Visión Global

“Oposición y calidad de vida” por Alexis Alzuru

“Oposición y calidad de vida” por Alexis Alzuru


Alexis Alzuru / @aaalzuru.

Centrarse en ayudar a los venezolanos es más rentable electoralmente que mantenerse en la pura confrontación. Hay que trascender la tesis según la cual el primer y único deber de la oposición es combatir al gobierno. Esa idea a lo mejor fue de utilidad en el pasado, pero en el siglo XXI la acción que conquista voluntades es aquella que prioriza la atención a las necesidades del elector por encima de las conflagraciones políticas. Por supuesto, modificar el enfoque de la oposición implica dejar atrás varios prejuicios. Por ejemplo, aquel que dice que promover acciones para garantizar una línea mínima de bienestar a los ciudadanos es apoyar a Nicolás Maduro.

Proteger la calidad de vida del pueblo nada tiene que ver con respaldar al gobierno; tampoco está asociado con pactos oscuros o conversaciones con el presidente. De hecho, colaborar con la gente no excluye que se presione para retirar del poder a Nicolás Maduro. Al contrario, la salida legal del presidente se acelera al construir soluciones concretas para los problemas de la sociedad. Posicionar respuestas alternativas a las oficiales es una vitrina para convertir la expectativa de cambio en un sentimiento irreversible y masivo.

La defensa del buen vivir es un objetivo en sí mismo. Sobre todo, es el fin que por excelencia compacta y moviliza a la ciudadanía. La aspiración de mejorar las condiciones emocionales y materiales de la existencia individual y grupal es un incentivo determinante para conquistar victorias electorales. Sin embargo, en Venezuela la radicalización ha traspapelado esta verdad del sentido común. La confusión ha llegado a tal extremo que algunos para ganarse al electorado proponen empeorar los destrozos que el gobierno realiza cada vez que decide.

Hay quienes creen que lograrán transformar las preferencias partidistas de la población atiborrándolos de penurias. Esa visión entre otras cosas explica que mientras la gente lucha por resolver un maremágnum de problemas diarios, la oposición se ocupa de acomodar sus diferencias y de repetir una y otra vez que el modelo chavista está equivocado de punta a punta. Sus dirigentes más creativos recomiendan que el tiempo se invierta en atizar el fuego del malestar que produce la escasez de alimentos, la inflación y el desastre en el que están los servicios básicos. Cuando en realidad los electores requieren experimentar que hay un liderazgo comprometido con ellos y sus circunstancias.

En general, la oposición subestima las iniciativas que pudieran ayudar a los ciudadanos. Casi todos sus jefes se mantienen en silencio frente a la merma en la calidad de la atención y productos que las compañías ofrecen. ¿Hay alguien que no haya sufrido y pagado costos muy altos por el mal servicio que prestan una buena cantidad de empresas públicas y privadas? ¿Quién no se da cuenta que muchos se aprovechan de la situación para multiplicar sus ganancias? ¿Quién no ha sido perjudicado por las limitaciones de personal, salubridad, información y horarios, que los comercios establecen para atender al público?

Un asunto es callarse ante prácticas que multiplican y agravan los problemas de la población, y otra es trabajar para derrotar a este gobierno que fracasó por autoritario y corrupto. Después de todo, ejercer la política es tenderle la mano al ciudadano. En particular, a los sectores más vulnerables y desprotegidos; en este caso, a los millones que se ven obligados hacer colas diarias porque ya no tienen para financiar una despensa para varios meses.

Con la misma solidaridad que los jefes de la oposición se ayudan entre sí y las cámaras privadas protegen a sus empresarios agremiados, los dirigentes que desean construir una opción distinta a la del gobierno deberían intervenir para aliviar las penurias de las mayorías. A lo mejor es conveniente recordar que en esta época oponerse es interceder para generar ensenadas de bienestar; y, además, golpear al gobierno.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529