Visión Global

Obama promete que defenderá a aliados en el Golfo Pérsico

Obama promete que defenderá a aliados en el Golfo Pérsico


.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió ayer a los líderes de seis países del Golfo Pérsico que su gobierno está preparado para defenderlos ante amenazas externas, pero no habrá un tratado formal de seguridad mutua, como algunas de esas naciones buscaban.

“No estamos iniciando tratados de defensa mutua con los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) invitados por Obama a la cumbre que se celebra en la residencia presidencial de descanso de Campo David”, afirmó a los periodistas el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes.

Rhodes argumentó que ese tipo de tratados implican un proceso muy complicado y muy largo, y anotó que para lo que Estados Unidos está preparado ahora mismo es para comprometerse a defender y estar al lado de esos países ante “amenazas externas”.

Algunos de los seis países que asisten a la cumbre (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Catar, Omán y Baréin) buscaban un compromiso de Obama para iniciar un tratado de defensa mutua, como reconoció Rhodes, pero ya desde hace unos días la Casa Blanca había dejado entrever que eso no sería posible.

El asesor del presidente detalló que la cooperación que está ofreciendo el gobierno está centrada en ayudar a que esos países tengan unos sistemas antimisiles mejor integrados y a que interactúen más entre ellos en cuestiones de defensa, así como en otros asuntos que también importan como la ciberseguridad y la lucha contra el terrorismo.

Asimismo, Rhodes dejó claro que Estados Unidos no va a hacer uso de su cooperación en seguridad para tratar de forzar cambios en los sistemas políticos de esos países, aunque advirtió que parte de esa ayuda puede quedar “en suspenso” en caso de preocupaciones sobre su posible utilización para acciones represivas.

Obama y los líderes árabes que asistieron a esta cumbre, que se inició el miércoles por la noche con una cena en la Casa Blanca, celebraron ayer en Campo David tres sesiones a puerta cerrada, centradas en las negociaciones nucleares con Irán y los conflictos en Yemen, Iraq, Siria y Libia.

Por la tarde, al cierre de la cumbre, Obama ofreció una conferencia de prensa antes de regresar a Washington.

La cancelación, casi a última hora, de la participación del rey Salman de Arabia Saudí en la cumbre fue interpretada por algunos analistas como un desplante a Obama y un signo más de las desavenencias bilaterales sobre la política en Oriente Medio.

Además, de los seis países invitados, únicamente Kuwait y Catar enviaron a sus jefes de Estado.

Al ser preguntado por un periodista sobre cómo “restaurar” en esta cumbre la confianza en Estados Unidos que, según varios analistas, los líderes del Golfo han perdido, Rhodes dijo que lo único que Obama puede hacer es ser muy claro sobre sus intenciones y políticas, con las que algunos no estarán de acuerdo.

En el caso de las negociaciones nucleares con Irán, vistas con recelo por esos países, Rhodes afirmó que el mensaje que Obama quiere transmitir es que esa estrategia “es preferible” a cualquier otra alternativa para la región.

Más allá de las negociaciones nucleares, los aliados del Golfo están también preocupados por la prioridad que creen que está dando Estados Unidos a la relación con Irán dentro de su política hacia la región.

Acuerdo Irán

El gobierno de Estados Unidos defendió ayer el acuerdo nuclear con Irán durante la reunión con los líderes del Golfo Pérsico.

“Una transacción”

“Hemos dejado claro que esto es una transacción centrada en el tema nuclear, un acuerdo muy específico que lidiará con el programa nuclear de Irán”, aseguró el asesor adjunto de Seguridad Nacional de Barack Obama, Ben Rhodes, en una conferencia de prensa tras la reunión.

.

EFE

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529