Visión Global

Para rematar se caen los precios del petróleo

Para rematar se caen los precios del petróleo


El mercado petrolero viene palo abajo. Este martes 2 de agosto, los precios volvieron a cruzar en caída la barrera de los 40 dólares el barril, cerrando en 39,51 dólares. Un nivel de precios que no veían los mercados desde abril pasado.

Sin embargo, los analistas prefieren calificar el mercado como “volátil”, y señalar que estamos en un momento de aumentos y caídas de los precios.

Desde junio de este año los precios del crudo no han hecho otra cosa que caer. Estiman los expertos que pudiera llegar en corto tiempo a 30 dólares el barril.

En los reportes financieros de las más importantes empresas petroleras está reflejado el estado del mercado a la baja del último trimestre (abril-junio).

Conoco-Phillips, que en el segundo trimestre del 2015 vendió petróleo a un precio promedio de 39,06 dólares, vendió en el mismo período del 2016 a un promedio de 27,79 dólares el barril, en tanto en su último reporte financiero informa que su punto de equilibrio está en 45 dólares.

La lectura del reporte de Conoco lleva directamente a una conclusión: está en problemas. Lo que no es diferente en las petroleras Exxon y Chevron, así como para toda la industria.

Si bien es difícil conocer las cifras e indicadores de PDVSA, no es exagerado pensar que también está problemas.

El estado de PDVSA

En el último reporte conocido de PDVSA, para el 31 de diciembre del 2015 –dos trimestres atrás del común de las petroleras a nivel mundial- el panorama no es de problemas, es de terror.

El economista y académico Pedro Palma, en su escrito de opinión en el diario El Nacional, analizó breve pero concisamente los estados financieros consolidados de PDVSA y el Informe de Gestión Anual.

Palma señala que “el análisis de esos documentos ratifica lo que se ha venido alertando desde hace varios años, en el sentido de que la gestión de esa organización la está llevando a la ruina”.

Entre otros factores que están llevando a la estatal petrolera a la ruina, Palma resume: la transferencia compulsiva de cuantiosos recursos a fondos destinados a financiar gasto público, la obligación de destinar una enorme cantidad de dinero al financiamiento de operaciones que nada tienen que ver con su actividad medular, la severa estrechez financiera, y a abandonar o descuidar una serie de tareas fundamentales del negocio petrolero.

Como consecuencia de estos factores, PDVSA muestra “una caída sostenida de su capacidad de producción y de sus volúmenes de exportación, situación que se ha
agravado por el desplome de los precios petroleros de los dos últimos años”.

Para sustentar esta apreciación, el académico menciona como ejemplo “la desproporcionada carga que tiene que asumir Pdvsa para financiar los distintos programas sociales del gobierno”, que no son otra cosa que las llamadas “misiones”.

Al cuantificar esta consecuencia, Palma extrae del Informe 2015 que por ese concepto superaron los 19,2 millardos de dólares, “una cifra 21,2% mayor que la de 2014, a pesar de la caída de 49,5% del precio promedio de exportación”.

Adicionalmente, Pedro Palma recuerda que Pdvsa está obligada a pagar con petróleo la cuantiosa deuda contraída por el gobierno con China. Esto a pesar que la “empresa no ha sido la que ha recibido ni ha utilizado los fondos obtenidos a través de esos préstamos”.

Por este concepto, “Pdvsa despachó al país asiático 579 mil barriles diarios (MBD) de crudo y productos, de los cuales 375 MBD se destinaron al pago de capital e intereses de la deuda contraída, por lo que tan solo 204 MBD, es decir un 35% del volumen enviado, le produjeron ingresos a la empresa”.

Otra pesada carga la generan los Acuerdos de Cooperación Energética suscritos con distintos países de la región, financiados a largo plazo con intereses de 1% y 2%.

Señala que a pesar que los convenios de Petrocaribe, Alba y otros a países distintos a Cuba pasaron de 108,9 MBD en 2014 a 88,3 MBD en 2015 (caída del 18,9%), “la situación con Cuba fue muy diferente”.

De hecho, los despachos a Cuba, aumentaron 9,4% en 2015 con respecto al año precedente. “Ventas que no las paga el país caribeño en efectivo”. “El valor de esos despachos … fue de 1.593,9 millones de dólares”.

Como contra parte, el gobierno cubano le cobra a Venezuela 14 mil dólares mensuales por cada uno de los 28.000 especialistas de salud que presta sus servicios en la Misión Barrio Adentro. “Cifra, por cierto, muy superior a la que se le paga a cualquier médico venezolano en los hospitales públicos”.

Concluye Pedro Palma su análisis advirtiendo que “Con cargas financieras como las descritas se condena a la ruina a cualquier empresa, por lo que la trillada frase “ahora Pdvsa es del pueblo” no es más que una burda y chocante falacia”.

Se agudizará la crisis

Conoco-Phillips, Exxon y Chevron, entre otras petroleras, no tienen las cargas financieras de PDVSA. A pesar de ello sus reportes financieros son críticos con el actual nivel de precios del criudo. Trabajan en bajar los costos, salen de activos y actividades, y tienen costos relacionados con la producción más altos que PDVSA.

Al estimarse que los precios seguirán bajando –estimación generalizada entre los expertos- es obvio pensar que la crisis venezolana continuará agudizándose.

Así que a los problemas de la carestía, el desabastecimiento y la inseguridad, se suma ahora una caída de los precios del petróleo. Como dice el refranero popular: “solo faltaba que pariera la abuela”.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529