Visión Global

Nicolás Maduro legitimó el proceso revocatorio

Nicolás Maduro legitimó el proceso revocatorio


Venezuela ya transita los caminos de un proceso revocatorio del mandato presidencial de Nicolás Maduro.

La entrega de casi dos millones de firmas para iniciar el proceso, cuando se necesitaban 197 mil, ha marcado una dirección “irreversible”, por decirlo en el léxico de Tibisay Lucena.

Ante el éxito de la recolección de firmas, realizado en poco menos de dos días y medio, al gobierno ha retomado la estrategia seguida en el proceso revocatorio del 2004.

Y lo que faltaba, Nicolás Maduro ya lo hizo. Legitimó el proceso revocatorio al designar una comisión que los represente.

Tácticas dilatorias

De arranque, desde el Consejo Nacional Electoral (CNE) se ha dispuesto a alargar el proceso lo más posible. Por ello rehusó silenciosamente entregar el formato de las planilla autorizadas para recoger las firmas.

Lo que se topó, más que con los reclamos de los opositores, con la beligerancia de una población asfixiada por tres problemas: inseguridad, carestía, escasez; y con un acelerante que estaba calentado la calle: los racionamientos eléctricos.

Con cientos de miles de personas en las largas colas a las puertas de farmacias y supermercados, y manifestaciones por el racionamiento de la electricidad, el CNE no tuvo más opción que entregar las planillas.

La capacidad organizativa de la oposición, y la buena voluntad de los ciudadanos, hizo posible que en menos de 24 horas los espacios públicos del país fueran tomados por los firmantes.

Tardó más el CNE en dar su brazo a torcer, que la oposición en recibir las planillas y devolverlas firmadas. Para cuya entrega activó un plan madrugador, que sorprendió al ente comicial y dejó con los crespos hechos a bandas progubernamentales que estaban organizándose –según informaciones en las redes sociales- para entorpecer la llegada de las cajas a la recepción de correspondencia del CNE en la Plaza Caracas.

Tácticas interpretativas

Impedido el gobierno de retrasar mas la primera fase del proceso revocatorio, ha procedido ahora a aplicar el reglamento con interpretaciones que cambian el sentido de lo estipulado. Esto siempre con la intención de volver a aplicar su herramienta número uno: retrasar el proceso, que sabe inevitable.

Ante lo inevitable

El empeño del régimen es evitar la pérdida del gobierno, en momentos que se considera perdida cualquier votación que se realice. Las encuestas le dan a Nicolás Maduro la popularidad más baja que se recuerde, incluyendo a Vicente Emparan aquel histórico 19 de abril de 1810.

Para analistas y encuestólogos, la impopularidad de Maduro sería irreversible en el corto y mediano plazo.

Por lo que, en este ambiente de impopularidad, Maduro está reducido a garantizar que alguien de su grupo lo sustituya. Tomando en cuenta, que de alargarse su revocatoria de mandato, hay un momento hasta el cual se convocan nuevas elecciones presidenciales, y a partir del cual, es sustituido por el vicepresidente hasta el final del período para el cual fue elegido.

Maduro legitimó el revocatorio

En virtud de esta estrategia, Maduro designó una comisión “presidencial” –sin ninguna sujeción legal- para hacerse parte de este proceso revocatorio. La comisión la preside Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador.

Si bien es elemental que en un proceso electoral estén presentes las partes envueltas, lo que significa que el revocable –en este caso Maduro- designe testigos y representantes, la designación de esta comisión imprime legitimidad al proceso iniciado.

Para una pelea se necesitan dos que peleen, se pongan sobre el ring, y un referee. Con la comisión juramentada por Maduro, ya todos están sobre el cuadrilátero del revocatorio.

Sin embargo, esta acción legitimatoria entra en contradicción con la estrategia del régimen de restarle legitimidad. Iniciada por cierto este lunes por Jorge Rodríguez, al calificar de fraudulenta las firmas.

Numéricamente hablando, las denuncias confrontan una insalvable grieta estadística: fueron recogidas casi 10 veces más firmas, que las necesarias. Una firma de ser nula, no anularía el resto de las firmas.

En el supuesto de que esta comisión hubiera organizado grupos de voluntarios, que fueran a firmar en el entendido de que luego se retractarían, la desproporción seguiría siendo abismal.

Desligitimación de las firmas

“Existen fuertes indicios de que hay fraude a la ley durante la recaudación de firmas para la activación del Referéndum Revocatorio”, dijo Rodríguez.

“Nosotros revisaremos firma por firma, nombre por nombre, porque el país tiene ese derecho”,  agregó.

Inclusive, salió en defensa del CNE en respuestas a las declaraciones de Henry Ramos Allup, quien llamó “malandras” a las rectoras del CNE.

Finalmente, Jorge Rodríguez negó la posibilidad de que en el 2016 se pueda realizar en referendo revocatorio.

Alineando con esta posición política del gobierno, la rectora Tania D´Amelio escribió en su cuenta de la red social Twitter, que “se debe cumplir el lapso de 30 días fijado para la recolección del 1% de manifestaciones de voluntad para pasar a la fase de constatación”.

A pesar e que este tuit fue enviado el 1o de mayo pasado, semana y media después sigue siendo reenviado por afectos al gobierno, y reproducido en notas de prensa.

La lectura del reglamento y de lo señalado por D´Amelio, muestra el sesgo interpretativo. La oposición hizo lo que el gobierno no esperaba. Logró cumplir en 5 días el requisito. Al entregarlo, y esa es la interpretación procesal venezolana, los lapsos de tiempo se cortan y se pasa a la etapa siguiente del proceso administrativo, cualquier sea este.

La calle hablará por la oposición

Ante la aviesa intención de retrasar el proceso revocatorio –lo que raya más en la ilegalidad que en una viveza- la oposición ha convocado para este miércoles una protesta en todo el ámbito nacional, para exigir al CNE dar respuesta a su solicitud en el lapso legal correspondiente.

Tibisay Lucena, presidenta del CNE, adelanta informaciones y opiniones sobre la solicitud del revocatorio a través de su cuenta de Twitter, donde escribió este lunes “Ya hemos verificado y totalizado, 80 cajas de firmas para activación de referendo revocatorio, las cuales contienen 200.220 planillas”.

¿Alargará más este fase del proceso hasta los 30 días que adelantó Tania D´Amelio? Probablemente la respuesta a esta pregunta la determinará lo que pase en la calle a partir de este miércoles 11 de mayo. Vamos a esperar que dirá la calle.

Con información de la MUD, PSUV y Twitter

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529