Visión Global

Resistencia y votos por Simón García

Resistencia y votos por Simón García


Simón García / @garciasim. 

La gente está harta. No encuentra cómo adaptarse a una crisis que los hunde día tras día en más calamidades. La gente está desesperada. Es natural que algunos busquen salidas rápidas, sea cual sea. Que no les importe recaer en el mesianismo. Que prefieran no mirar a lo que hay detrás de los líderes y a lo que representan. Es una parte del país, minoritaria pero que puede crecer, que no aprendió del error de 1999 cuando se prefirió el militar golpista al candidato civil.

La profundización y extensión de la crisis, su desmadre destructivo, los indicios de que la cúpula pretende manejarla como un medio de control y dominación se está convirtiendo en un doble obstáculo, para todo el país y para cada ciudadano. Sólo está cómoda la minoría que monopoliza los privilegios del régimen: los chupadólares.

Esta pérdida de país y de futuro no puede sostenerse más. O la crisis acaba con la vida de la gente o se le pone fin por una vía democrática, constitucional y del modo más pacífico posible. En la solución tranquila de esos nudos será determinante la posición que adopten quienes mantienen una visión democrática dentro de la estructura que detenta el poder.

La gran oportunidad para iniciar este cambio de rumbo es el 6 de diciembre. El momento de las paradas radicales, que cada cierto tiempo pica a una parte de la oposición, con resultados que no han sido favorables ni al fortalecimiento de la unidad, ni a su organización, debe quedar atrás. Los venezolanos esperan una opción confiable, responsable, coherente y unida en torno a una misma estrategia.

No podemos perder el rumbo hacia el país que queremos. Nos guste o no, la herramienta para recorrer ese camino es la MUD.  Sus dirigentes requieren mantener la serenidad y contundencia para presentar soluciones a cada uno de los obstáculos, provocaciones y ventajismos que va a crear el gobierno en estos cinco meses.

 A ellos les corresponde preguntarse, aún con la prioridad de bregar los votos, por el sentido que puede dársele ahora a la exigencia de cambio. ¿Estamos condenados a mirar a las sociedades avanzadas como una vitrina a cuyos elementos no podemos acceder? ¿A que clase de sociedad podemos aspirar desde el país devastado que somos?

La campaña electoral debe expresar la resistencia de la sociedad al autoritarismo. Pero también debe levantar la ruta hacia ese país posible y el papel que todos los sectores deben tener en una reconquista de la democracia que debe ir más allá de lo que hemos conocido.

Mientras tanto hay que aferrarse a los pequeños principios: 1, La recomposición sinérgica de la democracia debe extenderla a espacios hasta ahora excluidos, 2. La calidad de la política debe asociarse más a valores que a intereses,3. El plan de la reconstrucción económica debe comenzar con una fórmula sobre la distribución de sus costos, 4.  Para abatir la concepción populista hay que promover una cultura política progresista.

Una contundente victoria electoral recuperará para la democracia el poder legislativo. Un comienzo que sólo tendrá trascendencia si la lucha alcanza una acción inteligente, de amplitud y aceptación de un liderazgo colectivo y plural.

Su más inmediata concreción es presentarle al país una idea clara de lo que se hará desde el parlamento. Sin exageraciones ni falsas ilusiones para poder ganar otros poderes.

 

 

 

 

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529