Visión Global

Maduro provoca a España abrazando la «estelada»

Maduro provoca a España abrazando la «estelada»


El presidente venezolano, Nicolás Maduro, no deja pasar oportunidad de meterse con España. Lo volvió a demostrar el pasado 23 de abril al fotografiarse con la «estelada», símbolo del independentismo catalán, con el que el mandatario bolivariano ha decidido alinearse.

A pesar de la crisis política y económica que sacude a su país, con la oposición al completo exigiéndole que convoque elecciones de una vez y muertos en las calles a diario, el sucesor de Hugo Chávez encuentra tiempo para meterse en los asuntos de otros estados. España, es sabido, es uno de sus objetivos favoritos cuando se trata de insultar y lanzar alguna de sus extravagantes bravatas.

La polémica instantánea de Maduro con una bandera que se ha convertido en icono del desafío secesionista a España se produjo en un acto en Caracas al que asistieron miembros de una organización secesionista catalana. Se estrenaba el documental «Maduro, lealtad indiscutible» en la convulsa capital venezolana. Y allí estaba una delegación de la Organització Internacionalista dels Països Catalans Itaca, integrada en la órbita de la izquierda independentista y dedicada a estrechar lazos entre el secesionismo y movimientos de extrema izquierda tanto en el resto de España como en el extranjero.

La delegación de Itaca arropó en Caracas la presentación del documental laudatorio del régimen bolivariano, uno de cuyos directores, junto a la venezolana Dayón Moíz, es el catalán Lluís Bartra. La vocación hagiográfica del filme es clara, una obra laudatoria del mandatario venezolano que, según sus propios productores, busca resaltar «el carácter popular de la revolución bolivariana». Todo, en un país que está en llamas por la violencia en las manifestaciones y la represión chavista de las masivas movilizaciones opositoras. La producción «Maduro, lealtad indiscutible» es de la cadena Telesur, el proyecto televisivo con base en Caracas financiado por Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela.

Conoce el «proceso»

En declaraciones ayer a la web Nació Digital, Bartra aseguró que la disposición de Maduro a apoyar el proceso catalán es completa. «Estad seguros de que reconoceríamos a Cataluña desde el segundo cero», asegura Bartra que le dijo Maduro. «Al presidente lo hemos visto un par de veces, y la primera le comenté que había llevado una estelada», explica Bartra. «El presidente conoce el proceso y me comentó que había estado con otros catalanes que como yo no quieren ser presentados como españoles», añadió. El director del documental, pese a reconocer que Maduro «es muy bromista», apunta que no percibió ironía cuando le prometió el reconocimiento de Venezuela a una hipotética Cataluña independiente.

No es la primera vez que Maduro muestra sus simpatías con los independentistas catalanes. Ya en 2015, en un congreso celebrado también en la capital venezolana, el mandatario despachó con un rotundo «Viva Cataluña» la intervención de otro catalán, el promotor musical Pere Camps. Éste, impulsor del festival BanaSants, tras regalar los oídos de Maduro con una defensa del régimen venezolano y del cubano, defendió el proceso independentista ante la aprobación del propio Maduro.

Tras el revuelo organizado ayer, la organización Itaca presumía de haber conseguido las únicas fotos de un jefe de estado con la bandera independentista: hace pocos días la referida con Maduro, y anteriormente con su antecesor Hugo Chávez.

Integrada en el movimiento del independentismo alternativo, Itaca participa de manera habitual en actividades junto a la CUP y su rama juvenil Arran. En fecha reciente, por ejemplo, una delegación de la organización acudió junto a la diputada antisistema Anna Gabriel al funeral por Fidel Castro en La Habana (Cuba). De igual forma, representantes de Itaca, junto a otros de la CUP, Arran y Alerta Solidaria (heredera del comité de apoyo a los «presos políticos») participaron hace un par de semanas en una gira por Andalucía, en la que participaron en una «charla antirrepresiva» en Jaén junto al Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

La foto de Maduro motivó la enésima controversia entre las distintas corrientes que integran el independentismo catalán. Así, por ejemplo, la coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, apuntaba en las redes sociales que «si alguien cree que suma haciendo que Maduro se haga una foto con una estelada es que no ha entendido nada, absolutamente nada. ¡Qué grave error!». Las consideraciones de Pascal fueron respondidas por el exdiputado antisistema David Fernández (CUP), recordando el viaje comercial a Cuba de una delegación de la Generalitat.

En cualquier caso, el acercamiento de la izquierda anticapitalista al régimen venezolano es el último capítulo en una campaña internacional que la propia Generalitat ha alentado, no sin caer en contradicciones flagrantes. Así se lee por ejemplo la reciente reunión en los Estados Unidos del presidente Carles Puigdemont con los congresistas Mario Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, todos ellos republicanos de distritos de Florida, radicalmente anticastristas, un perfil en las antípodas del expolítico de Iniciativa per Cataluña y ahora «canciller» catalán, Raül Romeva, por no hablar de los propios socios de la CUP.

Otro tanto ha sucedido con el siempre buscado acercamiento entre la vieja CDC -ahora PDECat- e Israel, o las reuniones de Romeva con las ultraderechas flamenca y finlandesa, alianzas que también han levantado ampollas.

Álex Gubern/ABC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529