Visión Global

“Nicky, un héroe” por Bernardo Kliksberg.

“Nicky, un héroe” por Bernardo Kliksberg.


Bernardo Kliksberg.

Nicholas Winton, Nicky, salvador de 669 niños judíos, falleció a los 106 años

A Clara e Hillo Osfeld, sobrevivientes del Holocausto, ejemplos extraordinarios de vida para las nuevas generaciones

Nicky, Nicholas Winton, tenía 29 años en 1938, cuando arriesgó todo, su brillante porvenir como alto ejecutivo financiero inglés, y su joven vida, por niños judíos de Checoslovaquia. Había ido de vacaciones a esquiar, y un amigo lo invitó a Praga. Se encontró con padres desesperados porque en cuanto estallara la guerra y Hitler invadiera sus hijos perecerían. No había ninguna organización para salvarlos.

La creó. Fue muy difícil. Los padres le entregaron sus hijos. Sobornó a nazis, colaboradores, forjó identidades falsas. Era una carrera desesperada contra el tiempo antes de que los nazis tomaran todo. Llegó a registrar 5.000 niños, y producir documentos falsos para 900. En enero 1939, dejó a dos amigos a cargo, y se fue a Londres para conseguir familias que los recibieran, recaudar dinero, y arreglar el transporte. Él, su madre, y unos pocos voluntarios, crearon como describe The New York Times, “El Comité Inglés para los Refugiados de Checoslovaquia. Sección Niños”. Pusieron las fotos de los chicos en avisos en Iglesias, sinagogas, y diarios, buscando familias que los acogieran. Recogió dinero, y aportó lo que faltaba. Pidió permisos de entrada al gobierno inglés, y ante las trabas y las dificultades que le pusieron los falsificó.

Sobornó al jefe de la Gestapo en Praga para que permitiera ponerlos en trenes, y sacarlos del país, para emprender un largo recorrido que terminaba en Liverpool. El 14 de marzo de 1939, unas pocas horas antes de que Hitler se apoderara de las provincias checas de Bohemia y Moravia, salieron los primeros 20 niños judíos de Praga en un tren. Preparó ocho transportes en tren. Siete pudieron salir, llevando 669 niños. El último con 250 niños, desapareció. Hitler invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939, y cerró todas las fronteras bajo su control. Nunca más se supo de esos niños. Los nazis los desaparecieron.

Los niños salvados quedaron huérfanos, sus padres fueron asesinados en los campos. Se autodenominaron “Los hijos de Winton”. Entre ellos hay directores de cine famosos, miembros de la Cámara de los Lores, un fundador de la fuerza aérea de Israel, escritores prestigiosos, científicos notables.

Nicky no contó nada de lo que había pasado, ni siquiera a su esposa. 50 años después, en 1988 ella descubrió en un altillo de la casa, fajos de cartas, documentos, papeles, y le pidió explicaciones. Le refirió lo sucedido, pero no quería se difundiera. No le hizo caso. La célebre BBC lo transmitió al mundo. Llovieron las condecoraciones y los homenajes. Desde el Museo del Holocausto en Israel, donde está en la lista de los JUSTOS al Congreso de Estados Unidos. La reina de Inglaterra lo nombró lord. Se puso su nombre a escuelas y calles, se filmaron películas sobre su vida, y se le erigieron estatuas en Praga y Londres.

Nicky en una silla de ruedas, pero con absoluta lucidez, fue llevado de sorpresa, a un gran teatro en Londres. Lo esperaban los que salvó, sus hijos, y sus nietos, que lo recibieron con una larguísima ovación.

Falleció hace pocos días a los 106 años de edad. The New York Times le rinde homenaje en su página editorial (6/7/15). Cuando le preguntaron porqué hizo lo que hizo arriesgando su vida en una empresa casi imposible, contestó: “Algunos se revelan en los riesgos que toman, otros pasan por la vida sin tomar riesgo alguno”. Escribe el periódico “hay ahora más de 6.000 descendientes de los 669 niños porque él eligió tomar los riesgos por ellos”.

Puede verse en You Tube, para ampliar la serie de TV El Informe Kligsberg, nominada al Premio Emmy.

El Universal, 15 de julio de 2015
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529