Visión Global

No se salva nadie: Eduardo Fernández, golpeado y casi secuestrado

No se salva nadie: Eduardo Fernández, golpeado y casi secuestrado


Eduardo Fernández, excandidato presidencial, exsecretario de Copei,  y hoy presidente del Centro de Políticas Públicas, es otra víctima del hampa organizada que asedia a todos los habitantes de Venezuela en plena revolución socialista, chavista y bolivariana.  

El lunes en la noche fue golpeado, luego de salir de un evento (El 54 aniversario de la fundación del Ifedec) mientras conducía su auto en compañía de su esposa en la avenida Mohedano de la urbanización La Castellana, ubicada en el municipio Chacao de la ciudad Capital.

Fernández contó que fue atracado por cuatro hombres quienes interceptaron su vehículo mientras se dirigía a su residencia acompañado de su cónyuge, Marisabel Calvani. “Me piden que me baje y les digo que no, porque sospecho que era para secuestrarme y entonces me dieron un golpe en la nariz”.

El dirigente político comentó que le pareció escuchar su nombre a uno de los atracadores “y tengo la impresión de que gracias a eso no me llevaron ni tampoco a mi esposa”, pero no obstante los atracadores lo despojaron de su vehículo.

“Eran cuatro personas, uno de ellos se quedó en la camioneta que nos interceptó y tres se bajaron armados de revólveres”, indicó Fernández,  con parte del rostro hinchado y los pómulos amoratados por el impacto de un puñetazo que recibió en la nariz.

El secuestro exprés, una modalidad delictiva originaria de Colombia y México, lentamente se ha ido consolidando en las ciudades venezolanas. Es un plagio que se caracteriza por su rapidez, ya que las organizaciones delictivas que lo realizan no tienen la logística necesaria para mantener cautivas más de 48 horas a las víctimas.

Para los criminólogos el secuestro económico es de alguna forma una expresión delictiva generada por el resentimiento social. Generalmente, los criminales realizan este tipo de secuestro a personas dedicadas a negocios o que se desenvuelven en el ambiente de las finanzas, la industria, el sector agrícola e incluso la política. Estas actividades los ubican como potenciales víctimas y oportunidades para que los plagiarios obtengan valiosas cuantías.

El secuestro exprés le huye a la publicidad. Sus autores permanecen en el anonimato o se identifican con otras organizaciones, generalmente como delincuencia común. El dinero recolectado se emplea para el desarrollo de planes terroristas, planeamiento de otros secuestros, adquisición de material de guerra y para usufructo personal.

Fermín Mármol León, criminólogo venezolano, experto en temas de secuestro, asegura que en Venezuela el rapto de personas se ha incrementado en 170% durante los primeros meses del año, en comparación con el primer semestre del 2015.

Entre 1976 y 1989, se estima que ocurrieron 42 secuestros en Venezuela: 9 en el Zulia, 10 en el Táchira y 23 en Apure. Siendo los sectores más afectados los ganaderos y los productores.

Entre 1990 y 1995 se denunciaron 118 secuestros, 14 de ellos en áreas urbanas. Es decir, el 11.8% y los 104 plagios restantes (88.2%) tuvieron lugar en los campos. Con esto se observa que a partir de 1976 tuvo un gran auge en zonas apartadas y con poca población.

El delito del secuestro ha ido invadiendo cada vez más a la población y ha ido dirigiéndose incluso hacia las grandes ciudades, Inicialmente los plagios se realizaban muy cerca de las haciendas, luego se comenzaron a ejecutar en los lugares de trabajo y ahora se realizan secuestros en las propias casas, con estrategias muy bien planificadas. A partir de 1999, en Venezuela los índices del secuestro exprés se incrementan y comienzan a ser efectuados principalmente por la delincuencia común.

Visión Global con información de Unión Radio y Venezuela sin secuestro

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529