Visión Global

“¿Quién fracasó?” por Leonardo Morales P.

“¿Quién fracasó?” por Leonardo Morales P.


Leonardo Morales P. / @leomoralesP.

El líder socialista español-habría que aclarar que democrático- Felipe González estuvo por Venezuela sin lograr un pequeño éxito. Si acaso podrá decirse que la diligencia mejor realizada fue la entrega del merecido reconocimiento a Teodoro Petkoff del premio Ortega y Gasset. Así las cosas, bien pudiéramos decir que Felipe vino y se fue.

La salida de Felipe González de Venezuela es la expresión de una triple derrota. Con los presos políticos de Maduro en huelga de hambre no pudo adelantar ninguno de los objetivos planteados: no los pudo visitar y mucho menos ejercer su defensa. Los huelguistas han debido aprovechar la presencia del líder español para convertirlo en el amplificador mundial de la severa crisis que vive el país y de las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, pero prefirieron mantener una huelga que pone en peligro la salud y sus propias vidas: los huelguistas, actuando tan tercos y extremistas como el gobierno, perdieron una extraordinaria oportunidad para suspender una huelga que ha demostrado escasa utilidad, y nada indica que las cosas vayan a cambiar.

Pero la ida de Venezuela de Felipe González es una derrota terrible para Maduro; quienes se consideran un gobierno humanista y defensor de los derechos humanos no fueron capaces de concertar con el líder socialista los mecanismos para que este certificara el trato del cual son objeto los presos políticos. Tanto la fiscalía como la defensoría del pueblo, suerte de oficinas del gobierno y del PSUV, se desentendieron del caso, desaprovechando la posible intermediación que hubiera podido ejercer Felipe González para el levantamiento de la huelga de hambre que solo conduce a replicar un desenlace tan lamentable como el de Franklin Brito.

El gobierno sigue orientado en el mantenimiento de una lucha existencial, en el no reconocimiento del otro, en el afianzamiento de la idea schmittiana de amigo y enemigo, lo cual impide que el ejercicio deliberativo juegue un papel relevante en la superación y resolución de los conflictos, y, por otra parte, esta misma posición seduce a una parte de la oposición que cree estar cera de la palanca que dejará caer vertiginosamente la hojilla sobre el cuello de sus adversarios decapitándolos. Mientras que la intemperancia rija el comportamiento política, la paz y el sosiego social será una deuda pendiente.

Felipe González se fue sin cumplir los objetivos más gruesos pero seguirá libre junto un amplísimo grupo de exmandatarios iberoamericanos para seguir expresando preocupación por el deterioro de la calidad democrática en Venezuela y denunciando el desplazamiento continuo del gobierno hacia posiciones autoritarias.

Nota: Al finalizar este artículo (11/06-2:30 pm) leo por los medios digitales que Ceballos, en un ejercicio de racionalidad, desiste de la huelga. Bien

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529