Visión Global

“Misión engaño”, por Marco Negrón

“Misión engaño”, por Marco Negrón


Marco Negrón / @marconegron

 

Una Venezuela realmente moderna requiere un reenfoque radical

A la vista de 10 años de errores e improvisación en materia de vivienda, en enero de 2011 calificamos de propaganda electoral engañosa la desorbitada oferta de la Gran Misión Vivienda. Tres años después, en su amargada carta de despedida, Jorge Giordani nos daba la razón: a la mentira se le vieron todas las costuras.

Y se le siguen viendo: señalaba hace pocos días la Cámara Inmobiliaria que, al anunciar la entrega de la vivienda 600 mil para el 14 de agosto, Nicolás Maduro reconocía que apenas han cumplido con el 13% de la meta del año. De acuerdo a las cifras oficiales que ya se verá cuán poco fiables son, entre 2011 y 2013 se habrían entregado 547.936 viviendas, de modo que si estas se restan de las 600 mil supuestamente entregadas hasta el jueves pasado resulta que durante el curso del año apenas se habrían entregado 52.064 de las 400 mil prometidas para 2014.

Pero además, como hemos demostrado otras veces, ni siquiera esas cifras son confiables: de acuerdo al BCV entre 2011 y 2012 se habrían construido apenas 210 mil viviendas entre el sector público y el privado. No hay cifras completas para 2013, pero las del primer semestre permiten estimar que difícilmente se habrían alcanzado las 90 mil unidades en el año. Se preguntará entonces el lector dónde están las 300 mil que faltan para cuadrar las cuentas.

Auténticos maestros del arte de birlibirloque, se les ha ocurrido llamar «poder popular» a la gente construyendo sus propias casas, lo que ocurre desde que el mundo es mundo y que en la muy urbanizada Venezuela de hoy ha sido responsable de no menos del 60% de todas las viviendas existentes: nunca se le ocurrió a ningún funcionario decente atribuírselas para tapar el incumplimiento de una oferta irresponsable. No buscan resolver problemas sino perpetuarse en el poder.

En esta materia una Venezuela realmente moderna requiere un reenfoque radical que coloque en el centro lo relativo a educación, generación de empleo y desarrollo urbano. Una población educada, con empleo digno y viviendo en ciudades que hayan erradicado la desigualdad y la exclusión no tendrá necesidad de rebuscarse para ir levantando su casita ni mendigar una al gobierno de turno. Un camino diametralmente opuesto al que ofrece el socialismo del siglo XXI.

 .

Publicado por El Universal el 20 de agosto de 2014

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529