acuerdo con los candidatos que propusimos”, razonó.

En opinión de García Linera, el resultado electoral no pone en riesgo la orientación política y económica del país, ya que ésta quedó definida en las elecciones presidenciales de octubre de 2014, mientras estos comicios solo sirvieron para ventilar qué líderes deberán ejecutar, en el nivel local, las líneas directrices ya establecidas.

Este 29 de marzo será recordado con alegría por las fuerzas antievistas, pero al mismo tiempo arroja un difícil desafío a estas, sobre todo en La Paz. Tanto Chapetón como Patzi tendrán que enfrentarse a la presión de las organizaciones sociales que controla el MAS y que, a la vez, eligieron a los candidatos del este partido y los postularon; en este momento, estas organizaciones son las principales derrotadas y podrían tratar de bloquear las gestiones de quienes echaron a perder sus planes. El éxito de las flamantes autoridades, entonces, dependerá de su capacidad para seguir expresando el voto con el que la ciudadanía los respaldó este domingo, justamente para oponerse al monopolio político ejercido por los grupos corporativos en los últimos años.

El candidato oficialista Edgar Patana, quien perdió su intento de reelegirse como alcalde de El Alto, señaló durante la campaña que incluso él, que es un antiguo dirigente de las asociaciones que controlan esta urbe aimara, no pudo contra estas organizaciones: “las demandas son increíbles y tratar de contentar a todos es bien complicado”, dijo; “se quieren meter a manejar el presupuesto, cuando esa es responsabilidad del alcalde”; por eso, añadió, el cargo es “duro en todo sentido”.

Más allá de lo que esto tiene de justificación de una gestión fallida, no deja de tener asidero en la realidad. Luego de ganar, Chapetón y Patzi enfrentan su peor dificultad: deben demostrar que poseen la talla suficiente, no solo para ganar una elección, sino para enfrentar las consecuencias de haber ganado.

Infolatam, 30 de marzo de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529