Visión Global

Personas con VIH no pueden hacer un seguimiento de su enfermedad

Personas con VIH no pueden hacer un seguimiento de su enfermedad


La crisis asistencial de salud no discrimina. La ONG Positivos en Colectivo alertó que desde octubre de 2015 no hay reactivos para carga viral ni recuento linfocitario en Venezuela

Ernesto es un joven venezolano que trabaja, estudia y lleva una vida como cualquier otro pero desde finales de 2015 mantiene una gran preocupación porque no puede realizar un seguimiento de su enfermedad. Aunque no tiene ninguna evidencia física y su salud se mantiene en buen estado, es una persona con VIH.

“Mi vida es como la de cualquiera, con la diferencia que yo tomo antirretrovirales para mantener a raya el virus de inmunodeficiencia humana”, relata.

Para medir la efectividad del tratamiento que se le suministra, debe realizarse dos exámenes: uno es la carga viral y el otro son los linfocitos CD3/CD4 /CD8. Sin embargo, advierte que “en el país no hay reactivos para realizarme esas pruebas” que resultan vitales para su salud.

Ernesto es parte de los ciudadanos registrados el Programa Nacional ITS-VIH/SIDA, administrado por el Ministerio de Salud, organismo que dicta las pautas a seguir a través de los centros médicos del país para el control de la enfermedad.

“Toda esta situación me preocupa y lo peor es que no hay respuesta. Nadie de un ente gubernamental se ha pronunciado al respecto. Aunque sea exagerado decirlo, yo creo que aquí se está aplicando un genocidio silencioso contra los pacientes VIH positivo. Esto es más grave de lo que se piensa y somos muchos los que estamos siendo afectados”.

Mauricio Gutiérrez, coordinador de la ONG Positivos en Colectivo, señala que desde octubre de 2015 no hay reactivos para carga viral ni recuento linfocitario en Venezuela.

“Nosotros lo hemos venido denunciando a la Defensoría del Pueblo y a través de nuestras redes sociales, sin respuesta. Pero no es solamente el problema de la falta de reactivos, es la obligatoriedad por las pautas que dicta el mismo Ministerio de Salud de tener esos exámenes para indicar el tratamiento o cambiar el mismo”, señala.

Gutiérrez alertó que al no contar con exámenes necesarios, los médicos pueden negarse a comenzar el tratamiento, poniendo en riesgo la vida de la persona afectada.

“Hace unos días me contactó una persona desde Maturín para informarme que sólo pudo costearse el examen de recuento linfocitario y tenía la cantidad de linfocitos que dicta el protocolo para iniciar el tratamiento, tomando en cuenta sólo los CD4, y la doctora tratante le negó el acceso a los medicamentos. Llama la atención que en la actualidad existan personas que trabajan en el programa y han sido anteriormente activistas y ahora guarden silencio ante los problemas existentes actualmente”.

Señaló que desde 2008, desde la gestión del entonces ministro de Salud, Jesús Montilla, ha ido mermando la respuesta del Estado a la epidemia de VIH.

La Red Venezolana de Gente Positiva advierte que 61 mil 686 pacientes que padecen VIH están en riesgo de quedarse sin tratamiento. Aseguran que para junio, más de 30 medicamentos antirretrovirales se agotarán totalmente.

La organización explica que la merma de fármacos se debe a que el Ministerio para la Salud no realizó la compra en su debido momento.

Afirman que la titular del despacho, Luisana Melo, no compró el 90% de estas medicinas (por 32 millones de dólares) al Fondo Estratégico de Medicamentos (FEM) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Carga viral en dólares 

En Venezuela sólo hay cinco laboratorios de salud pública que están capacitados para realizar carga viral a pacientes VIH, los cuales están ubicados en Caracas, Zulia, Mérida y Nueva Esparta. En todos los centros públicos existen listas de espera por la cual el diagnóstico de nuevos infectados y el seguimiento de los que ya existen no se está realizando.

Ante ello, Ernesto se dirigió al sistema privado para conocer los costos reales de esa prueba especial. Sin embargo, apunta que tampoco dispone de los reactivos para carga viral. Relata que en centro asistencia ubicado al este de Caracas se le ofreció tomar la muestra, y luego la misma sería enviada a un laboratorio fuera del país con el cual tenían convenios.

“El precio real del examen debía ser cancelado en dólares realizando una transferencia directamente a una cuenta en moneda extranjera. El costo para enero era de 130 dólares. Lamentablemente, por el control de cambio, yo no tengo acceso a dólares y tampoco puedo conseguirlos en el mercado paralelo precisamente porque mis ingresos no me lo permiten. Entonces mi única opción es esperar que lleguen los reactivos al sistema de salud pública. Para ser honesto, tengo mucho miedo de ser víctima de alguna infección oportunista que me lleve a la muerte ante tantos retrasos”, relató el joven.

Gutiérrez denunció también el acceso restringido a condones por parte de ONG para realizar campañas de prevención ya que “la misma está basada en el grado de simpatía que tienen los encargados del programa nacional de Sida con las organizaciones”.

Atención nula
El coordinador Positivos en Colectivo, Mauricio Gutiérrez, señaló que tampoco hay reactivos para diagnosticar enfermedades como Citomegalovirus o la Hepatitis B y C. “La atención de pacientes VIH a nivel de exámenes de laboratorio es casi nula. El Estado no está haciendo los esfuerzos para tener salud ciudadana”,

Solicitud
La Red Venezolana Gente Positiva solicitó al presidente Nicolás Maduro y a la Asamblea Nacional que consideren aprobar un crédito adicional para adquirir antirretrovirales, medicamentos de enfermedades oportunistas y reactivos para pruebas de diagnóstico y control del VIH.

El Tiempo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529