Visión Global

“Política de la responsabillidad” por Fernando Mires

“Política de la responsabillidad” por Fernando Mires


Fernando Mires / @FernandoMiresOl.  

Con la sensatez que siempre lo caracteriza, el escritor nicaragüense Sergio Ramirez decidió romper una lanza a favor del presidente Manuel Santos en su artículo titulado: “Si quieres paz, prepárate para la paz” (El País, 5.05.2015). Lo ha hecho en momentos en los cuales arrecia el huracán de críticas contra Santos por seguir manteniendo conversaciones con las FARC. Después de la masacre del Cauca con un saldo de diez soldados muertos, los maleantes de las FARC han dejado, en verdad, mal parado a Santos.
Pero el razonamiento de Ramirez es claro: Citemos: “¿Qué hay al otro lado de la paz sino la guerra? ¿Cuál es la propuesta de quienes quieren que el proceso de La Habana fracase? Porque si las conversaciones se suspenden, lo único que habrá será más combates, más muertos, más desplazados de sus hogares, más penurias y sufrimientos de la población campesina”.
Concuerdo plenamente con Ramírez. La política, él lo sabe, no es un lugar habitado por ángeles del Señor. Es por eso que cuando tomamos partido a favor de una opción, no lo hacemos casi nunca por la que más quisiéramos sino por la menos peor. Saber detectar donde está el mal menor es responsabilidad de la inteligencia de cada cual.
“La política se hace con la cabeza y no con otras partes del cuerpo”, dictaminó Max Weber. Dictamen válido para los profesionales políticos pero con mayor razón para quienes comentamos los avatares de la política.
Quizás ya ha llegado la hora de decirlo: Los que opinamos por escrito seremos leídos por otras personas, entre ellas, algunos jóvenes. Jugamos un papel, por mínimo que sea, en el proceso de formación de opiniones. Eso obliga a pesar cada palabra, a ser responsable con cada frase que escribimos. Y una de esas primeras responsabilidades parte de la premisa sustentada por Ramírez: “¿Cuál es la otra propuesta?” No hacer esa pregunta y escribir solo para dar rienda suelta a nuestras emociones, sería una gran irresponsabilidad.
¿Cuál es la otra propuesta? Es la misma pregunta que me he hecho al leer a diversos columnistas de la oposición venezolana cuando atacan a la única organización política unitaria que tienen: la MUD.
Naturalmente, cada uno está en el derecho de estar a favor o en contra de algo. Si esos columnistas piensan que la vía electoral conduce al fracaso, o si creen que hay que aplicar “diversas vías de lucha”, es su deber formularlo. Pero también deben decir dónde están las multitudes esperando ser convocadas a las calles. Dónde está el sindicato A B o C.  Dónde están los organismos de masas, los comandos populares, las comunidades campesinas, la gente dispuesta a morir por la patria, los generales demócratas. Si no lo dicen, cualquiera tiene el derecho a pensar que esos columnistas no son más que una tropa de exaltados mentales.
En los momentos límites de la política los caminos no se “eligen”. Ahí se hace lo que se puede de acuerdo a lo que se tiene. Llamar a las calles sin saber a quienes se llama y sin siquiera nombrar a las próximas elecciones parlamentarias es, por decir lo menos, un acto de enorme irresponsabilidad. Una tan grande como la de los críticos de Santos cuando llaman a continuar la guerra.
Recuerdo, al escribir estas líneas, cuando en una de las últimas reuniones de la fracción disidente del MIR chileno en Concepción, pocos días antes del golpe de 1973, nos llegó una comunicación del Partido Socialista de la región conteniendo un llamado a la insurrección armada. “Esa gente está loca”, fue mi comentario. “Quizás no”, dijo otro. “Quienes así escriben deben tener por lo menos a tres batallones al lado suyo”.
No tenían a ninguno.
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529