Visión Global

La gente en la calle desafía al CNE y al Gobierno

La gente en la calle desafía al CNE y al Gobierno


Este jueves, 1 de septiembre, pasará a la historia como el día en que los venezolanos salieron masivamente, y de forma pacífica –una premisa que ha repetido de manera incansable la oposición– a la calle para exigir la fecha del referéndum y conseguir la revocación del presidente Nicolás Maduro. Se trata de la gran marcha que tendrá lugar en las tres avenidas principales de Caracas, que suman 18,7 kilómetros, y tienen capacidad para más de un millón de manifestantes.

La marcha se desarrollará desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde en las avenidas Francisco de Miranda, Rio de Janeiro y Libertador (desde la Torrea Exa hasta el Liceo Gustavo Herrera), que cuentan con los permisos de los alcaldes de Chacao y de Baruta, que son de la oposición.

Las dos primeras avenidas van paralelas y separadas por el río Guaire y hacen una gran herradura con la mitad de la Libertador entre ambas. La oposición confía en llenarlas gracias a la movilización de miles de venezolanos que han venido del interior del país.

 Lo que no resultará fácil es conseguir imágenes aéreas de la manifestación, pues Maduro ha prohibido los vuelos privados y los drones. Sin embargo, no será imposible ya que la oposición no piensa acatar tal prohibición. Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, aseguró ayer a ABC que «no les afecta la prohibición» porque van a seguir utilizando los drones para tomar las panorámicas de la gran marcha.

Entre los que tienen claro que participaran en esta marcha histórica se encuentra Rosana González, una jubilada de 84 años que camina con un bastón y hace colas casi todos los días para conseguir alimentos. Pese a su avanzada edad dice que no se perderá la gran marcha. «Voy a bajar de mi piso con mi silla y me sentaré en la acera del Parque Cristal para ver a desfilar a los manifestantes» en la Avenida Francisco de Miranda, declaró a ABC.

La anciana cuenta que hace malabarismos para conseguir los productos básicos. Ha perdido 15 kilos de peso debido a la crisis. «Nunca pensé que iba a llegar al final de mi vida con tantas privaciones. Mis cinco nietos están pasando hambre y necesidades. Sus padres no ganan lo suficiente y tengo que ayudarlos. Hago cola y muchas veces me frustro porque se agotan los productos cuando me toca el turno».

De todo el país

Decenas de miles de manifestantes del interior están llegando a Caracas atravesando el campo para esquivar los obstáculos que han puesto los policías y militares en caminos y carreteras para impedir su participación en la gran marcha. Los discapacitados en sus sillas de rueda, los indígenas que hicieron miles de kilómetros desde el Amazonas, en el sur de Venezuela, lograron llegar ayer, en las primeras horas de la madrugada, y fueron alojados en un gimnasio cubierto gracias al gobernador de Miranda, Henrique Capriles. También han llegado los estudiantes y los médicos con sus batas blancas de Anzoátegui, que han tenido que sortear obstáculos como la detención de los autobuses y la retirada de sus carnets de identidad.

Por razones estratégicas y de seguridad Jesús «Chúo» Torrealba, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no ha revelado donde estará ubicada la tarima principal. «El documento final será leído a las dos de la tarde, cuando concluirá la actividad, desde una de estas tres avenidas, en un punto que será anunciado el mismo jueves en la mañana», indicó.

«No vamos a llenar la avenida Bolívar (sitio predilecto del difunto Hugo Chávez) porque es muy chiquita. Para la actividad, que comenzará a las 8 de la mañana, contamos con un conjunto de manifestaciones y encuentros entre la dirigencia política y la ciudadanía, con voceros en cada tarima y otros itinerantes. A las 12 del mediodía interpretaremos todos el Himno Nacional; y a las 2 de la tarde leeremos un juramento, un documento de compromiso acerca de la siguiente etapa de lucha: ya lo dijimos, esta toma de Caracas no es un objetivo final, sino el inicio de una nueva y definitiva fase», subrayó.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro aseguró que no «cederá» a las presiones para abandonar el poder. Su ministro del Interior y Justicia, generalNéstor Reverol, acusado por EEUU. de estar vinculado al narcotráfico, dijo que «responderá a la violencia con armas y gases lacrimógenos».

Control de comunicaciones

Maduro también convocó una contramarcha de chavistas para enfrentar la opositora. «Que el pregón de la verdad y la denuncia del golpe de Estado que quieren activar no nos agarre a nadie descuidado por eso yo llamo y convoco al pueblo a las calles a defender la paz, la Constitución y la democracia. Vamos unidos a derrotar el golpe de Estado, la violencia política para continuar en paz construyendo la revolución bolivariana», dijo el mandatario.

Para aumentar más tensión que se ha vivido estos días con los preparativos para la gran marcha, el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, ha advertido que «todo aquel que la inteligencia detecte por teléfono, por correo electrónico que esté involucrado en golpe de Estado, no nos va a temblar el pulso para meterlo preso. El que esté involucrado que asuma su responsabilidad»

Ludmila Vinogradoff/ABC

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529