Visión Global

No solo es un maratón comprar los útiles escolares… los costos suben de un día para otro y no hay un precio único

No solo es un maratón comprar los útiles escolares… los costos suben de un día para otro y no hay un precio único


Madres, padres, hermanos, tíos y hasta los abuelos salen ahora a la calle para comparar precios, y así ayudar en la compra de los útiles para los muchachos de la casa.

Madres, padres, hermanos, tíos y hasta los abuelos salen ahora a la calle para comparar precios, y así ayudar en la compra de los útiles para los muchachos de la casa.

Y es que adquirir las listas escolares es prácticamente un maratón que hay que enfrentar en familia, asegura Matilde Vega, quien ayuda en este proceso a sus tres hijas.

“Llevo más de una semana visitando librerías, ferias, chinos y supermercados; y sí se puede ahorrar, pero hay que caminar”, dice convencida de haber logrado su cometido.

Beatriz Tapia tiene dos hijos y, para ella, cada año es más cuesta arriba comprarles los útiles. “Me pongo de acuerdo con otras madres, unas van por los útiles y otras por los uniformes”.

Mientras que a Nancy Tovar le sirve de distracción comprarle los útiles a sus tres nietos. “Mis hijos me dan los reales y yo les hago el favor, porque ellos no tienen tiempo, pero no es fácil encontrar todo a buen precio”.

Además de la cruzada que emprenden los familiares para hallar las mejores ofertas, la principal queja ha sido que los costos suben de un día para otro y no hay un precio único.

Al respecto, la encargada de una librería del centro de la ciudad, quien prefirió no revelar su nombre, dijo: “no garantizamos que el presupuesto que le demos hoy se mantenga hasta la próxima semana” y agregó que aunque no remarcan precios, cuando llega la mercancía nueva, “siempre viene más cara”.

Las resmas de papel y los cuadernos son los productos que más demanda tienen y que más se han encarecido. “Una libreta empastada que hoy cuesta 44 bolívares, hasta hace una semana costaba 38. La semana que viene, no sabemos”, dijo la vendedora de una papelería, quien no dio su nombre.

Al largo rosario de quejas se une la pedidera loca de los colegios, quienes este año decidieron incluir en sus listas cualquier cantidad de “extras” como toallín, pañitos, paquetes de vasos, toallas húmedas, jabón líquido, antibacterial, termómetro, repelente y cremas como Adantol e Hirudoid, entre otras cosas.

“A mi hija, que está en maternal y usa pañales, le pidieron 4 rollos de papel tualé”, contó Marcos Ruiz. Mientras que con Mónica Echeverría fueron más cómodos, ya que le solicitaron una colaboración de Bs. 1.200, “para cubrir cualquier producto de aseo personal que se acabe a mitad de año”.

Ambos niños pertenecen a escuela privadas, pero en las instituciones del Gobierno piden hasta para el mantenimiento del colegio, porque según les han indicado a los representantes “no les llega el material a tiempo”.

Al hijo de Rosa Bonilla le exigieron llevar cera y desinfectante; a la niña de Irsedia Boada le pidieron pintura, brocha y querosén y al de Marián Sánchez, guantes, cloro y coletos.

Como si esto fuera poco, equipar a un chamo cuesta entre 5 y 6 mil bolívares, pues una lista de útiles llega fácil a B. 2.500, mientras que 3 uniformes con zapatos y morral superan los tres mil bolos.

 ÚN quiso obtener la versión de la ministra de EducaciónMariann Hanson, sobre estas “colaboraciones especiales” para los colegios públicos, así como por la larga lista de útiles escolares, pero en tres eventos oficiales a los que se suponía debía asistir la semana pasada la ministra Hanson no se presentó a ninguna de las citas acordadas.

bgonzalez@cadena-capriles.com 

www.ultimasnoticias.com.ve

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529