Visión Global

“Pobreza, elecciones y futbol” por Román Ibarra

“Pobreza, elecciones y futbol” por Román Ibarra


Román Ibarra / @Romanibarra.

En medio de la más alta inflación del mundo, y en un escenario de incertidumbre por la falta de certeza acerca de si hay elecciones parlamentarias, o no, la copa América de futbol en pleno desarrollo en tierras chilenas, se convierte en un alivio inmenso y una distracción emocionante frente a tanto desaliento en la escena político, social, y económica venezolana de hoy.

En efecto, salir a la calle para trabajar, o rebuscarse para intentar conseguir el sustento de la familia es una odisea, toda vez, que por las medidas de control auspiciadas por el gobierno comunista de Maduro, y su decisión de destruir al sector privado nacional, no se consigue casi nada en los anaqueles de automercados y abastos. Desde luego, en su empeño destructor, Chávez y Maduro a lo largo de 16 años se han empeñado en importar de otros países para arrodillar al sector productivo.

Queda demostrado plenamente que los intentos por controlar desde el gobierno la economía, sólo producen mecanismos alternos y mercados negros inmediatamente. Basta con observar el alto costo que supone la adquisición de moneda extranjera para la transacción de cualquier producto de consumo general, trayendo como consecuencia el bachaqueo oportunista, con el cual, se enriquece un sector de la población que destina su tiempo a la adquisición de rubros que otros ciudadanos no pueden conseguir.

Estamos inmersos en un cuadro lamentable de alta inflación que impide que el salario alcance para la satisfacción de las necesidades básicas, aunado al hecho de la escasez producida por la imposibilidad del gobierno de importar al ritmo que tenía antes de la caída de los precios del petróleo, por no haber ahorrado en los tiempos de bonanza como aconsejaba el sentido común, por dedicarse a malos negocios, a la destrucción del sector privado y sobre todo a la corrupción desenfrenada que ha caracterizado al gobierno comunista de Chávez y Maduro.

Si al drama que supone el cóctel de la caída del precio del petróleo venezolano, con escasez, inflación, destrucción y persecución del sector privado y bachaqueo, le sumamos el sometimiento de la ciudadanía a manos de la inseguridad y la delincuencia, nos encontramos en una sociedad huérfana de disciplina y normas; estamos en una sociedad anárquica en la que el Estado no tiene la dirección de sus instituciones, y ha perdido el monopolio de la violencia legítima, con lo cual, se convierte en un Estado Fallido. Frente a ese mar caótico del país actual, el gobierno lejos de abrir una válvula que permita drenar la presión contenida, opta por cerrar espacios y buscar enemigos externos para justificar su responsabilidad absoluta por la crisis, e intentar –sin lograrlo- su innegable mediocridad y estupidez  de acción. Así un día amanece con ganas de atacar al reino unido por el conflicto con Guyana que ellos mismos crearon, y al día siguiente pelea con Obama por imperialista, pero no pierde oportunidad de tomarse fotos con representantes del gobierno norteamericano en actitud suplicante; declara persona non grata a figuras mundialmente reconocidas como Felipe González, mientras el país se hunde a la velocidad del relámpago.

Mientras tanto, los venezolanos de a pie seguimos intentando sobrevivir en medio de tantas dificultades, sin que ello nos borre la sonrisa de la esperanza por la construcción de un mejor mañana; no podemos dejarnos derrotar por el odio. Que pongan la fecha de las elecciones cuando quieran, que nosotros vamos a ejercer nuestro derecho democrático, pero por ahora vamos a ligar a la vinotinto, y los esperamos en la bajadita. Vale.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529