Visión Global

Recuento: El terrorismo restringe al mundo con la tecnología

Recuento: El terrorismo restringe al mundo con la tecnología


Vivimos en un mundo complicado. Cualquiera diría que, cuando nacimos, no era así. Y eso es verdad.

Tenemos restricciones para abordar vuelos aéreos. La revisión personal y de equipaje es exhaustiva. La lista de productos prohibidos, ya sobrepasa los cien ítems.

Viajar, que antes era una experiencia glamorosa, se ha convertido en una tribulación. Hay que llegar de cuatro a seis horas con anticipación. Tardando en ocasiones más en las revisiones de los aeropuertos, que en el vuelo mismo.

El progreso lleva al Medioevo

Con el progreso que ha aportado la tecnología, se pensaba que las personas vivirían en sociedades cada vez más abiertas. Sin embargo, como dice un viejo adagio, “nadie adquiere experiencia por boca ajena”. Hay que experimentar in tuito personae para seguir adelante.

En este sentido, vemos como en algunas regiones las personas están sometidas a normas y reglas de convivencia, que occidente vivió en la Edad Media.

Debiendo ser más libres las sociedades con el advenimiento de la revolución digital, la Internet y las redes sociales, estos desarrollos han servido para difundir formas de vida restrictivas que se creían habían sido superadas.

De esta manera, la aplicación de preceptos devenidos de creencias religiosas ya milenarias, toman cuerpo y atacan con violencia al resto del mundo.

Por supuesto, que estas nuevas corrientes de militancia de origen religioso, ha contado con financiamientos millonarios y la bondad del Occidente, que defiende la libertad religiosa.

Usando la libertad religiosa, como los nazis se escudaron tras la democracia alemana, grupos religiosos van tras la búsqueda del poder civil y militar, para imponer sistemas políticos que restringen las libertades defendidas por la civilización occidental.

El conflicto de mitad de siglo

En la segunda mitad del Siglo XX, desde 1948 cuando se declaró el Estado de Israel, el mundo ha comenzado a estar sometido a las consecuencias del conflicto árabe-israelí. Todo por la ocupación de unas áreas geográficas más bien pequeñas del Medio Oriente: Palestina. En los 70, esa confrontación rebasó las fronteras naturales del problema, para afectar a Occidente.

Fue así como se iniciaron los secuestros de aviones en Europa, los ataques terroristas y los atentados. Lo que incluyó en una ocasión el embargo petrolero (1973), y la inmortalización del venezolano Carlos Ramírez, apodado por la prensa internacional “el chacal”.

De esa internacionalización del conflicto palestino, pasamos a finales de los 70 al fundamentalismo islámico, con el advenimiento de la Revolución Iraní del Ayatolah Khomeini (1979).

La invasión soviética a Afganistán (1979), evolucionaría la militancia islámica (llamada por la prensa británica “militalislam”).

Si bien al principio tan solo fue rechazada por Occidente, lo que llevaría a boicotear las Olimpíadas de Moscú (1980), la presencia soviética en esa región montañosa, desataría la solidaridad de grupos islámicos de distintas naciones. Principalmente entre ellas, de agrupaciones fundamentalistas de Arabia Saudita. Contando, no solo con combatientes dispuestos a morir en una guerra santa, sino con importantes aportes de financiamiento.

Entre estos contingentes de dinero y militantes, surgiría un desconocido Osama Bin Laden, que mantendría un bajo perfil en las montañas afganas en sus luchas en contra de los soviéticos, y contribuiría innegablemente en el establecimiento del régimen Talibán bajo el control de los “Mulah”, al desistir Moscú de la ocupación.

El régimen impuesto por el Talibán en Afganistán fue catalogado “medieval” por lo sectores laicos del mundo musulmán. Aplicaron a rajatabla, normas sociales milenarias. Cerraron el país al extranjero, y restringieron los derechos a las mujeres, entre otros.

Subterráneamente, Osama Bin Laden construía una red internacional llamada Al Qaeda, “la base”, que ganaría notoriedad con el ataque a las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York (2001).

Al Qaeda es tal vez la mejor evidencia del uso de las nuevas tecnologías de comunicación. No hay mayor contacto físico entre los integrantes. La organización es tipo “células”, y el contacto es virtual. Internet es el principal medio logístico, para instrucciones, recoger fondos y financiar las operaciones.

Otra característica, es que va sembrando células en Occidente que quedan “dormidas” hasta que por email se imparte una orden de ataque.

Occidente reacciona

Desde el 11 de septiembre del 2001 se desató una pesadilla para todo el mundo. Nada volvería a ser igual.

Los Estados Unidos decidieron combatir al Talibán y a Al Qaeda en sus propias bases. Primero invadieron Afganistán, luego seguiría Irak y en el mundo árabe se desataría la primavera árabe (2010-2013), que acabaría con dictaduras en Egipto, Túnez y Libia, e iniciaría una guerra sin fin en Siria, que arroparía bastas zonas de Irak.

Como reacción, o continuación del ataque del 2001, los fundamentalistas islámicos ejecutan ataques suicidas. Los que se vienen realizando en los cinco continentes y, sobretodo en EEUU, países de la Unión Europea, y en países musulmanes y no musulmanes.

Surge ISIS

Conocido como Ejército Islámico, y fundado por Abu Bakr al-Bagdadi, el ISIS surgió bajo la tutela de Osama Bin Laden y Al Qaeda, tras la invasión estadounidense a Irak en 2003.

Aprovechando los problemas internos de un naciente gobierno iraquí civil, y de la insurgencia opositora al presidente Al Bashir en Siria, el ISIS declaró el califato al ocupar importantes ciudades de ambos países (2014).

Contando con importantes fuentes de financiamiento en los países musulmanes y en Occidente, el ISIS creció rápidamente reclutando musulmanes nacidos en los países industrializados de occidente, y entre los conversos.

Se ha señalado que ISIS se nutre en sus mandos de occidentales convertidos al Islam, aplica normas fundamentalistas medievales, sobre todo en cuanto al trato a las mujeres, y basa su dominación territorial en el terror por el uso de una brutal represión.

Por segunda vez en la historia, aunque por razones distintas, la insurgencia de ISIS hizo unir fuerzas a Rusia, EEUU y la Unión Europea. A lo que hay que sumar Turquía y países del Golfo Pérsico.

El terror sembrado por ISIS en Irak y Siria, ha empujado a millones de desplazados a huir a territorio europeo. Solo a Alemania ha llegado en busca de protección, más de un millón de personas.

Ante los ataques aéreos de los países de la coalición en los territorios ocupados de Siria e Irak, ISIS ha despertado a sus células dormidas en Occidente.

Hasta el momento se han ejecutado ataques reivindicados por ISIS en el Reino Unido, España, Francia, Alemania, Turquía, Egipto, Túnez, Estados Unidos, Rusia, y varios puntos de Asia, África y el Medio Oriente.

Hoy en día ningún área geográfica se escapa de los ataques de estos grupos. Y los ciudadanos comunes y corrientes, aquellos que no tienen nada que ver con los conflictos, son quienes sufren las consecuencias.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529