Visión Global

Mercosur retoma la agenda al margen de Venezuela (Video)

Mercosur retoma la agenda al margen de Venezuela (Video)


El Mercosur abrió ayer en Nueva York una nueva etapa cuando cuatro de sus cinco cancilleres, que coinciden en esta ciudad para la Asamblea General de las Naciones Unidas, analizaron un documento en el que llaman a alcanzar un acuerdo comercial con la Unión Europea que sea “equilbrado, ambicioso y abarcador”. La señal es clara: con el duro diferendo generado por la presidencia temporal del bloque solucionado por la vía de los hechos con una especie de conducción colectiva, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se concentran en la agenda de futuro y quieren mandar el mensaje claro de que la región se abre al mundo. El gran ausente de la reunión de ayer fue Venezuela que, de todas formas, no participaba en las conversaciones de libre comercio con la Unión Europea. Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay le dieron plazo hasta diciembre a Venezuela para que adopte la normativa del Mercosur que todavía no internalizó si pretende seguir siendo miembro pleno del bloque. En muchos casos se requiere aprobación parlamentaria.

Al mismo tiempo, y en otra señal de “normalización” del funcionamiento del bloque, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez mantendrá hoy su primer encuentro “cara a cara” con su colega brasileño Michel Temer.

El encuentro es significativo porque Uruguay y Brasil vienen de tener desencuentros graves. Primero, el canciller Rodolfo Nin Novoa debió pedir disculpas a Brasil por insinuar que este había querido “comprar” el apoyo uruguayo a la firme posición norteña contraria a que Venezuela asumiera la presidencia temporal del Mercosur. Luego, la Cancillería consideró “injusta” la destitución de la ex presidente brasileña Dilma Rousseff (que fue sustituida por Temer). Sugestivamente, a diferencia del presidente Horacio Cartes de Paraguay y del mandatario argentino Mauricio Macri, Vázquez no fue a la inauguración de los Juegos Olímpicos realizados en Río de Janeiro. Pese al disgusto evidente que para el oficialismo uruguayo supuso la destitución de Rousseff, lo cierto es que finalmente en el gobierno primó la tesitura de evitar un enfrentamiento mayor con el socio más grande del Mercosur.

Las grandes líneas

Las grandes líneas del documento que estudiaron los cancilleres a última hora de la tarde de ayer se acordaron en una reunión que tuvieron el viernes pasado en el Palacio San Martín (sede de la Cancillería argentina) en Buenos Aires los coordinadores nacionales del Mercosur.

Rigoberto Gauto, vicecanciller paraguayo y coordinador por su país, dijo a El País que se redactó un documento para su aprobación por parte de los cancilleres porque “se quiere cambiar el enfoque de las administraciones anteriores que habían sido muy proteccionistas y que privilegiaban la relación con Sudamérica y no con los países centrales”. Según Gauto, “durante el gobierno de Lula (en Brasil) y los Kirchner (en Argentina) “se veía un peligro en el libre comercio”. Gauto recordó que ya en la cumbre presidencial del Mercosur realizada en diciembre de 2015, se enfatizó en la necesidad de que el Mercosur alcanzara más acuerdos con países y bloques.

 El documento fue analizado por los cancilleres a pocos días de la vigésima sexta reunión de la Comisión de Negociación Unión Europea-Mercosur que se reunirá entre el 10 y el 14 de octubre en Bruselas, Bélgica. En esa oportunidad se intercambiarán ofertas de apertura en el mercado de bienes, servicios y compras gubernamentales.

Las conversaciones comenzaron hace 17 años y han atravesado largos períodos de letargo. Sufrieron las trabas de algunos países con sectores primarios proteccionistas como Francia. De todas formas, Gauto se muestra optimista y entiende que “tarde o temprano” la Unión Europea abrirá más su mercado a la carne bovina de los países del Mercosur, algo que en anteriores conversaciones quedó excluido. “Un acuerdo es de interés mutuo. Ellos tienen interés estratégico en bienes de capital, autos, maquinaria. No daremos nada si no nos dan nada”, señaló. En este tipo de acuerdos no se permite avanzar parcialmente y cuando se cierran es porque está todo acordado, explicó el funcionario guaraní. “Siempre tiene que haber equilibrio y un sacrificio mutuo”, explicó.

Los países del Mercosur presentarán una propuesta que prevee una apertura no inferior al 89% del universo arancelario, precisó Gauto. El Mercosur no ha logrado en los últimos años acuerdos comerciales con otros bloques o países que hayan sido significativos. Durante años Brasil y Argentina no pusieron énfasis en la apertura del bloque al mundo.

Existe la intención de avanzar también con la Alianza del Pacífico, pero más que en asuntos vinculados a desgravaciones, en este caso se trabajará en un plan de acción vinculado a aspectos aduaneros y a la facilitación del comercio que ya está bastante liberado. Para ingresar a Chile, por ejemplo, ni Uruguay ni Paraguay deben pagar aranceles. Paraguay, además, cerrará acuerdos de libre comercio con Colombia en 2017 y con Perú dos años después. “Con la Alianza del Pacífico lo que se quiere es dar una señal política de que tenemos el mismo enfoque de estar abiertos al mundo”, explicó Gauto. Por su lado, Uruguay firmará en octubre un acuerdo con Chile para profundizar el comercio.

Más allá de que todas las señales apuntan a, por lo menos, un claro aislamiento de Venezuela dentro del Mercosur, la canciller argentina Susana Malcorra, que ha tenido una línea más conciliadora hacia el presidente caribeño, Nicolás Maduro, que la que tiene su jefe Macri, se preocupó de aclarar que no se quiere expulsar a aquel país. “No hay intención de que Venezuela sea excluida porque tenemos la esperanza de que ese país cumpla con sus compromisos”, señaló Malcorra en Washington durante un seminario. “Es necesario separar la situación política de Venezuela y el Mercosur. El Mercosur es un mercado común. Tenemos otras organizaciones para tratar los asuntos políticos”, señaló. La permanencia de Venezuela, en cualquier caso, dependerá entonces de que adopte una serie de normas en los próximos dos meses, algo que a priori parece improbable.

“CLAVES” PARA VENEZUELA

72 días para cumplir con puntos.

A Venezuela le quedan 72 días para cumplir con las “obligaciones” estipuladas por los socios del Mercosur para poder mantenerse dentro del bloque. La presidencia colegiada le estableció como plazo el 1° de diciembre para cumplir con requisitos para ser socio pleno. Desde que se unió al Mercosur, Venezuela tenía cuatro años para incorporar las medidas, plazo que finalizó el 12 de agosto pasado sin haber cumplido.

Los varios debe en lo económico.

La mayor parte de las medidas incumplidas por parte de Venezuela refieren a aspectos económicos. Uno de los puntos que no incorporó es el nomenclator arancelario común. Además el comercio con ese país todavía no goza de un arancel cero, lo cual forma parte de la base del Mercosur. La falta de coordinación en aspectos económicos se ve reflejada en que Venezuela no participa de las negociaciones con la Unión Europea.

Cambios en derechos humanos.

Brasil ha señalado que más allá de las normativas base de funcionamiento del Mercosur hay otras referidas a los derechos humanos a las que Venezuela no ha adherido. Ese es el caso del protocolo sobre el Compromiso con la Promoción y Protección de los Derechos Humanos firmado en 2005 en Asunción. A Venezuela se la critica por tener “presos políticos” y de perseguir a la oposición, lo que va contra la democracia.

Presión para todos los miembros.

Para evitar una suspensión temporal del Mercosur el Parlamento venezolano debería aprobar unas 300 leyes y más de 40 tratados internacionales. Lo cierto es que según han planteado diferentes expertos en Derecho Internacional y hasta el propio canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa, ninguno de los países miembros del bloque ha cumplido con incorporar toda la normativa, por lo que la medida impone una presión a todos.

Juan Pablo Correa/El País

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529