Visión Global

Manuel Sutherland: “Se derrochó la renta petrolera”

Manuel Sutherland: “Se derrochó la renta petrolera”


“Los nuevos billetes y monedas no incrementarán ni reducirá la inflación, ni impactarán en la fijación de precios, ni mejorarán la economía”, afirma el profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela Manuel Sutherland

“La política monetaria del Banco Central de Venezuela ha sido realmente negativa, muy nociva para la salud de la economía”, afirma Manuel Sutherland, economista, profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela y articulista del portal Aporre.org, en entrevista con “La Razón”. “Se ha impreso dinero inorgánico de manera grosera, se ha triplicado de manera innecesaria”, agrega.

Sostiene, asimismo, que estas medidas no están frenando la caída de la economía y solo han inundado al mercado de papel moneda que solo ha contribuido a elevar los precios de los productos, bienes y servicios. “Es un dinero que no tiene respaldo, que no se corresponde con las necesidades de pago de la población, por tanto, es inflacionario”, señala.

Una de las principales consecuencias es la destrucción del salario real, asegura. “Sin embargo, es algo que le sirve al Gobierno para justificar los incrementos de salarios nominales que no se ven reflejados en el poder adquisitivo. Son, simplemente, una ilusión monetaria para engañar a la gente humilde. Estos incrementos, no obstante, son menores ante el incremento de precios que causan”, explica.

“Hay un desastre, un caos monetario debido a estas políticas”, destaca. “Aunque la actualización del cono monetario era necesaria, la misma se está realizando de manera apresurada, brusca, tosca y con niveles alarmantes de improvisación. Preocupan las dificultades innecesarias que les hacen pasar a millones de venezolanos”, señala.

Mafias reciclan el efectivo

¿Cómo impactará sobre la economía la renovación del cono monetario?

No habrá una consecuencia a nivel macro, salvo mayor facilidad y rapidez en las transacciones, y normalidad con los cajeros automáticos. Sí me preocupa el desastre monetario en cuanto a la obligación de cambiar los billetes en diez días, es un plazo corto, extremadamente forzado. La banca nacional, por lo general, está atestada de miles de personas durante la época navideña y con este cambio se está creando un caos monetario sumamente grande.

¿Esta medida acabará con las mafias que especulan con el dinero en efectivo?

No, en realidad. La mayor parte de ese dinero es administrada por mafias que están armadas y que reciclan ese efectivo para hacer negocios. El cambio del cono monetario no impedirá que esto siga ocurriendo, por el contrario, podría facilitarlo porque permitiría simplificar las operaciones. Sin embargo, pienso que es exagerada la importancia que se le da a esa gente.

¿El nuevo cono contribuye a solucionar los problemas que enfrenta la economía?

Es una decisión racional y necesaria, el problema es que ha llegado muy tarde y de manera improvisada; además, se ha aplicado de manera atropellada y ha habido poca información y detalles. Inclusive, el tiempo para el depósito y canje debe ser mucho mayor para que las personas tengan más facilidad tal y como se previó en el año 2008 con la reconversión monetaria y la cual resultó mejor organizada.

¿Esta medida impactará sobre el índice inflacionario?

Los nuevos billetes y monedas no incrementarán ni reducirán la inflación, no impactará en la fijación de precios, no mejorará la economía porque es simplemente un cambio nominal. Tampoco generará inflación.

2017 Hiperinflacionario

¿Cómo evalúa la política monetaria del Gobierno?, ¿a cuáles sectores ha enriquecido?

Son políticas que estimulan la inflación, no se prevén medidas para recoger la liquidez del mercado, ni de venta en bonos en bolívares y se ha disminuido el encaje legal. Por su parte, las políticas para disminuir el gasto público no han sido suficientemente duras, se han mantenido muchos presupuestos aunque ahora tengan un poder adquisitivo mucho menor. La caída de los ingresos ha obligado la impresión de más dinero y que la reducción de gastos sea prácticamente estéril. Otra propuesta en la cual se ha afincado el Gobierno es el control de precios dirigido por el Sundde (Superintendencia de Precios Justos): esta ha fracasado de manera rotunda y drástica. El Sundde no ha tenido éxito en ningún momento y se ha convertido en un gran elefante blanco, significa un gran gasto para el Estado venezolano y se encarga de fiscalizar precios que suben y suben. No tiene una herramienta real para disminuir los precios y, por el contrario, lo que causa es mayor escasez e inflación, es decir, empeora las cosas.

¿Hay signos en la economía que alertan que nos acercamos a la hiperinflación?

Hay quienes sostienen que se puede hablar de hiperinflación cuando supera el 50 % mensual, es decir, más de 1.000 % anual. Es posible que este año estemos muy cerca de esos tres dígitos. Algunos calculan que la inflación podría ubicarse en 800 o 700 %. Si tomamos estos valores, podríamos decir que el año que viene podría ser hiperinflacionario. Debemos recordar que la inflación más alta que hemos tenido en nuestra historia, antes del año 2015 –cuando fue de 180 %-, fue de 100 %, en 1994. En 2016 podría superar ocho veces la inflación más alta de nuestra historia. Es una subida tremenda de precios que ha destruido por completo el poder adquisitivo de los venezolanos. La principal consecuencia es que habrá menos posibilidad para producir, implica despidos, menor cantidad de ventas y significa el cierre de fuentes de empleos.

Manufactura cae drásticamente

¿Es necesario unificar el tipo de cambio para la divisa?

La unificación es una necesidad. Porque 10 bolívares por cada dólar solo ha traído corrupción, robo y fraude que han enriquecido a mafias paraestatales y privadas. Ese dólar debería subir a 660 bolívares de manera obligatoria y comenzar a flotar. A partir de allí el Gobierno podría comenzar a atraer los capitales extranjeros con una mínima formalización del mercado paralelo, y entonces destruir a Dólar Today si, en efecto, se deja que el bolívar flote.

¿Ha aumentado el nivel de productividad del país o persiste la política de importación?

La producción en el área de la manufactura ha caído drásticamente. Los cálculos más moderados hablan de una caída del 30 o 40 %, es difícil precisarlo por la falta de cifras oficiales. Esta caída tan marcada y severa ocurre en momentos cuando hay más tecnología y mayor desarrollo industrial a nivel mundial. La caída de la producción impulsa la inflación, destruye los salarios y precariza el trabajo. Hay que hacer un gran plan de industrialización nacional y de inversiones que permitan rescatar del pozo donde se encuentra la economía venezolana.


La minería no sustituye al petróleo

¿Los Comité Locales de Abastecimiento y Producción y las políticas de agricultura urbana están elevando el abastecimiento de alimentos?

Los Clap son una pésima forma de distribuir alimentos, es atrasada, poco eficiente y eficaz. Son los alimentos que hace dos o tres años se conseguían con facilidad en los supermercados pero que ahora los envuelven en una bolsa que entregan cada 40 días. Además, exigen pago en efectivo, es decir, es un mecanismo engorroso. Por su parte, la agricultura urbana es prácticamente un chiste, no es una política seria, no se desarrolla en ninguna parte, no tiene sentido práctico, representa un gasto administrativo que no permite impulsar la productividad.

¿Qué pasó con la inversión extranjera en Venezuela?, ¿por qué se ha detenido?

Mientras exista la Ley de Precios Justos y la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios no habrá inversiones serias en la economía nacional. Si el Gobierno quiere que haya inversiones extranjeras no puede tener esas normas y leyes que dificultan el comercio, no vendrá ningún capital importante.

¿Es favorable la decisión de la Opep de reducir la producción petrolera?, ¿hay una esperanza para el crudo venezolano?

Es positivo, sin embargo, insuficiente ante el ritmo de gastos del Gobierno. El Gobierno necesita que el barril supere los 100 dólares y es muy difícil que el barril se vuelva a ubicar a ese precio.

¿El Arco Minero acabará con el rentismo petrolero?

La renta petrolera es más útil para el desarrollo aguas abajo y la industrialización que la minería. Es una locura pensar que la minería podrá sustituir a la renta petrolera. El Arco Minero en el mejor de los casos puede generar hasta 8 mil millones de dólares y eso equivale al 10 % de las exportaciones petroleras durante un buen año.

¿Quién hace la guerra económica?

Aquí lo que ha habido es un derroche brutal de la renta petrolera.

Carlos Díaz / La Razón

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529