Visión Global

Obama: Trump nos remonta a la época más oscura de nuestra historia

Obama: Trump nos remonta a la época más oscura de nuestra historia


El presidente Barack Obama no disimuló su enfado con Donald Trump por sus palabras tras la masacre de Orlando. Obama advirtió que Trump, virtual candidato republicano a la Casa Blanca, está vendiendo un conjunto de ideas que remontan a la época más oscura y vergonzosa de la historia de Estados Unidos.

“Escuchamos afirmaciones que señalan a los inmigrantes y sugieren que ciertas comunidades religiosas son cómplices de la violencia”, dijo Obama el martes en un discurso desde el Departamento del Tesoro, sin mencionar a Trump por su nombre.

Su discurso, una condena poco habitual por parte de un presidente en ejercicio de una persona que será nominada por el partido rival, sucedió después de una reunión con su gabinete de seguridad para conocer el estado de las políticas contra el Estado Islámico, un encuentro que, según el presidente explicó, giró en torno a lo sucedido en Orlando.

“¿Dónde se detiene esto?”, dijo Obama en referencia al enfoque de Trump, y señaló que el candidato propone la prohibición de entrada a Estados Unidos para los musulmanes. También recordó que el atacante de Orlando, así como los responsables de otros ataques terroristas como el de San Bernardino o Fort Hood, eran ciudadanos estadounidenses.

“¿Vamos a comenzar a tratar a los musulmanes estadounidenses de manera diferente? ¿Vamos a empezar a vigilarlos de manera concreta? ¿Vamos a discriminar por la fe?”, se preguntó Obama con voz y tono de frustración. “¿Están de acuerdo con eso los miembros del Partido Republicano? Porque ese no es el país que queremos, eso no refleja nuestros ideales democráticos. No nos traerá seguridad. Hará que estemos menos seguros”.

Mientras Obama hablaba en el Departamento del Tesoro, Hillary Clinton atacó a Trump desde Pittsburg. Hizo eco de muchas de las ideas del presidente e incluso de alguna de sus palabras. No perdió la oportunidad para atacar el temperamento de Trump, ridiculizar sus propuestas y argumentar con vehemencia que no ha conseguido estar a la altura del momento.

“La historia recordará lo que hagamos ahora”, dijo ante cientos de sus seguidores en una sede sindical al mismo tiempo que pedía “líderes republicanos responsables” que se sumen a ella en la condena a Trump. “Lo que Trump dice es una vergüenza”.

Su discurso fue una refutación detallada del discurso de Trump, quien lanzó una andanada en la que implícitamente acusaba a los inmigrantes musulmanes de ser un riesgo para la seguridad de Estados Unidos.

La condena casi paralela del presidente y la candidata generaron la sensación de un ataque coordinado y exitoso, aunque la Casa Blanca dijo que no estaba planeado. Trump, que no se doblega ante la crítica, no se quedó callado.

“El Presidente Obama dice que conoce al enemigo y continúa priorizando a nuestro enemigo sobre nuestros aliados y, por extensión, sobre la población. Cuando yo sea presidente, Estados Unidos siempre será lo primero”.

Algunos miembros del partido de Trump también fueron críticos de su retórica y propuestas. Paul D. Ryan, portavoz de la Cámara de Representantes y el miembro de más alto rango del Partido Republicano, dijo en una rueda de prensa que la propuesta de prohibir la inmigración musulmana no responde al interés nacional de Estados Unidos ni refleja los principios de su partido.

“Hay una diferencia importante que cada estadounidense debe tener presente: esto es una guerra contra el islam radical. No es una guerra contra el islam”, dijo Ryan. “La inmensa mayoría de los musulmanes en este país y en todo el mundo son moderados, pacíficos, tolerantes y están entre nuestros mejores aliados, nuestros mejores recursos en la lucha contra el terrorismo del islam radical”.

Obama rechazó las críticas de Trump y otros republicanos sobre su negativa a usar el término “islam radical” para referirse al Estado Islámico. “Si alguien cree que estamos confundidos respecto a quiénes son nuestros enemigos, los primeros sorprendidos serían los miles de terroristas a los que hemos neutralizado en el campo de batalla. No hay ninguna magia en decir ‘islam radical’, es un argumento para el debate político. No es una estrategia”.  Clinton defendió esa misma idea y, durante su discurso lanzó esta pregunta: “¿Sugiere Donald Trump que hay palabras mágicas que una vez pronunciadas detendrán el terrorismo?”.

El presidente dijo que no usará la palabra porque no quiere darle al Estado Islámico una victoria al reconocer como legítima su guerra santa contra Occidente. “Si caemos en la trampa de pintar a todos los musulmanes con una brocha que permita inferir que estamos en guerra contra una religión estaremos haciéndole el trabajo a los terroristas”.

Los discursos de Obama y Clinton no ofrecen dudas: ambos planean atacar a Trump con firmeza durante la campaña electoral. El presidente fue cuidadoso y no mencionó su nombre aunque las alusiones eran directas. Optó por hablar con toda crudeza sobre los retos a la seguridad nacional y a la identidad del país que plantean las ideas que defienden Trump y muchos otros en el Partido Republicano.

El presidente también defendió su enfoque para la lucha antiterrorista y señaló los logros conseguidos frente al Estado Islámico en Irak, Siria y Libia: han asesinado a algunos de sus líderes más relevantes, recuperado territorio bajo su control y limitado su capacidad económica. Obama también hizo un nuevo llamado al congreso, hasta ahora renuente, para que tome medidas frente a la compra de armas.

“Es hora de dejar de hablar de ser duros con el terrorismo”, dijo Obama. “Ser duros con el terrorismo significa que no puede ser tan fácil que un terrorista pueda comprar armas de asalto”.

New York Times

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529