Visión Global

Mariano Rajoy quiere que nuevo gobierno arranque a finales de julio

Mariano Rajoy quiere que nuevo gobierno arranque a finales de julio


El líder del PP y ganador de las elecciones del 26-J, Mariano Rajoy, ha expresado su deseo de que a finales de julio haya un nuevo Gobierno, presidido por él,. y para ello ha apelado a la “responsabilidad” de PSOE y Ciudadanos para acordar ya un Ejecutivo estable. El jefe del Ejecutivo en funciones ha descartado echarse a un lado, como le han pedido desde otros partidos, para poder sentarse a negociar: “Sería el primer dirigente de la historia que ganando unas elecciones, los que no la ganan dicen que se vaya. Vamos a ver si somos serios y nos comportamos democráticamente”.

Rajoy se ha expresado así tras el Comité Ejecutivo del PP, convocado para analizar los resultados obtenidos en las generales. El dirigente popular ha comparecido ante la prensa para dar cuenta de los resultados de su partido, “el único que mejora”, y para agradecer a todos los militantes y a los dirigentes haberse volcado en una campaña que le ha permitido ganar 690.000 nuevos votos.

Rajoy ha señalado su disposición a “dialogar, hablar y pactar” porque “España necesita ya un Gobierno con sólido apoyo parlamentario, capaz de generar confianza dentro y fuerza de España, capaz de acometer las reformas que todavía se necesitan y de aportar estabilidad al conjunto de Europa”. No ha descartado que Pedro Sánchez o Albert Rivera entren en un futuro Ejecutivo presidido por él.

“Pedí el voto de los españoles moderados y hoy ofrezco mi mano a los partidos moderados. Mi mano sigue tendida para formar ese gobierno que garantice estabilidad”, ha añadido Rajoy, quien ha adelantado que se dirigirá primero al PSOE pero que no descarta negociar con partidos nacionalistas moderados, como el PNV o los canarios. Antes del Comité Ejecutivo, Rajoy ha hablado en la cadena Cope para señalar que “ha ganado el PP y ha ganado el PSOE“.

Un triunfante Rajoy ha subrayado que el pueblo español “ha acertado” al elegir como primera y segunda fuerza a los dos grandes partidos del país que han “protagonizado” su transformación de los últimos cuarenta años.

En su primera entrevista tras las elecciones, el presidente en funciones se ha mostrado “muy contento”, y ha confirmado que su primera oferta será la gran coalición, “PP y PSOE, y si quiere sumarse Ciudadanos“.

Una vez ha revelado sus preferencias, ha indicado que el líder de los socialistas,Pedro Sánchez, le llamó anoche para felicitarle por el resultado electoral (como anunció Sánchez en su rueda de prensa) y le trasladó que tenían que verse “pronto”. “Él me dijo que estaba de acuerdo en que tuviéramos una conversación, pero no entramos en ningún tema de fondo porque tampoco tocaba”, ha afirmado, para añadir que “sí hay una voluntad de hablar”.

El líder popular ha asegurado que intentará ser investido y que buscará “una fórmula de Gobierno con mayoría para sacar los Presupuestos”. “Tengo que intentar tener una mayoría para gobernar porque si no es muy complejo y muy difícil”, ha añadido el presidente en funciones. Ya lo dijo anoche tras finalizar el recuento de votos: “Reclamamos el derecho a gobernar porque hemos ganado las elecciones”.

Con 137 escaños, el más votado -el PP- quedó a 39 de los 176 necesarios para llegar a la mayoría absoluta. Podría intentar pactar con Ciudadanos, que logró 32 escaños, pero aun así estarían a siete de los necesarios.

“Haré todo lo posible para lograr la gran coalición”, ha sentenciado Rajoy, cuyo análisis de la noche electoral ha sido que “había cierto malestar en mucha gente que se plasmó en las urnas con el PP y el PSOE porque nos ha tocado gestionar una crisis monumental y la gente pensó que tenía que llegar una gente diferente. Pero los ciudadanos han entendido que una cosa es predicar y otra dar trigo”.

Rajoy ha señalado que no descarta “absolutamente nada” para su investidura, tampoco un pacto con Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria -que le dejaría a un escaño de la mayoría absoluta-. Pero “en temas fundamentales necesitamos al PSOE”, ha advertido.

Los resultados demuestran que ni los casos de corrupción que han afectado al PP valenciano ni la difusión de las conversaciones grabadas entre el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, han tenido consecuencias en el voto.

La única opción matemática 

Aritméticamente, la única opción viable es una gran coalición entre el PP y el PSOE, algo que Rajoy ya propuso tras el 20-D y que el PSOE rechazó, y que por lo que parece tampoco va a apoyar tras el 26-J.

Así lo ha declarado el Secretario de Organización del PSOE, César Luena, esta misma mañana: “Tenemos una posición que la hemos dicho durante la campaña, que ha sido muy clara y es que no vamos a apoyar a Rajoy ni por acción, ni por omisión, por dejarlo claro”. Parece que la gran coalición por la que apuestan los ‘populares’ no llegará a buen puerto.

Respecto a un posible acuerdo en la izquierda, la suma es más débil todavía. El PSOE, segundo en los comicios, obtuvo 85 escaños, y Unidos Podemos, la coalición de izquierdas liderada por Pablo Iglesias, 71.

Se ha confirmado lo que advertía a Pablo Iglesias la presidenta andaluza, Susana Díaz, que no se emborracharan de encuestas. Y Unidos Podemos se ha levantado esta mañana con una resaca que les deja con 71 escaños, los mismos que lograron por separado Iglesias y Alberto Garzón el 20-D, y con un catálogo al estilo sueco que no ha tenido suficientes compradores.

Todos los líderes políticos se comprometieron durante la campaña a evitar unas terceras elecciones, pero si los vetos persisten, será la única forma de romper el bloqueo político instalado en el país.

El Mundo de España

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529