Visión Global

“Reconciliación, Paz y Libertad” por Carlos Faria

“Reconciliación, Paz y Libertad” por Carlos Faria


Carlos Faria / @CarlosFariaF.

El fiscal se comunicó con el ministro de la Defensa, para confirmar la fuga. El alto funcionario detalló el escape de tres militares, ocurrido en la cárcel militar de Ramo Verde. Estos militares, dijo el Fiscal Isaías Rodríguez, “tuvieron alguna responsabilidad en un intento de asesinato del presidente de la República”, durante el golpe de 2002, que desalojó del poder a Chávez por 47 horas.

Traigo a colación esta noticia dada al país por este alto funcionario el13 de agosto de 2006, porque el tema de la Amnistía lo asumo en calidad de luchador por la libertad y como víctima de la crispación política vivida en el país en estos 17 años, ya que soy hijo del Coronel Jesús Faria, uno de esos militares afectados por la represión de un régimen que para mantenerse en el poder apela a la persecución política, al destierro y al exilio de sus compatriotas.
La Represión, la intolerancia, la altisonancia patrioterica y violenta son los signos característicos de este gobierno. Apenas la fracción mayoritaria de la Asamblea Nacional, anunció que, tal como lo había prometido en su campaña electoral, presentaría para su discusión y aprobación la Ley de Amnistía y Reconciliación, de inmediato desde el ejecutivo y demás poderes públicos dominados por el oficialismo, surgió una jauría de descalificaciones a este noble propósito que tiene por meta la paz y la conciliación entre todos los ciudadanos.

El preámbulo de cualquier Constitución, entre otras motivaciones tiene las de reafirmar los valores, principios y necesidades de un pueblo, los cuales serán la guía fundamental para el desarrollo, programación y ejecución de la misma, en aras de garantizar su vigencia para las futuras generaciones. En nuestro caso, quiso el Constituyente, y esto hay que resaltarlo, porque la Constitución del 1961 no la poseía, que en ella se protegiesen los derechos humanos, civiles, y sobre todo, la participación de los ciudadanos en la vida política del país.

Es más, cuando en el mismo Preámbulo se señala que ella ha sido creada con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural, nos indica que no sólo el Estado tiene la responsabilidad de garantizar la democracia, sino la sociedad misma, está llamada a velar por los principios democráticos y someterse a ellos. De manera que proponer una Ley de Amnistía, no solo es una necesidad para superar la polarización asfixiante y amenazante de la paz de la República, sino un mandato Constitucional en momentos como los vividos actualmente.

Si revisamos la Exposición de Motivos de la Ley de Amnistía y Reconciliación, podemos observar como allí se señala el fin supremo de la amnistía, el cual es, en último término, estar al servicio de la paz, como valor constitucional fundamental que debe ser preservado para las futuras generaciones, precepto este, establecido en el Preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En la misma Exposición de Motivos se señala también que la paz es un derecho humano de los pueblos y ella debe buscarse a través de soluciones como la amnistía ante situaciones de conflictos políticos irresolutos.
Quienes hoy desde el oficialismo se han declarado enemigo de la Amnistía y la Reconciliación, bajo el argumento de una manía “justicia”, solo para uno de los bandos en pugna, manifiestan un desconocimiento total sobre la principal motivación de este proyecto de Ley presentado ante la Asamblea Nacional.

Allí el mismo instrumento legal define de forma clara la valoración positiva de la amnistía, que presupone obviamente, el respeto a los límites impuestos por el Derecho Internacional, a esta forma de condonación de los delitos y de sus penas. La amnistía no debe conducir a la impunidad en relación con crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad o delitos referidos a violaciones graves a los derechos humanos cometidas por autoridades o funcionarios.

La Amnistía se ha puesto en ejecución en casi todos los periodos de confrontación y violencia desatados en el país. Esto nos dice mucho del espíritu de tolerancia mantenido ante el vencido y el adversario político del momento. Las veces que aquí ha surgido la Amnistía y el Indulto, se ha hecho con la firme intención de que esta condonación legal logre el retorno del beneficiario a la vida pública, con todos los derechos civiles y políticos garantizados.

Darle a la sociedad el máximo de reconciliación y paz es el propósito de la Amnistía; de allí que no descansaremos en esta lucha por devolverle a su pueblo, líderes como Antonio Ledesma, Leopoldo López y Manuel Rosales, quienes junto al resto de venezolanos perseguidos y prisioneros del régimen esperan por su libertad.

*Presidente del Concejo Municipal de Maracaibo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529