Visión Global

Macky Arenas: En homenaje a nuestro amigo Bobby Pocaterra

Macky Arenas: En homenaje a nuestro amigo Bobby Pocaterra


Esta fue la última entrevista que le hicimos, hace apenas meses, a nuestro querido “Bobby” -Roberto- Pocaterra. Se nos fue a la Casa de Dios, de donde todos venimos y a donde todos debíamos hacer todo lo que podamos por volver…como estamos seguros de que Bobby logró. Ayer lo despedimos, pero sabemos que es cuestión de tiempo reencontrarnos. Todo lo que tenemos que hacer es practicar la solidaridad, la honradez, la generosidad y la alegría que Bobby regaló a manos llenas.

Gracias, Bobby, por tantos ratos sabrosos disfrutando de tu conversación. Gracias por tus análisis y tus consejos. Y mil gracias por tu amistad. Al equipo le harás toda la falta del mundo, pero fájate Allá Arriba a fastidiar al Propio para que nos de una mano en esta Venezuela que tanto quieres, tan abollada,  y así será más llevadera la pena de tu ausencia.

Como un homenaje para ti, publicamos esta amplia entrevista, que tanto gustó y tantos elogiosos comentarios generó.

¡Hasta siempre!

RCL

Dice que cuando tenía tres años cometió la primera de muchas estupideces en su vida: comenzar, a esa edad, a estudiar en el Colegio América. Su hermano tenía 5 y él formó un berrinche de tal magnitud que tuvieron que llevarlo también al colegio. Muchos otros “berrinches” le costarían aprender lecciones en la vida….como aquella de verse obligado a repetir 6to grado al no alcanzar la edad requerida para ingresar al bachillerato.  Más tarde se graduaría de Economista en la UCAB. Hizo una maestría en Roma, en la Universidad vaticana Pro Deo. Intentó terminar un post-grado en Estados Unidos, pero su padre enfermó y tuvo que regresar a ocuparse de los negocios familiares con menos de 30 años de edad. Allí se codeó con profesionales y gerentes de primera línea –quienes formaban parte de la directiva de la compañía- con experiencia suficiente como para enseñarle lo que no terminó de aprender en el post-grado. Poco después renunciaría a la empresa familiar y fue requerido por Rómulo Betancourt para ocuparse de la Corporación Venezolana de Fomento. Luego, llegaría a manejar el Ministerio…

 _  ¿Cómo fue la llegada al Ministerio?

_  Acababa de renunciar a la Corporación y me tropecé a Carlos Andrés Pérez -de quien no fui especialmente cercano- en un pasillo. Me dijo: “Quero Morales lo espera. Hable con él”. Allá fui y Constantino me recibió con la noticia de que había sido nombrado vice-ministro de Fomento. Le dije: “¿Estás loco?”. Me respondió: “Ve a ver qué haces porque ya estás en Gaceta”.  Lo pensé y acepté por la experiencia que esa pasantía significaría para mi. Allí pasé cuatro años. En la práctica, era yo el que manejaba el ministerio. Confronté muchas dificultades, el control de precios, el problema del cemento, la llamada “lista rosada”. Llegué a decirle a Héctor Hurtado que yo manejaba cosas más importantes que él, quien era ministro de Hacienda, tal era la gravedad de los asuntos que en esa época llevaba la cartera de Fomento. Llegaron las elecciones, perdió Carlos Andrés y volví a mis asuntos privados.

 _  ¿Qué clase de asuntos?

_  Tenía una compañía de estudios económicos y, como socios, a Mantilla, Benito Raúl Lozada, Mayobre…allí se suspende mi pasantía política. De nuevo llegan las elecciones y salgo electo diputado al Congreso por el Distrito Federal, tarea a la cual me dediqué.

_  A nadie le gustan los controles, aparte de que distorsionan la Economía y hasta la destruyen como vemos en Venezuela actualmente. Algunos se preguntan por qué los critican si siempre se los ha aplicado…

_  La respuesta es simple: los controles son decisiones de gobierno que a veces se hacen necesarias, pero debe estar claro que tienen que ser temporales. Un control se impone para corregir un entuerto y eliminarlo. No puedes tener controles por diez años. Siempre van a existir, pero son medidas momentáneas. Si el gobierno hubiera tomado verdaderas decisiones económicas durante los 15 años, no estaríamos viendo este desastre.

_  ¿Cuáles son las verdaderas dimensiones de este “desastre”?

_  El país está destruido. A mí me tocó en el ministerio hacer todo lo que este gobierno debió y no ha hecho. Hubo controles de precios, la famosa “lista rosada”, igualmente tomamos decisiones en materia alimentaria, es decir, todo lo que este régimen viene haciendo -con otro nombre- lo impusimos nosotros en nuestro momento. Igualito. Pero lo hacíamos mejor. 

_  ¿Por qué fracasan hoy?

_  Ante todo, por los controles, no debieron mantenerlos por tanto tiempo. Es el primer error; el segundo  es atragantarse de la cantidad de dinero que por tres lustros le ha entrado al país. Si sumamos desde Guaicaipuro hasta 1998, ha entrado mucho más dinero. Ese realero les habría permitido hacer todo tipo de obras y no me refiero sólo a infraestructura, sino de asistencia verdadera –no dádivas- a los menos favorecidos. No lo han hecho y ahora tienen récord de créditos adicionales solicitados, sobre la inmensa cantidad que recibimos por la renta petrolera. Simplemente, lo malgastaron.

_  ¿Es esto irrecuperable?

_  La economía es lo más fácil de recuperar y enderezar. Estamos a punto de un default, pero si nos volvemos al FMI eso se resuelve. El gobierno pagará la deuda soberana y el default no ocurrirá. Y la va a pagar aunque para ello no pague comida, ni seguridad, ni salud. Sacrificará otros gastos, pero va a pagar. Ahora, si el régimen es sustituido, se producirán una serie de decisiones  que de inmediato van a permitir, ante todo, rescatar la confianza y la seguridad jurídica. Luego, se presentan otros problemas, como el ético y el moral, la droga y su penetración en nuestro país a niveles insospechados, la delincuencia, la ignorancia. No es fácil, pero hay medidas adecuadas y obvias de tomar que harían que la nación regresara a la normalidad casi inmediatamente. Al recuperar la confianza el país respira, se abre y el exterior se acerca. Lógicamente los problemas persistirán, pero se verá el futuro.

_  ¿Cómo se imagina que ello ocurrirá?

_  Lo primero, estoy persuadido de que aquí no habrá elecciones parlamentarias. El gobierno se verá forzado a plantearse un acuerdo nacional y facilitar un gobierno de transición. Y todo ello será producto de la manera como se desarrolle el tema electoral. Estoy convencido de que habrá una reacción militar, recuerda que no todas las FAN son corruptas ni les importa un bledo el país. Allí hay gente pensante y sufriente, que tienen padres, hijos, esposas, hermanos, abuelos. Ellos deben estar pensando en que este desastre tiene que ser detenido. Para eso no es preciso haber pasado por una universidad, es de anteojitos. Habrá un período difícil, un revolcón social que durará poco tiempo y llegaremos a una transición.

_  Los militares parecen ajenos a todo esto…

_  No es así. Tendrán que optar por una decisión que los involucre en la solución. Militares y civiles tendrán que dar un paso al frente. No queda otra. Sectores de ambas aceras están conscientes de que los militares tienen un papel que cumplir ahora y luego deben dedicarse a resolver el problema de orden público, de la frontera, de todo el desastre en que está sumida la FAN; y los civiles a gobernar, a desenredar esto y reinstitucionalizar la país. Eso, ahora, suena idílico, pero verás que para allá vamos y más rápido de lo que crees. 

_  Lo de la frontera se agrega al panorama desolador que mantiene al país en vilo…

_  Los Elenos son los que manejan todo el asunto en la frontera con Colombia, desde Castillete hasta el Amazonas. El ELN es el que manda, los que dan órdenes, ponen y quitan gente. Son paramilitares, pero recuerda que ellos llaman paramilitares tanto a la guerrilla como a los grupos bolivarianos del lado venezolano. Todo eso es paramilitarismo.

_  El gobierno venezolano más bien vincula el paramilitarismo con la oligarquía de ambos lados de la frontera…

_  Este gobierno está perfectamente consciente de quienes son. Conocen a estos señores. Están claros y manejan toda la información que necesitan. Chávez se encargó de montar todo eso para apoyar a la guerrilla contra el gobierno colombiano. Para ellos, las FARC no es paramilitar pues ahora está sentada negociando con los cubanos, pero antes no era así. Lo que Uribe le entregó a Chávez no podía revelar más claramente la verdad de la situación, le entregó las coordenadas exactas de dónde estaban ubicados y qué hacían de este lado. Hoy en día, ya están todo metidos en Venezuela y han llegado hasta Anzoátegui. Eso lo sabe el gobierno. 

_  ¿Cómo está, a su juicio, manejando el gobierno el problema en la frontera?

_  Un disparate. Toda la culpa de lo que pasa no la tienen los colombianos sino el control de cambio. Nadie con dos dedos de frente renunciaría al “jamón” de tomar un bolívar a 100 y venderlo en el exterior a 200. De la misma manera que hoy, en Venezuela, es más rentable para un muchacho dedicarse a robar que a estudiar. Chávez, en su primer momento, justificó que la gente que no tenía recursos robara. En boca del Presidente eso es una autorización. Todos sabemos que lo dijo. Una buena parte de la población lo entendió y lo aplicó. La gente atraca y ejecuta secuestros-express y no todos son precisamente pobres materialmente, sino que, siendo pobres de educación y cultura, pobres de espíritu, les parece muy bien tomar el camino más fácil para hacer riqueza.

_  ¿Cómo avizora las elecciones? -6D-

_  El gobierno sabe que las perderá de calle.  Perderá de una manera tan abrumadora que ya ni la trampa podrá salvarle la cara. Por más que han perfeccionado los mecanismos del fraude, ya ni las máquinas podrán resolverle el problema. Si la votación es la que están revelando -sin excepción- las encuestas, en esa situación están. No pueden entregar el gobierno. Están atrapados.

_  Siempre podría salir un  líder de oposición que enviara a la gente a su casa a esperar la próxima elección. ¿Cree que la oposición ha entendido de qué se trata?

_  Pero los militares sí. En el momento en que ellos se manifiesten como entes actuantes en el conflicto, los civiles pensarán distinto. Esto se resolverá por la vía de un entendimiento entre las partes. Ni son todos buenos los nuestros, ni todos malos los de ellos. 

_  ¿El hecho de que no haya elecciones facilitará ese entendimiento?

_  Lo va a obligar. El conflicto lo forzará. Habrá concesiones de lado y lado. Habrá que garantizar la vida de algunos responsables de este drama y tal vez derechos que hoy ellos no reconocen a los venezolanos. Habrá otros que no serán invitados a ese acuerdo. Hay mucho odio y rabia.

_  ¿Cuáles serían los términos de ese acuerdo?

_  Básicamente lo que ya expuse: los militares a controlar a los violentos y garantizar el orden cuando se tomen las medidas, que obligatoriamente habrá que tomar, para sacar al país de esta debacle. Las primeras medidas deben ser, sin duda, de carácter económico. No se trata de hacer magia y que, de la mañana a la tarde, las cosas van a funcionar porque cambió el gobierno. Habrá un período de ajuste, de reacomodo, nada sencillo de llevar. Lo más viable, aunque no lo crean, será lo económico: al volver la confianza, el país se pone de pie con un crédito del FMI o el BM. Lo importante es la confianza, lo demás llega detrás. ¡Ah! Y no esperes elecciones en seis meses. Por lo demás, los civiles a dar la cara y los militares a mantener la paz ciudadana. Así de sencillo.

_  Será duro…

_  Aquí habrá lágrimas.-

Macky Arenas

Publicado por Reporte Católico Laico

En homenaje a nuestro amigo Bobby Pocaterra

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529