Visión Global

Maurico Macri junto a Vargas Llosa: El populismo es fácil con dinero

Maurico Macri junto a Vargas Llosa: El populismo es fácil con dinero


Mauricio Macri y Mario Vargas Llosa coinciden en que la situación que vive Venezuela es «incomprensible». Después de que el Nobel de Literatura subrayase la falta de solidaridad de democracias de la región con el país sudamericano (exceptuó a Lima y Buenos Aires), el presidente de Argentina reconoció que «siempre hay un escalón más hacia el infierno» cuando hace un año y medio le dijeron que Venezuela estaba en una «situación terminal y hoy está mucho peor». Durante la distendida conversación que mantuvieron este jueves en la Casa de América, Macri apuntó que la crisis venezolana «no puede aguantar dos horas más», que el país necesita elecciones libres y que piensa «seguir diciéndole al presidente Maduro lo que opino, aunque parece que no le gusta mucho». Para el gobernante de Argentina desde diciembre de 2015, el vecino sudamericano «está quebrado internamente; la conjunción de ejército y gobierno impide salir de esta situación y aquel que piensa distinto, va preso».

Precisamente el escritor hispanoperuano hizo referencia a la presencia entre el público de Leopoldo López Gil, padre del preso político venezolano, «un símbolo de todo aquello que anda mal» en el país petrolero. El líder opositor Leopoldo López Mendoza lleva tres años encarcelado en la prisión militar de Ramo Verde (afueras de Caracas). Una situación «brutalmente injusta» que sufren también los cerca de 200 presos políticos venezolanos.

En un diálogo «por la democracia y el futuro», organizado también por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL) y la Embajada de Argentina en España, Vargas Llosa se preguntó cómo un país que debería tener el nivel de vida de Suecia o Suiza -por la «extraordinaria riqueza de su suelo»-, soporta la inflación «más alta del mundo», el hambre, el desabastecimiento y la falta de trabajo. El autor de «Conversación en La Catedral» cuestionó también cómo los venezolanos votaron por Hugo Chávez en cinco elecciones libres cuando «veían que la catástrofe estaba allí». En ese momento, Macri apuntó que el «populismo con dinero es difícil, cuando tienen para repartir». El político liberal agregó que «no es fácil explicar al ciudadano que se está consumiendo el futuro; el dinero tiene que reinvertirse, mirar más lejos». De visita de Estado en España, Mauricio Macri sostuvo también que lo más grave de los gobiernos populistas no es el robo sino la mala gestión: «Para robar dos, dilapidan diez».

Herencia kirchnerista

En su charla con el Nobel de Literatura, el presidente argentino dijo que su mandato consiguió que los argentinos abandonasen la «resignación» en la que habían caído después de doce años de kirchnerismo y recobraran la «ilusión». Partidario de las reformas graduales, Macri destacó entre sus primeros logros el fin del «cepo cambiario» que impedía la compra de dólares, que su país deje de pertenecer al club de los «deudores internacionales» y eliminar las restricciones a la exportación. Cuando estos 14 meses de gestión, le parece «increíble» lo alcanzado, pero afirma que la tarea que tiene por delante «es enorme», como sacar de la pobreza a uno de cada tres argentinos. A juicio del escritor, el mandatario argentino recibió un país «prácticamente devastado».

El presidente de Argentina pasó de puntillas por la amenaza proteccionista de la Administración Trump: abogó por estrechar lazos entre Mercosur y la Alianza del Pacífico con la mirada puesta en un acercamiento a la Unión Europea. En otro momento afirmó vivimos en «un mundo de cambio y los miedos manejan elecciones: el Brexit y Estados Unidos».

Mauricio Macri, Juliana Awada, Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, este jueves en Madrid
Mauricio Macri, Juliana Awada, Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, este jueves en Madrid– Reuters

Vargas Llosa y Macri decidieron tutearse y no llevar corbata para un diálogo que el presidente de la FIL, Gerardo Bongiovanni, adelantó que sería «agudo, profundo y divertido». Casi al finalizar su conversación sobre un mundo revuelto, Mauricio Macri apuntó que «lo único que se salva por suerte de todos estos vaivenes es el amor. En eso coincidimos, los dos apostamos siempre al amor». «Yo añadiría la cultura, además del amor», remató Mario Vargas Llosa. Juliana Awada e Isabel Preysler les seguían desde primera fila. En el acto en la Casa de América también estuvieron el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y su homóloga argentina, Susana Malcorra; el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Fernando García Casas; Albert Rivera, Antonio Garrigues Walker, Cayetana Álvarez de Toledo y varios embajadores, como el de Argentina, Ramón Puerta.

Carmen Muñoz/ABC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529