Visión Global

Proporción de niños trabajadores se duplica tras severa contracción económica

Proporción de niños trabajadores se duplica tras severa contracción económica


Gabir no va a la escuela. No tiene tiempo para jugar. Durante 8,5 horas trabaja bajo el sol. Sus manos tienen callos y su cuerpo no soporta el peso. Es uno de los 168 millones de niños en el mundo que ha dejado su infancia a un lado para trabajar.

La cifra proporcionada por la Organización Internacional del Trabajo en su informe de 2015 refleja un problema que afecta a todo el planeta.

La vulnerabilidad económica asociada a la pobreza, la falta de educación y las presiones de género son las principales razones por las que los niños son empujados al trabajo. Las carencias sociales, económicas y afectivas en el hogar son otros puntos en contra que conducen a la violación de los derechos fundamentales y de los niños.

En Pakistán, en una fábrica de ladrillos se encuentra Gabir, pero niños como él también son explotados en las minas de oro de Ghana y Malí, en la industria bananera de Ecuador o en las tabacaleras de Estados Unidos, por exponer tan solo algunos ejemplos.

La edad mínima para trabajar varía en cada país, pero el Convenio 138 de la OIT establece que no debe ser inferior a la edad en que cesa la obligación escolar. Unicef aclara que los niños pueden trabajar en labores ligeras a partir de los 15 años  de edad (14 años en los países en desarrollo) y las labores arduas las dejan a los adultos. Sin embargo, actualmente 47,5 millones de jóvenes entre 15 y 17 años trabajan en tareas peligrosas, 28% del total de niños en trabajo infantil.

Varias ONG coinciden en que las cifras han descendido en los últimos años a raíz de los programas educativos y de fomento del trabajo en adultos (en 2004 se situaba en 317 millones de niños). La tendencia a la baja ocultó el creciente número de niños trabajadores en África y socavó el tema en América Latina, donde en algunas zonas el problema es censurado, evadido o es difícil obtener información, como observaron algunas ONG frente a la ONU.

En esta región, la cantidad de niños que trabajan ascendió a 12,5 millones en 2013, afirmó la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura. De estos, 48% trabaja en el campo, y Aldeas Infantiles calculó que 70% están “en situación de riesgo o sufren extrema explotación”.

Los más vulnerables. Gabir trabaja en extensas jornadas a cambio de precarias condiciones y una mísera remuneración equivalente a 60 centavos de dólar. Por ser varón le tocan las actividades de fuerza. Las niñas sufren otro tipo de trato. La mayoría de ellas labora en tareas domésticas,  mientras que en las minas y zonas rurales la presencia de niños es superior.

El Informe de 2012 de la OIT indica que la mayoría de los niños se dedican a la economía informal. En cifras: 58,6% trabaja en la agricultura, 6,9% en labores domésticas y 7,2% en industrias, mientras que 25,4% lo hace en otros servicios distintos y 1,9 en áreas no definidas.

La situación empeora cuando el trabajo no está reglamentado, lo que ocurre en muchos países. La OIT señala que la mayoría de los niños no tienen acceso a ningún tipo de seguridad social ni laboral. Muchas veces se exponen a la muerte.

En ocasiones el trabajo infantil adquiere formas más peligrosas y muchos son arrastrados a hacer actividades que desconocen. La esclavitud, la venta y trata de niños, la servidumbre, el trabajo forzoso, la prostitución, la producción de pornografía y el tráfico de drogas son algunos de los ámbitos más oscuros del trabajo infantil.

Esfuerzo Mundial. En 2002, la Organización Internacional del Trabajo declaró el 12 de junio como el Día Internacional contra el Trabajo Infantil con el propósito de dar a conocer el alcance del problema y promover iniciativas para resolverlo. Incluso Human Right Watch instó en su más reciente informe a que las empresas internacionales ejerzan mayor control sobre su cadena de suministro, “para asegurarse de que no se están beneficiando del trabajo infantil”. Además, numerosas ONG trabajan en programas que incentivan el trabajo en la adultez temprana y fomentan la escolaridad para que niños como Gabir salgan adelante.

Las cifras en Venezuela
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe indica que Venezuela es la nación de la región con menos trabajo infantil. En esto coincide el Centro de Investigación Social, el cual asegura que el trabajo infantil en el país es reducido, si se compara con Bolivia. Pero Venezuela no escapa del problema.

En 2004 la Unicef informó que 89.000 niños entre 10 y 15 años de edad estaban trabajando o en busca de empleo, pero las cifras actuales son difíciles de determinar, de acuerdo con Fernando Pereira, coordinador general de Cecodap. “La mayoría de los niños trabaja sin permiso y sin registro”.

Delia Martínez, oficial de Protección de Niños de Unicef, declaró a Unión Radio: “El trabajo infantil está regulado por la Lopna, pero no tenemos datos nacionales de cuántos niños están trabajando formalmente” y las ONG solo dan aproximaciones.

Cisor, Centro de Investigación Social, precisa que la mayoría de los niños trabajadores en Venezuela son varones de entre 14 y 17 años, que realizan actividades en microempresas familiares o labores rurales. En el campo el problema “puede alcanzar 24% de existencia”.

En su informe de 2012 la OIT aseguró que “la severa contracción económica que ha padecido Venezuela a partir de 2002”, hizo que la proporción de niños trabajadores se duplicara. Mientras que el Centro de Investigaciones Culturales y Educativas señaló en 2012 que el abandono de la escuela es el principal detonante del trabajo infantil que persiste en Venezuela.

EL DATO
En Venezuela el trabajo infantil se rige por el Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, en el que los consejos de protección son los órganos administrativos que tienen rigor en cada municipio. Pero ni los órganos gubernamentales ni las ONG disponen de información clara sobre los niños económicamente activos en el país.

.

El Nacional

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529