Visión Global

Murió Licio Gelli – el titiritero de Italia

Murió Licio Gelli – el titiritero de Italia


Licio Gelli, oscuro personaje de la Italia de los años 80, falleció el 15 de diciembre pasado a los 96 años. Logró llevarse a la tumba los secretos de una de las etapas políticas más turbulentas de ese país europeo, luego de de la Segunda Guerra Mundial.

Nacido en la población de Pistoia, en la Toscana italiana el 21 de abril de 1919, Gelli comenzó su carrera política como voluntario de las Camisas Negras en los años 30.

Voluntario fascista en la Guerra Civil Española, diplomático en la Alemania Nazi, y oficial de inteligencia en los países eslavos y balcánicos ocupados por el Eje.

Licio Gelli-carnet-fascista

De sus tareas en esos años, surgió la historia que se habría quedado con cerca de 20 toneladas de oro de las reservas de Montenegro. Las que nunca aparecieron.

Finalizada la guerra, Gelli se refugió en Argentina donde hizo fortuna como industrial. Al comenzar la guerra fría, la CIA lo habría contratado como agente de inteligencia por sus conocimientos de los países de Europa oriental y su conocido anticomunismo.

La logia P2

En 1960 regresó a Italia, y en 1965 se unió a la Logia masónica “Propaganda 2” (P2). Desde ese momento, daría inicio a una vertiginosa carrera secreta de poder.

licio gelli-maestro-masonAl convertirse en poco tiempo en el Venerable Maestro de a P2, seguiría la estrategia de incorporar como “hermanos” masones a importantes personajes de la política y la industria en Italia, Europa y América.

Gelli tejía de esta manera una red hilos que cubriría distintos niveles del Estado italiano, y hasta del Vaticano.

En 1981, a raíz de la quiebra fraudulenta del Banco Ambrosiano, en los allanamientos de las investigaciones, consiguieron en una de las empresas de Gelli una lista de 961 presuntos integrantes de la P2.

El descubrimiento desató un escándalo que se derrocaría al gobierno del primer ministro Arnaldo Forlani. En la lista se encontraban 3 ministros, 44 parlamentarios, 18 magistrados, 49 banqueros, 27 periodistas –incluyendo al editor del Corriere Della Sera- y 120 empresarios, entre los cuales encontraba un desconocido para el momento, Silvio Berlusconi.

La caída

El nombre de Licio Gelli apareció involucrado en las muertes de Michele Sindona (Banco Ambrosiano) quien envenenado con cianuro en la cárcel en 1986; en el falso suicidio de otro banquero, Roberto Calvi (el banquero de Dios) en Londres en 1981; en un rocambolesco golpe de Estado en Italia en 1970; y hasta en el famoso caso de Tangentopolis, que acabó con la primera república italiana.

Gelli, al ser disuelta la logia P2, fue detenido en Suiza para luego ser extraditado a Italia, donde fue procesado y condenado a 18 años de cárcel por la quiebra del Ambrosiano. Apeló, y el Tribunal Supremo bajó la condena a 12 años. Para finalmente pagar prisión en arresto domiciliario en su mansión de Arezzo.

El final

A los servicios fúnebres del ex venerable maestro de la logia P2, prácticamente no fue nadie, más allá de los familiares más cercanos.

En la capilla de Santa María de la Misericordia, el. Padre Giovanni Serotti, amigo de muchos años, lo defendió. Contó que Gelli rezaba, se comunicaba y que con todos los sacerdotes que lo habían confesado lo habían absuelto. “Su masonería era distinta”, dijo Serotti.

En una de sus últimas entrevistas, Gelli expuso como quería ser sepultado cuando muriera. “Combatí por el fascismo, soy fascistas, moriré fascista”.

En atención a sus deseos, fue enterrado con un pin del escudo fascista en la solapa de su chaqueta.

El padre Serotti, superior del convento de Santa María del Sasso, en Bibbiena, con sus palabras dibujó el perfil póstumo de Licio Gelli: “¿La investigación, la condena? Yo siempre he conocido un hombre preocupado por la sociedad italiana, de una democracia confusa e ineficaz. Él se definía como un perseguido. Yo creo que contra de él ha habido mucho ensañamiento ideológico y político, a partir de aquel de Tina Anselmi (Diputada de la Democracia Cristiana, presidió la comisión parlamentaria que investigó la logia P2). Pero San Pedro lo acogerá en el Paraíso. ¿No es la Misericordia que pide el Papa?

Con información de La Stampa de Torino

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529