Visión Global

“No lo dicen los escuálidos”, por Ysaira Villamizar

“No lo dicen los escuálidos”, por Ysaira Villamizar


Nuevamente (¿hasta cuándo?), nuestra empresa petrolera PDVSA se ve envuelta en extraños negocios que  apuntan a corruptelas de gran magnitud. Estando aún latente el escándalo generado tras la detención de un gerente de primera línea para la zona occidental, José Luis Parada, director ejecutivo de Pdvsa  Producción Occidente, ahora, Juan Barreto, ex alcalde mayor de Caracas y presidente de Redes, presenta al gobierno nacional y al PSUV, un informe que podría involucrar a varios funcionarios quienes por esta vía se estarían favoreciendo en lo personal y facilitando ganancias irregulares a un grupo de  empresas privadas en detrimento de los intereses nacionales.

En declaraciones para Carlos Croes en programa televisado, el ex alcalde declara que su organización está solicitando a la fiscalía una investigación sobre asuntos operativos de Pdvsa nada claros; denuncia por ejemplo:  “que en los tanques de almacenado donde se drena el agua, los sistemas de bombeos y de drenaje casi todos están malos;  se daña una gabarra de transporte, (una embarcación) y la descontinúan. ¿Y qué hacen?  la subastan a precio de gallina flaca, la compra una empresa privada, la reparan y después se la alquilan a Pdvsa. Lo mismo pasa con los remolcadores”.  ¡Qué tal!.

Denuncia Juan Barreto que el petróleo que vendemos necesita cumplir unas condiciones para que sea pagado con el precio internacional. Por ejemplo, no puede venderse con más del 2% de agua; pero intencionalmente  “venden el petróleo contaminado de agua, arena, etc.”. ¿Para qué?, Según expresa  las empresas que lo compran le ponen una multa a Venezuela, denuncian ante organismos internacionales que ese petróleo está contaminado, es de baja calidad, se establece un arbitraje y el árbitro es entonces el que determina cuál es el precio que se le va a pagar a la nación”.   Se deduce que esta operación ocurre bajo cálculos fríos de funcionarios de la estatal petrolera con cuya acción estarían produciéndose las ganancias que luego se reparten bajo acuerdos. En sus declaraciones, Barreto lanza las siguientes preguntas:  y ¿quiénes salen beneficiados? ¿Quiénes están detrás de eso? ¿Quiénes son los responsables de que el petróleo venezolano se venda contaminado?

Por supuesto, es poco probable que se realicen investigaciones a fondo acerca de esta “movida”, que haya un pronunciamiento oficial de los resultados del seguimiento a las denuncias; sin embargo, por ética, por justicia, por solidaridad con el pueblo venezolano que día a día hace grandes sacrificios por mantener una vida digna, es deber exigir públicamente que los responsables de este nuevo crimen contra el patrimonio nacional, perteneciente a todos los venezolanos, sean debidamente enjuiciados. Gente así también es corresponsable de la crisis que nos agobia. Por gente así es que el ex presidente Pepe Mujica, afirmó hace poco que Venezuela es “el país más robado de América Latina”. Seguramente, el Ministro Padrino debe estar muy atento a esa denuncia porque, sin duda, “Todo aquello que le haga daño a la patria, tiene que ser enfrentado con firmeza” y probablemente lo que está afligiendo a este patriota es que de nuestro país se tengan opiniones tan dolorosas como ésas producto de la actuación de funcionarios de gobierno de niveles de alta responsabilidad, de alta confianza y, por lo que vemos, de alto riesgo.

En otras declaraciones, Barreto, cuya identificación política e ideológica con esta extraña revolución es innegable, con anterioridad había denunciado que en Pdvsa existía un saqueo, en los mismos días en que, como hecho anecdótico pero trágico a la vez, relató haber estado a punto de morir porque no conseguía penicilina en las farmacias para tratar la bronconeumonía que lo afectaba. Éstas y otras expresiones –por venir de quien vienen-, demuestran hasta qué punto la crisis corroe a la nación. Seguramente a más de uno de sus  camaradas les estarán resultando incómodas estas actitudes aparentemente críticas o autocríticas, pues hay muchos sectores interesados en que nada cambie; demasiado intereses “poco sagrados” hay de por medio.

Por cierto, el ex alcalde ha manifestado sutilmente sus intenciones de ser diputado a la asamblea nacional. Tal vez esta aspiración lo anima a profundizar en la crítica. No es que Barreto se acerque a la oposición. En las denuncias podemos coincidir todos sin que por ello confundamos el modelo de país que deseamos, el cual se impulsa desde la Asamblea Nacional a través de las leyes. Y es que la aspiración del ex alcalde metropolitano de formar parte de los deliberantes que se proponen profundizar el modelo socialista ortodoxo, no impedirá que quienes luchan por construir un modelo social y económico moderno, progresista, democrático, de bienestar para todos los venezolanos, apoyen su solicitud de investigación en Pdvsa, sin olvidar que lo importante es el modelo… el modelo.

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529