Visión Global

Raúl Castro es partidario de la apertura de cubana si ningun tipo de melancolía

Raúl Castro es partidario de la apertura de cubana si ningun tipo de melancolía


El Congreso debe apoyar previsiblemente la nueva política de diálogo de Cuba con Estados Unidos, después de décadas de hostilidades ideológicas entre ambos países. No se espera en cambio que haya críticas sustanciales a la línea de la cúpula gubernamental.
El presidente de Cuba, Raúl Castro, defendió hoy la apertura de mercado de los últimos años en la isla socialista y rechazó una “mentalidad obsoleta” y “sentimientos de mercado” que obstaculicen las reformas.
El país ha avanzado “con paso seguro, sin prisas pero sin pausas” en el proceso de apertura, dijo Castro en la inauguración del séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), cinco años después de la cita partidista que aprobó oficialmente el programa de reformas, informó DPA.
El mandatario, que presentó durante dos horas y media un “Informe Central” sobre la situación del país ante unos 1.000 delegados, criticó en él entre otros puntos las trabas que han impedido una mejor implementación de las reformas.
“El obstáculo fundamental que hemos enfrentado (…) es el lastre de una mentalidad obsoleta”, dijo.
“No han faltado, como era lógico esperar, sentimientos de nostalgia hacia otros momentos menos complejos del proceso revolucionario, cuando existía la Unión Soviética y el campo socialista”, agregó Castro, que abogó también por una mirada distinta hacia un modelo económico de mercado.
“Se requiere dejar atrás prejuicios arcaicos respecto a la inversión extranjera”, pidió. “La introducción de las reglas de la oferta y la demanda no están reñidas con la planificación”, aseguró el mandatario, que apuntó para ello a China y Vietnam, países comunistas que aplican con buenos resultados económicos una política de mercado.
Cuba, regida por un régimen socialista de partido único desde los años 60, fue una aliada estratégica de la extinta Unión Soviética. La caída del bloque socialista a comienzos de los años 90 y la consecuente desaparición de los subsidios de Moscú puso a la isla caribeña entonces al borde del colapso.
Bajo Raúl Castro, la isla ha impulsado en los últimos años una paulatina reforma de mercado para intentar reflotar su maltrecha economía, en la que predomina aún el monopolio estatal.
El mandatario, de 84 años, reiteró también sus planes de dejar paso paulatinamente a un cambio generacional en la cúpula del PCC. Castro propuso entre otras cosas introducir un límite de 60 años de edad para la entrada de nuevos miembros al Comité Central, el gremio de conducción del Partido.
Los cambios legales necesarios se deben realizar de manera paulatina en los próximos cinco años, señaló Castro. Para ello también se debe abordar una reforma de la Constitución.
El presidente anunció en febrero de 2013 que dejará el poder en 2018, cuando se cumpla oficialmente su segundo mandato de cinco años en la presidencia. El menor de los Castro asumió el poder en 2006, inicialmente de forma interina, después de que su hermano Fidel enfermara de gravedad.
El PCC inauguró hoy su primer Congreso en cinco años, celebrado además en medio del histórico deshielo de la isla socialista y Estados Unidos.
El cónclave, considerado la principal asamblea política del sistema de partido único de la isla, se celebrará a puerta cerrada durante cuatro días en el Palacio de Convenciones de La Habana. Además de elegir a un nuevo Comité Central, los 1.000 delegados nominados debatirán los detalles del Informe Central presentado hoy al pleno.
Fidel Castro, que gobernó la isla durante casi medio siglo tras la revolución de 1959, está nominado oficialmente como delegado para el Congreso, aunque no está confirmada su asistencia a las reuniones a sus 89 años.
Los detalles del Congreso estuvieron rodeados de bastante hermetismo en los días previos, como es habitual en actos políticos de esta naturaleza en Cuba.
Incluso militantes del PCC criticaron en las semanas anteriores que no se hubieran dado a conocer los documentos que se debatirán en el Congreso, como ocurrió en citas previas.
El Congreso debe apoyar previsiblemente la nueva política de diálogo de Cuba con Estados Unidos, después de décadas de hostilidades ideológicas entre ambos países. No se espera en cambio que haya críticas sustanciales a la línea de la cúpula gubernamental.
EU / VISIÓN GLOBAL
Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529