Visión Global

Nadal rey en Montecarlo

Nadal rey en Montecarlo


Rafael Nadal llegará al Barcelona Open Banc Sabadell, que empieza mañana en la Ciudad Condal, con la confianza de haber roto en Montecarlo una sequía de 259 días sin títulos desde que se impuso a Fabio Fognini en Hamburgo.

En el Principado monegasco, donde en 2005 mordió su primer trofeo de Masters 1.000, se anotó este domingo el número 28, igualando a Novak Djokovic, tras derrotar a Gael Monfils por 7-5, 5-7 y 6-0, en 2 horas y 46 minutos. Su último TMS databa de Madrid 2014 ante Kei Nishikori.

En la final 100 de su carrera, el balear se anotó el título 68 como profesional y el 48 en tierra batida, a uno del tope histórico de Guillermo Vilas al que podría igualar el próximo domingo en el Godó. Las nueve coronas de Montecarlo, que le permiten ascender al segundo puesto de la Race 2016, igualan los entorchados de Roland Garros, que sigue siendo el gran objetivo del año para Rafa y también para Djokovic, con el que volverá a verse las caras en el Mutua Madrid Open.

Tuvo que ser una doble falta de Monfils la que le dio al campeón de 14 grandes el primer set después de desperdiciar las cuatro primeras. El francés, que intentó jugarle de tú a tú al rey de la tierra, había remontado un 5-3 adverso. Tanto esfuerzo le desfondó en el momento de la verdad mientras que su rival estaba en modo frontón.

Gael era el primer no ‘Top10’ en plantarse en la lucha por el título desde que precisamente Nadal ganó en 2005. Pero se había ganado ese derecho con una semana para enmarcar.

Monfils, apoyado por la grada, reaccionó en el segundo set donde experimentó por primera vez lo que era ponerse por delante en el marcador. Lo consiguió con un ‘break’ en el tercer juego que le daba el 1-2. Los nervios a Nadal se le notaban con el segundo saque, cometiendo dobles faltas, y con las derechas que no pasaban la red.

Cuando el francés se vio dominador, con 1-3 y otra pelota de rotura, le entró el pánico. Después con 3-4 y saque también.

Pero en el undécimo juego, el quinto ‘break’ de Monfils fue la antesala de las tablas. El galo le ganaba por primera vez un set a Rafa en polvo de ladrillo. Las finales están para ganarlas y ése es el lema de Nadal. Monfils es más la fuerza bruta, capaz de lo mejor y de lo peor. De tirar una derecha a 171 kilómetros por hora a cometer errores de principiante. Entregó el primer servicio en la manga de desempate y su físico dimitió. No eran casualidad las 18 finales perdidas de 23 disputadas. El rey de la tierra acabó con un rosco.

Fuente: Marca

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529