Visión Global

Maravillas del mundo: El Coliseo romano en Italia

Maravillas del mundo: El Coliseo romano en Italia


Esta semana Visión Global te invita a conocer una de las joyas de ingeniería de la historia del hombre, el Coliseo de Roma, una estructura con casi 2000 años de antigüedad, símbolo de la civilización que sentó las bases para la cultura del mundo occidental, los romanos.

Esta grandiosa edificación es una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno, además de ser declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1980. Es el segundo monumento más recurrido en el planeta por los turistas (hasta 6 millones de visitantes al año), solo siendo superado por la Gran Muralla china.

Resultado de imagen para coliseo romano

Interior del Coliseo visitado por los turistas.

La estructura posee 189 metros de largo, 156 de ancho y 57 de altura, con un perímetro calculado en 524 metros en su elíptica. Su forma ovalada es la que inspiró los estadios deportivos modernos, gracias a su ingenioso diseño que le permitía albergar hasta 50.000 personas.

Resultado de imagen para coliseo romano

Representación del Coliseo al momento de su inauguración.

La arena consistía en una plataforma de madera cubierta de tierra, de 75 metros de largo por 44 de ancho. Debajo de ésta existían un complejo de túneles y calabozos, donde esperaban su turno los gladiadores y los animales, quienes eran subidos por unos elevadores que culminaban en trampillas dispuestas en el suelo del terreno de juego.

Resultado de imagen para coliseo romano

Aquí se puede apreciar el laberinto dispuesto debajo de la Arena, donde Gladiadores y animales esperaban su turno para matar o morir.

La cubierta de madera no existe actualmente, por lo que el laberinto subterráneo se encuentra a la vista de los visitantes, quienes solo pueden imaginar las características que tenía este anfiteatro cuando se realizaban los eventos en su interior.

Historia

El Coliseo fue mandado a construir por el emperador Vespasiano en el año 72 d.c.; sin embargo, éste murió un año antes de su culminación por lo que fue inaugurado en el año 80 por su hijo, el emperador Tito, quien realizó unos juegos que se extendieron durante 100 días, donde se estima que perdieron la vida hasta 2000 gladiadores y 9000 animales.

Domiciano, hijo menor de Vespasiano, añadió un nivel más a la estructura para culminar la edificación que fue restaurada 150 años más tarde por el emperador, Alejandro Severo.

Vista aérea del Coliseo.

Fue bautizado con el nombre de Anfiteatro Flavio, pero eventualmente adquiriría el nombre de Coliseo gracias a una gran estatua colocada en la Domus Aurea (“casa de oro”, palacio Construido por el emperador Nerón antes de la edificación del anfiteatro) conocida como el Coloso de Nerón,

La estructura fue enclavada en el centro de la ciudad, convirtiéndose rápidamente en símbolo de la grandiosidad del imperio romano.

Fue utilizado para la realización de espectáculos hasta el siglo VI (casi 200 años después de la caída del imperio), siendo celebrados los últimos juegos de los que se tiene registro, en el año 523. La última pelea de gladiadores llevada a cabo en sus instalaciones está fechada para el año 435.

En los siglos siguientes, el abandono de los gobernantes y varios terremotos minaron el Coliseo, que fue utilizado inclusive como cantera para construir otras estructuras de la ciudad (incluidos varios edificios del Vaticano), hasta que el papa Benedicto XIV consagró el monumento como un lugar santificado, en memoria de los mártires católicos ejecutados en el recinto durante la época de las persecusiones cristianas por el imperio.

Durante el siglo XIX, se realizaron varios trabajos para sostener la edificación, sin los cuales posiblemente se habría derrumbado. Actualmente, siguen realizándose llevándose a cabo labores de mantenimiento para que los visitantes puedan seguir disfrutando de su historia milenaria, además de ser utilizado en una procesión del Vía Crucis (instaurada por Benedicto XIV), realizada todos los viernes santos.

Resultado de imagen para via crucis en el coliseo romano

Vía Crucis llevado a cabo en las inmediaciones del Coliseo.

Esta obra es representativa de la cultura occidental, porque tal cual como dijo el historiador Beda el Venerable: «Mientras siga en pie el Coliseo, seguirá en pie Roma. Cuando caiga el Coliseo, caerá Roma. Cuando caiga Roma, caerá el mundo».

Actualmente el Coliseo es, junto con el Vaticano, el mayor atractivo turístico de la capital italiana, por lo que visitarlo requiere la pérdida de varias horas en colas para lograrlo, por eso recomendable llegar a primera hora o comprar la entrada en el Monte Palatino, porque la cantidad de visitantes es menor y te permite también visitar el Coliseo.

También se puede adquirir el Roma Pass, que es una tarjeta de descuentos que ofrece una entrada gratuita y sin colas para el recinto. Solo se encuentra cerrado al público los 25 de diciembre y 1 de enero.

Sin duda esta edificación milenaria es una de las más representativas de la roma antigua, por lo que al visitarla se está en presencia de un pedazo de historia viva que nos muestra, que a pesar de las barbaries realizadas por este imperio, también dejó algunas cosas rescatables para la civilización occidental, sobre las cuales se han sentado las bases del mundo moderno.

 

 

Valentín Romero / @valentin_angelr / Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529