Visión Global

Premio Nobel a Bob Dylan reconoce calidad literaria de los trovadores

Premio Nobel a Bob Dylan reconoce calidad literaria de los trovadores


El cantautor estadounidense Bob Dylan fue galardonado este jueves 13 de octubre con el Premio Nobel de Literatura, “por haber creado nuevas expresiones poéticas en el marco de la gran tradición musical americana”.

El anuncio por parte de la Academia Sueca, a parte de ser inesperado por la sorpresa que causó en el mundo literario, provocó muchas críticas y rechazos.

Entre otros comentarios, se señala que no es un escritor; que el próximo premio se lo darán a Messi, que es un poeta en la cancha de fútbol; que de ahora en adelante cualquiera puede ganar un Nobel; etc.

En estas críticas, que también provinieron de algunos escritores, se escondería un desconocimiento de las diversas formas de expresión humana.

No solo la novela y el cuento, la prosa y la poesía, el drama y la filosofía, la ficción y la historia, son maneras que tienen las personas para expresarte.

Con el Nobel a Bob Dylan se reconoce el aporte poético de las letras de sus composiciones musicales, donde la música es el transporte que nos trae esos poemas, que la Academia Sueca valoró por su calidad literaria.

En el caso de Dylan, sus poemas nos llegaron en audio, no impresos necesariamente en papel. Para ello ha tomado una guitarra, hace sonar sus cuerdas y cual trovador, ha usado su voz para comunicarse.

Dylan, como cualquier otro poeta, ha logrado transmitir sentimientos con sus versos. La música, ha sido algo así como un bono extra.

Desde los años 60, cuando irrumpe en la escena estadounidense, las letras de sus composiciones han inspirado varias generaciones.

Recientemente, un historiador señaló, que los últimos nueve presidentes de los Estados Unidos, han citado a Bob Dylan en sus discursos oficiales. Lo que abarca los últimos 53 años de la vida política de ese país.

Para los jóvenes, las letras de sus canciones han servido de orientación en momentos de grandes controversias y dudas, como las vividas por la sociedad de EEUU en los años 60 con la Guerra de Vietnam.

Ni Dylan se trazó como meta escribir canciones protestas y encabezar una revolución (como ha declarado innumerables veces), ni pensó en ganar el Premio Nobel de Literatura.

Simplemente ha hecho en su vida lo que más le gusta: componer melodías y escribir letras para luego cantarlas, acompañándose con su guitarra.

Para muestra, basta con transcribir parcialmente la letra de “Flotando en el viento”, uno de sus primeros éxitos (1963).

Cuántas veces debe un hombre levantar la vista,

antes de poder ver el cielo.

Cuántas orejas debe tener un hombre,

antes de poder oír a la gente llorar.

Cuántas muertes serán necesarias,

antes de que él se de cuenta,

de que ha muerto demasiada gente.

La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento.

La respuesta está flotando en el viento.

Para quienes nos encontramos, entre esas varias generaciones de jóvenes que ha inspirado, el Nobel de Literatura premia en Bob Dylan esa tradición milenaria de los trovadores, seres visionarios que en forma sencilla llegan a lo más íntimo de la fibra humana.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529