Visión Global

Manuel Felipe Sierra: Decisiones del diálogo tienen que atender exigencias del pueblo

Manuel Felipe Sierra: Decisiones del diálogo tienen que atender exigencias del pueblo


Las decisiones adoptadas en el diálogo entre el gobierno y la oposición, representada por la MUD, desató múltiple críticas y planteamientos.

Conversamos con el periodista Manuel Felipe Sierra quien considera que estos primeros acuerdos con alentadores y positivos.

Asimismo, Sierra esbozó cuál es el ambiente en el que deben dar las negociaciones, y advirtió que deben satisfacerse las exigencias del pueblo, y no los interese particulares de los dos sectores enfrentados.

¿Son positivos los resultados del llamado diálogo?

-De lo que conocimos hasta ahora de la reunión, que fue dado a conocer el pasado sábado por monseñor Celli, enviado del Vaticano, es una buena noticia porque revela que las partes, en este caso la oposición y el gobierno, ya se sentaron y avanzaron en algunos puntos que son fundamentales.

¿Totalmente?

– No en todos los puntos que debe contemplar la agenda del diálogo. Por ejemplo, un caso importante son estas medidas que se tomaron en relación al llamado desacato de la Asamblea Nacional; el tema de la designación de los miembros del Consejo Nacional Electoral, que tienen que designarse legalmente en el mes de diciembre; algunos pasos que se dieron en materia de liberación de presos políticos.

Todo eso abre paso a un tema muy importante, que es la necesidad de retornar a la plena legitimidad de los poderes públicos, en cumplimento de sus espacios constitucionales.

No olvidemos lo que ha agravado la crisis del país, es después de la elección donde la oposición resultó favorecida ampliamente con la votación popular el 6 de diciembre del año pasado.

Se integró una Asamblea Nacional, por supuesto opositora, que inevitablemente por razones políticas y de visión de los problemas nacionales, iba a entrar en conflicto con el poder Ejecutivo. Cosa que ha ocurrido.

Este choque de poderes, es uno de los factores que ha estimulado y agravado la crisis del país. Creo que desde ese punto de vista es importante.

¿Y las críticas a estos resultados?

– Ahora, han surgido como conocemos, muchas críticas y planteamientos. Creo que se abusa mucho, porque no ha habido un acuerdo firme. Simple y llanamente se ha avanzado en algunos temas.

Sentarse a conversar tiene que ser sobre base firme. De otra manera no se hubiera realizado este encuentro.

¿Cómo sería esa base firme?

– Tiene que haber en primer lugar voluntad política de ambos bandos. Lo han ratificado que existe. Creo que la valoración de este encuentro hubiera sido mejor si no se hubiese interferido por reacciones posteriores de partidos políticos, tanto del oficialismo como de la oposición.

Lo correcto en estos casos es dejar que los negociadores negocien. Por eso es que estas negociaciones se realizan en lugares distintos a donde está el centro de la confrontación.

Por eso también es que estas negociaciones no son públicas. Sino que se consideran pertinentes, comunicados y por supuesto siempre habrá un comunicado para la opinión pública, en relación en como va el curso general del acuerdo, peor no los detalles. Los detalles hay que afinarlos y siempre van a provocar reacciones a favor o en contra de los factores que están en pugna.

¿Es alentador, entonces?

– Creo que en general es alentador y positivo el hecho de que ya se haya avanzado en estos puntos, y que ya exista también nueva fecha para un nuevo encuentro.

En este sentido hay que destacar la declaración ofrecida ayer y firmada por el enviada por el enviado del Vaticano, monseñor Celli, el presidente de Unasur, Samper, y los ex presidentes y ex mandatarios que están funcionando aquí como facilitadores, los casos de Zapatero, Torrijos y Fernández, en el sentido de que es necesario entender la gravedad de la situación y las condiciones que deben rodear unas negociaciones de este tipo.

Cosa que es muy fácil entender, si se valora toda la manera como se han abordado los diálogos y negociaciones de paz muy recientemente en otros escenarios y en otros países.

Para ponerlo más cerca. Lo que ha ocurrido en Colombia, que pese al resultado de un plebiscito que resultó contrario a al acuerdo firmado por la FARC y el presidente Santos, ya ha habido una rectificación de los contenidos del acuerdo, y existe prácticamente un consenso nacional.

¿Qué otros factores deben condicionar el diálogo?

– En definitiva, los acuerdos de esta naturaleza tienen sentido, en la medida que sean acuerdos nacionales, que interesen y estén dirigidos a la población, a la mayoría del país.

Este no es un problema en que hay que adoptar las decisiones que le convienen al gobierno, o que le convienen a la MUD. NO, el problema no es de la MUD ni del gobierno. El problema que se esta viviendo es del país.

Cualquier decisión que se tome en ese diálogo, por el gobierno y por la oposición, no puede estar referida por los intereses particulares de los dos sectores. Sino que tiene que estar dirigido fundamentalmente a atender exigencias del pueblo venezolano. Por eso es que se habla de acuerdo nacional. Esa es la exigencia que está planteada en este momento.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529