Visión Global

Proponen renuncia colectiva de la dirección nacional de Copei

Proponen renuncia colectiva de la dirección nacional de Copei


Lo que acontece al partido Copei, con sus 70 años a cuestas, no deja que causar sorpresas. El partido ha estado sometido a la tenaza del TSJ y la MUD.

Intervenida su dirección nacional por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) los expulsó de la alianza, y se repartieron las candidaturas a diputados que le correspondían a los copeyanos.

Esta doble acción, logró que sea la primera vez que en el parlamento venezolano no esté al menos un representante de Copei, desde 1946.

El caudal electoral de los copeyanos, que a nivel nacional se ubica entre los 600 mil y el millón de electores, no pudo votar por sus candidatos el pasado 6 de diciembre.

Entre principales y suplentes, los copeyanos estiman que de seguir en la alianza hubieran sido electos no menos de 37 candidatos copeyanos.

Ante esta situación, ha surgido la voz de la joven periodista Mercedes Malavé González, nieta de Godofredo Gonzáles, segundo presidente nacional de Copei, y fundador del partido.

La joven Malavé González envió una carta, en la cual pide la renuncia a la dirección nacional, hoy suspendida. “A esta Dirección Nacional de COPEI le pedimos el mismo gesto grande de renunciar. Algunos por avanzada edad, otros por problemas de salud y alguno por exceso de compromisos. Todos podemos servir desde cualquier condición. En el caso concreto de COPEI, acciones y omisiones en la Dirección Nacional nos trajeron hasta aquí”.

La intervención

Debido a la manera en que se manejó internamente el tema de la designación de los candidatos, un grupo de dirigentes regionales introdujo ante el TSJ un amparo en procura de que se respetaran los Estatutos del partido.

De acuerdo al articulado, es necesario contra con la opinión de las direcciones regionales, para que la dirección nacional designe los candidatos que Copei postularía dentro de la alianza. Lo que de acuerdo a los dirigentes regionales, no fue cumplido.

En ese manejo abyecto, con el cual el TSJ ha venido juzgando, la Sala Constitucional no solo ordenó la realización de las consultas, sino que para su aplicación suspendió a toda la dirección nacional y designó a los demandantes como dirección nacional “ad hoc”.

Superado el episodio de las elecciones, el partido Copei quedó sin dirección nacional. Se agotó de hecho el mandato a la directiva ad hoc, y la anterior dirección nacional sigue suspendida por mandato del TSJ.

Carta de Mercedes Malavé González:

mercedes malave gonzalez-CopeiEstimados miembros de la Dirección Nacional de COPEI:

Con todo respeto, veneración y salvando las distancias de lo que estamos viviendo hoy en el Partido, me viene a la memoria la “sorprendente e histórica decisión”, como lo calificó algún medio de comunicación, con la que el emérito Papa Benedicto XVI renunció a su ministerio debido a su avanzada edad que no le permitía ejercer de forma adecuada las exigencias como pontífice. Fue una decisión tomada con plena libertad y conciencia, pero sobre todo con una humildad sobrecogedora: “el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”. 

La renuncia fue el acto que dio paso a lo que viene siendo el exitoso pontificado de un obispo latinoamericano. Las cualidades del Papa Francisco saltan a la vista de todos; pero lo más importante no son sus cualidades, ni siquiera sus defectos, sino que es el hombre que la Iglesia y el Mundo de hoy necesitan. 

Cuando una organización no marcha el ritmo que debe, cuando la conducción comienza a fallar por distintos motivos, cuando la autoridad va mermando y los problemas y el descontento se multiplican sin dar con las soluciones adecuadas… lo indicado y lo justo es ponerse a un lado para seguir ayudando de otra manera. No sólo Ratzinger, también Ramón Guillermo Aveledo hizo un gesto parecido de grandeza, de hombre cristiano. 

A esta Dirección Nacional de COPEI le pedimos el mismo gesto grande de renunciar. Algunos por avanzada edad, otros por problemas de salud y alguno por exceso de compromisos. Todos podemos servir desde cualquier condición. En el caso concreto de COPEI, acciones y omisiones en la Dirección Nacional nos trajeron hasta aquí. Alguno puede sentirse menos responsable por sus omisiones, ya que no cometió acciones perjudiciales, pero no olvidemos que las malas acciones se cometen por la ausencia de control, de legislación, por la falta de interés, por no dar importancia a pequeñas hábitos que acaban siendo grandes vicios. 

Ninguno de nosotros está exento de afrontar la misma decisión en un futuro; he ahí la trascendencia de su decisión. Estamos escribiendo la historia de la democracia cristiana en Venezuela. Muchos saludos a todos. 

Mercedes Margarita Malavé González

— Fin de la transcripción de la carta de Mercedes Malavé González—

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529