Visión Global

Primer balance de la Asamblea Nacional: Entre la apertura y el cerco institucional

Primer balance de la Asamblea Nacional: Entre la apertura y el cerco institucional


El primer período ordinario de sesiones de la primera Asamblea Nacional de oposición desde que entró en vigencia la Constitución de 1999 culmina hoy con dos lecturas: apertura y cerco.

Por un lado, voces silenciadas durante tres lustros fueron escuchadas a través de una nueva mayoría, de la diversificación de los derechos de palabra y del regreso de los medios de comunicación al Hemiciclo.

Pero por el otro lado, el Parlamento se vio de manos atadas. La derecha, por 25 sentencias del TSJ que anulan sus atribuciones esenciales: representar, controlar y legislar. Y la izquierda, por un férreo cerco financiero aplicado por el Ejecutivo, que se limitó a bajar únicamente los recursos para el pago de sueldos y cerró el grifo al resto de las partidas (suministros, materiales, servicios, etc.) lo que causa estragos al funcionamiento de la institución.

“En la comisión de Finanzas no se distribuye la cuenta ni las leyes en papel, sino de manera digital, porque no hay papel y tampoco se han podido hacer los contratos de mantenimiento de las impresoras”, ejemplificó el presidente de esa instancia, Alfonso Marquina (MUD).

Pese a todo, la bancada opositora está satisfecha. “Me siento orgulloso de la agenda social que presentamos, con leyes orientadas a un cambio en la economía, como la de producción nacional; a reconocer derechos, como la de cestaticket para jubilados, y a democratizar derechos, como la que otorga la propiedad de la Misión Vivienda”, aseguró Julio Borges, jefe del bloque de la Unidad.

Desde la otra acera, el jefe del bloque de la Patria, Héctor Rodríguez, desestimó los resultados: “Habría que preguntarle a cada ciudadano en qué nos ha servido esta Asamblea en este primer período y la respuesta es obvia: no nos ha servido absolutamente para nada”.

Lo que viene

Para el segundo semestre del año, y en lo inmediato, para el período extraordinario, la oposición mantendrá sus prioridades en lo social con la próxima aprobación de las leyes para la protección del salario, para la inclusión de más venezolanos en el Seguro Social, para garantizar la alimentación escolar y para proteger a los funcionarios policiales, entre otras.

Además, de las 11 investigaciones en curso por mandato de la plenaria, en los próximos días irán a debate el Informe de la Comisión Especial que investiga la Discriminación de los CLAP, el Informe de la Comisión de Régimen Penitenciario sobre los sucesos de la Cárcel de Nueva Esparta y Diagnóstico del Sistema Carcelario y el Informe de la Comisión Especial que investiga la Crisis Eléctrica.

Mientras, el trabajo político se enfocará, dijo Borges, en “hacer entender al gobierno que ya no es mayoría”, “seguir defendiendo la Constitución” y “seguir avanzando en la recuperación institucional con la renovación del CNE y el TSJ, e investigando y denunciando la corrupción”.

El oficialismo aspira a otra cosa. “Que la oposición se enserie, que deje la politiquería barata y deje de estarse peleando por un coroto. Que la AN se ponga a trabajar por el país”, dijo Rodríguez.

El reto

En estos meses también se vio en acción, por primera vez en 17 años, a un poder público independiente del Ejecutivo. La AN ofreció contrapeso y se convirtió en un escenario de alertas tempranas para la opinión pública nacional e internacional. La activación de la Carta Democrática Interamericana de la OEA, a petición del Parlamento, es una muestra.

Ese papel debe profundizarse y afinarse con nuevos espacios de diálogo necesarios para superar la coyuntura, afirma la directora del Instituto Venezolano de Estudios Sociales y Políticos, Francine Jácome.

“Es importante que, además de continuar con su agenda de leyes y debates, la AN considere su participación en los distintos escenarios de diálogo. Pero además, es muy importante que tanto la AN como la MUD definan escenarios propios de diálogo que no necesariamente sean los que ha planteado el gobierno. Por ejemplo, con organizaciones de la sociedad civil, con otros partidos políticos y con organizaciones internacionales”, sostiene Jácome.

LAS CIFRAS
67 sesiones realizó la AN incluyendo la de instalación, 5 especiales, una solemne, 2 extraordinarias y 58 ordinarias.

8 leyes fueron sancionadas, pero solo está publicada en Gaceta Oficial. 5 fueron declaradas inconstitucionales y una sin recursos para su implementación.
1 voto de censura contra un ministro del gabinete: Rodolfo Marco Torres, de Alimentación.
19 derechos de palabra a la sociedad civil y 69 acuerdos parlamentarios diversos.

Maru Morales/El Nacional con edición de Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529