Visión Global

Orlando Ochoa: “Crearon la inflación más alta del mundo y no saben cómo detenerla”

Orlando Ochoa: “Crearon la inflación más alta del mundo y no saben cómo detenerla”


.

El economista Orlando Ochoa se suma a la corriente de opinión que señala que ya llegamos a los niveles hiperinflacionarios en nuestra economía, y que para finales de año lo más probable es que lleguemos a una cifra de 200 por ciento. “Son estimaciones mías tomando, incluso, el promedio que los analistas de bancos internacionales hacen sobre Venezuela. Todos estiman que la inflación está sobre 170%, y mis colegas en Venezuela también manejan esa cifra”, refiere el destacado especialista.

Dice Nícmer Evans, dirigente de Marea Socialista, que aquí la verdadera guerra económica, de la que habla el gobierno, está planteada entre los trabajadores y los corruptos. ¿Está de acuerdo?

— Esa es una forma de ver un problema que tiene fuertes elementos de verdad. La política económica de Hugo Chávez y de Maduro, al establecer los controles de cambio, de precio y de distribución de los bienes e insumos crearon las condiciones para una enorme corrupción que no ha sido castigada, además de necesitar el gobierno un plan de reorganización económica y petrolera. Me parece muy buena idea que en Venezuela se dé una especie de unidad en torno a la lucha contra la corrupción sistemática enquistada en el gobierno.

¿Qué te hace pensar que las distorsiones de la economía están a la vista, empezando por el contrabando de la gasolina, pero el gobierno sigue argumentando que la escasez y la inflación constituyen un efecto de esa guerra económica?

— Las distorsiones están a la vista. El contrabando; el bachaqueo, que es la venta en el mercado negro; y la inflación, que ya pasó a ser hiperinflación porque ya va más de 100% con posibilidades de ubicarse al final de 2015 en 200%, trágicamente crean desabastecimiento. También está la distorsión cambiaria al haber tres tipos de cambio oficial, y uno paralelo adicional que marca los precios. Todas estas situaciones son típicas del intervencionismo por razones socialistas o populistas, para manipular al electorado, y el chavismo es una mezcla de ambas.

Aquí cabría señalar algo interesante y triste. Venezuela solía ser un país exportador de diamantes y de oro. En este momento produce oficialmente poco oro y oficialmente no exporta diamantes. La razón es que aquí opera el flagelo del contrabando cívico militar, que domina este mercado a través de mafias, así como la mafia de la gasolina, la mafia de los alimentos, de los productos farmacéuticos, de los productos de higiene personal, y en donde obtienen grandes dividendos.

No estamos en un país socialista, pero el parecido que hay con los mercados negros que solían proliferar en los años ochenta en Polonia, Bulgaria y Hungría es patético, porque las distorsiones las causan las políticas del chavismo, y la consecuencia es la corrupción sistemática, junto al saqueo del país.

Una de esas distorsiones también se encuentra en el hecho de que hoy el precio del dólar negro lo fijan las casas de cambio de Cúcuta. ¿Está de acuerdo usted con este señalamiento?

— La tasa del mercado negro, precisamente por su condición de ilegalidad, no es conocida oficialmente. Hay una tasa, una página que el gobierno refiere, que toma una medición del mercado de la frontera y que la verdad es que no sabemos qué tan buena es, o si es mala o regular, pero sí hay algo indiscutible: cuando uno encuentra empresarios, grandes, medianos y pequeños, que están dispuestos a pagar 500 bolívares o más por un dólar, puesto que están desesperados por salir de los bolívares débiles y comprar una moneda fuerte, sabemos que esas tasas pueden estar erradas, pero pueden estar erradas o porque son muy altas o porque son muy bajas.

En este momento, creo que las tasas tienden a ser bajas y la demanda está presionando al alza de la cotización del dólar en términos de bolívares, y si se habla en economía de esta situación es comprensible, ya que el gobierno imprime bolívares a través del BCV, para financiar el déficit en bolívares de Pdvsa.

Los bolívares inundan la economía y salen a comprar dólares. El suministro de dólares es limitado, como lo vemos en las reservas internacionales, que apenas superan los 16 mil millones de dólares, y eso es la combinación de elementos para que el bolívar se deprecie: muchos bolívares sin valor, pocos dólares, mientras los precios se guían por esa relación dólar-bolívar, que se deprecia.

Esto va con la economía básica: en el siglo XXI no se puede argumentar la ignorancia de esto. El dogmatismo ideológico del chavismo puede servirle de excusa, pero la verdad es que desestabilizaron la economía venezolana, crearon la inflación más alta del mundo y no saben cómo detenerla. Entre tanto, se dedican a la propaganda para tratar de eludir su responsabilidad por esta situación, y lo cual es muy lamentable.

Usted acaba de decir que la inflación pasa de 100%, aun cuando no se tiene la información oficial, y que a finales de este año pudiera ubicarse en 200%. Supongo que esas son estimaciones extraoficiales, ¿no?

— Son estimaciones mías tomando, incluso, el promedio que los analistas de bancos internacionales hacen sobre Venezuela. Todos estiman que la inflación está sobre 170%, y mis colegas en Venezuela también manejan esa cifra. Básicamente, nadie quiere cruzar la línea de 200%. Pero en una situación de desbalance socioeconómico desbordada es cuestión de tiempo para que a principios de 2016 o finales de 2015 estemos ahí.

A mí me sorprende la sangre fría que tiene Nicolás Maduro y el equipo de gobierno que lo acompaña de contemplar esto, y dedicarse a hacer retórica ideológica.

¿Tú crees que el gobierno está dispuesto a vender todos los activos, sobre todo de Pdvsa, que tiene en el extranjero?

— No sé si venderán todo, pero han vendido parte de las reservas de oro o han tomado préstamos con éste como garantía; han liquidado los derechos especiales de giro, que son títulos del Fondo Monetario Internacional; han vendido refinerías pequeñas; han buscado darles garantías a China y a Rusia con las reservas de minerales al país. Están liquidando todo lo que pueden para contar unos meses más de divisas, que estarían destinadas a importaciones limitadas, a los fines de atacar la causa del desbalance macroeconómico.

Uno no sabe qué esperan, si acaso un milagro, porque ni siquiera el alza del precio del petróleo podría resolver la dinámica del desbalance de déficit fiscal, financiamiento monetario, depreciación del bolívar, más inflación y desabastecimiento: una centrífuga de inestabilidad. No hay solución sin un plan económico petrolero de emergencia, basado en hacer funcionar mercados, lo cual va en contra de la planificación central del socialismo chavista.

El ministro de Finanzas, Rodolfo Marco Torres, ha señalado que el gobierno cuenta con los recursos para honrar los compromisos de la deuda externa, que están pendientes para este año. ¿Eso es así?

— Yo creo que ellos tomaron previsiones hasta para el 2015. Pero a partir del primer trimestre de 2016, cuando van a quedar pocas cosas que vender; pocos activos en dólares que vender, creo que no van a poder servir la deuda sin sacrificar las importaciones para el país. El sector privado está postrado, los consumidores venezolanos están limitados por el desabastecimiento o por los precios, que se consiguen, de manera que para marzo de 2016 servir la deuda implicaría un enorme sacrificio, a menos que vendan Citgo y toda su red de refinerías, causándole una enorme amputación a Pdvsa del brazo de ventas en los EEUU, porque si las refinerías de Citgo se fueran a vender, tendría que ser para producir recursos para una estrategia petrolera.

No para comprar por unos meses más productos para abastecer al país sin tener un plan de cómo estabilizar al país. Me parece irresponsable, repito, no tener un plan para estabilizar al país y dedicarse a hacer propaganda chavista.

.

La Razón

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529