Visión Global

“Nicolás Maduro emprende su propia huida hacia delante” por Rogelio Nuñez

“Nicolás Maduro emprende su propia huida hacia delante” por Rogelio Nuñez


Rogelio Nuñez.

Nicolás Maduro ha imprimido un nuevo giro a su estrategia de resistir y ahora busca profundizar la radicalización política y económica de su régimen y acentuar su enfrentamiento con EEUU y otros países como España. Todo ello como una forma de crear una cortina humo que tape la delicada situación del país de cara a las elecciones legislativas de finales de año.

Maduro sabe que su futuro político está en juego en esos comicios porque, de ganarlos la oposición y tener los votos suficientes, las fuerzas antichavistas impulsarían un proceso destituyente en la Asamblea.

Ese es el objetivo de Henrique Capriles, como lo explicó, él mismo, en Prodavinci: “Una victoria clara en las parlamentarias le abre las puertas a un Referéndum Revocatorio casi automáticamente, a pesar de las dificultades de materializarlo, que no las pongo en duda. Compañeros, como los de la Causa R o María Corina, han hecho propuestas. Pues, bueno: todo pasa por la activación de un mecanismo electoral. Hay gente que lo ha satanizado a uno por hablar de elecciones. Pues todos los instrumentos que tenemos en la mano —renuncia, adelanto, constituyente, referéndum— pasan por una consulta popular. Vamos a las parlamentarias. La decisión que podamos tomar debe estar acompañada de mucha fuerza y mandato popular. Y activar todo eso pasa por ganar las elecciones parlamentarias. Todo en el marco de la Constitución”.

Por estas razones, Maduro ha emprendido una huida hacia adelante en la que elude llevar a cabo las reformas estructurales que necesita el país (aquejado de una inflación que este año rondará el 80%, una recesión prevista para 2015 del 7%, además de la consabida crisis por desabastecimiento y alto déficit público y comercial), a la vez que, de forma paralela, incrementa la polarización política, la social y la internacional.

La polarización social y económica

El presidente Nicolás Maduro cree que ese tipo de polarización legitima a su régimen y le refuerza electoralmente y con respecto a sus bases.

Por eso, en estos días, se le ha podido escuchar amenazar con radicalizar la revolución bolivariana contra todos los empresarios que supuestamente llevan la «guerra económica», sabotean la producción de alimentos para crear desabastecimiento y escasez de productos de primera necesidad.

“Le dije al Vicepresidente Ejecutivo (Jorge Arreaza) que sin demoras y sin faltas, citen a los empresarios que se les entregaron los dólares para la importación de esos dos productos que no se hacen en Venezuela, muy sensibles a la vida adulta. Los investigan, revisen sus cuentas, vayan a los almacenes y si es necesario, vamos a detenerlos y entregarlos a la fiscalía, porque estoy seguro que están detrás del plan de sabotear a nuestro pueblo. Ya basta, pido apoyo del pueblo, ya basta de tanto sabotaje económico, de tanta guerra económica”, fue el mensaje de Maduro.

Y concluyó diciendo: “Vamos a actuar con mano dura directa, no creamos en la burguesía, vamos a radicalizar la revolución, ya basta. Vamos a hacer un 13 de abril en lo económico, llamo al pueblo, a la Fuerza Armada, a los Ministros, ya basta de sonrisas, se acabaron las sonrisitas con la burguesía, que respondan por los dólares que se les dieron”.

La represión política

Si con la amenaza de radicalizar la revolución busca amedrentar al empresariado, con la represión política aspira a acallar a la oposición.

En ese contexto es en el que se inscriben las detenciones de Leopoldo López en 2014 y de Antonio Ledezma en 2015.

Sin ovidar que sobre otra de las figuras destacadas de la oposición, María Corina Machado pende el riesgo de ser detenida.

Desarticular y descabezar a la oposición a la vez que arriconarla políticamente parece ser el objetivo final del régimen quizá esperando que como en 2005 la oposición se retire de la contienda electoral y deje expedito al chavismo el camino hacia a victoria.

Además, los cambios en materia electoral que ha introducido el gobierno parecen favorecer al oficialismo en detrimento de la oposición.

Eugenio G. Martínez señala en Prodavinci que “aumentar el quórum de la Asamblea Nacional a 167 diputados aumentará en un diputado el número mínimo de integrantes para que una fuerza política obtenga la mayoría simple y la mayoría calificada del Parlamento. La proyección de votos de 2010 sugiere que la oposición podría salir muy perjudicada por los cambios. No obstante, las encuestas por circunscripciones del último mes sugieren que el panorama no es tan desolador para los adversarios del chavismo”.

La reactivación del mensaje antiimperialista y anticolonialista

Finalmente, desenterrando el antiiperialismo recrea un discurso que bienvenido por las bases tradicionales e históricas del chavismo. Es ahí además, donde más cómodo se siente el régimen, en la pelea contra EEUU, la nueva potencia, y contra España, la vieja potencia colonizadora.

La Cumbre de las Américas constató la soledad regional de Venezuela ante una administración de Barack Obama que ha dado un salto cualitativo en su relación con Cuba y que ha ganado influencia en el Caribe, zona tradicionalmente propicia al influjo chavista.

Ahora su pelea con el gobierno de Mariano Rajoy utilizado un lenguaje periclitado y decimonónico (“Que las Cortes vayan a opinar de su madre, pero que no opinen de Venezuela”) solo va a tener una consecuencia evidente: retraer aún más la llegada de inversiones españolas a Venezuela.

Los mensajes contra EEUU (“no somos antiestadounidenses, somos antiimperialistas”) y contra la antigua metrópoli tienen la capacidad de aglutinar a los partidarios y crear un relato muy al gusto del paladar de su electorado con el objetivo de reunir fuerzas para afrontar los comicios legislativos.

Infolatan, 19 de abril de 2015

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529