Visión Global

Productos “controlados” montados en la ola de la alta inflación

Productos “controlados” montados en la ola de la alta inflación


Consumidores de la zona norte del estado Anzoátegui reportaron que algunos artículos de la cesta básica han aumentado de costo constantemente sin notificación a los usuarios

“Ahora mismo están llegando bolsas de café de medio kilo con precio justo marcado en 2.481 bolívares”, aseveró Emiliana Pacheco, consumidora asidua del producto.

Sin embargo, ese no es el último precio publicado en la página web de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde). Según el portal, el kilo de ese rubro debe venderse en 694,21 bolívares.

Leidy Marín contó que después de hacer una larga cola, pudo comprar una salsa de tomarca  Heinz de 342 gramos  a un precio justo 1.400 bolívares, lo que la pone por encima de la carne y el pollo, en cuánto al costo se refiere.
La lata de atún Margarita de 184 gramos en aceite vegetal  cuesta actualmente 4.435 bolívares; el precio anterior, fijado hace seis meses, era de Bs 943.

“Esto es todo el tiempo, pero el que no hace cola no se da cuenta de cuánto están costando las cosas”, aseveró  Almira Villarroel.

Otros artículos como la mortadela, mayonesa, leche en polvo, harina de trigo, pan y queso están dentro de ese mismo grupo con precios que no se muestran en el historial de actualizaciones del Sundde en su página web. Su costo es mucho más elevado que lo que usualmente estipula el organismo y que, aunque parecieran haber sido liberados, su distribución y compra continúa bajo el control del ente.

De acuerdo con ese testimonio, el Sundde estaría clasificando los rubros en dos: los que aumentan una vez al año y son anunciados previamente; y los que se incrementan constantemente sin ningún aviso. Sin embargo, en ambos casos el alza de los precios en el mercado real ha sido superior al 100% del costo anterior.

Posibles explicaciones

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Bachar Kabrosly., explicó que actualmente en el mercado existen productos regulados cuyo precio permanece fijo y es reajustado anualmente por el gobierno; y otros controlados, los cuales están aumentando progresivamente, pero de la mano de la Sundde.

“Vemos que están incrementando los precios de algunos rubros gradualmente, los más prescindibles. Suponemos que es con la finalidad de que el usuario no sienta de repente un golpe fuerte en el bolsillo. El problema es que el valor de los artículos supera en gran magnitud el poder adquisitivo de los ciudadanos hoy en día”, argumentó.

Efecto Sundde

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) inició sus actividades en enero del 2014, en sustitución del Indepabis, para “garantizar  la protección del ingreso de las familias venezolanas (…) con un personal calificado y comprometido con las políticas dictadas por el gobierno revolucionario”.

Sin embargo, a partir de la regulación de precios de los artículos de primera necesidad por parte del organismo, ha habido una espiral de aumento del costo de venta de estos rubros en el mercado informal, debido a la escasez que originó su control. Además, surgieron  las colas para su adquisición.

En enero de este año, el pollo podía comprarse hasta en 1.000 bolívares el kilo en el mercado municipal de Puerto La Cruz; en mayo, un día después del último ajuste, llegó a costar un poco más del doble. Hoy vale 2.700 por kilo, a pesar de que el rubro está regulado en 850,37 bolívares.
La carne de primera de res, cuyo precio fue fijado en 250 bolívares el kilo, se cotizaba a inicios de este año en 1.600 bolívares, mientras que a final del segundo trimestre  llegó a costar 4.500.

El cartón de huevos, antes de su regulación, costaba cerca de 1.200 bolívares, pero luego de regular su precio en 420 bolívares, pasó a valorarse a finales de junio hasta en 4.000 bolívares.

Otros rubros

Artículos  de higiene regulados  como el detergente para lavar, pasta de dientes, desodorante, jabón de baño, champú, papel higiénico, toallas sanitarias y pañales son más difíciles de conseguir y más caros, puesto a que a diferencia de los alimentos, sólo se comercializan los que los bachaqueros pueden adquirir en las colas o a través de “otras transacciones”.

Uno de estos comerciantes ilegales, cuya identidad prefirió no revelar, comentó que a pesar de que los productos han aumentado su costo, la demanda se ha mantenido debido a su poca distribución.

“Los que no pueden hacer colas, nos compran, yo tengo mis clientes fijos. Ellos comprenden que ese es mi precio por madrugar, aguantar malos tratos y abusos. Con esto, yo apenas mantengo a mi familia; los verdaderos bachaqueros, los que se lucran grandemente con esto son otros, y esos no hacen colas”.

Secuelas 
En enero de este año, el pollo se cotizaba  en 1.000 bolívares el kilo en el mercado municipal de Puerto La Cruz. En mayo, un día después del último ajuste, llegó a costar  2.300 bolívares, y hoy se está vendiendo a 2.700 el kilo a pesar de que el rubro está regulado a 850,37 bolívares.

El Tiempo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529