Visión Global

“Ritmos de la política” por Leonardo Morales P.

“Ritmos de la política” por Leonardo Morales P.


Leonardo Morales P./@LeoMoralesP.

La política venezolana se mueve al ritmo que imponen los actores políticos más relevantes: unos tienen como fin evitar a toda costa la invocación de una norma constitucional que podría, eventualmente, desalojarlos del poder, mientras tanto, otros se aferran justamente a esa norma para procurar poner punto final al ejercicio de gobierno de Maduro.
Ambos tienen razón en querer mantener ese ritmo. El gobierno está en la obligación de querer conservar el poder aun cuando su obra gubernamental sea indefendible, y, la oposición, precisamente por eso último, debe actuar para proveer un nuevo gobierno que satisfaga las aspiraciones de sus nacionales.
El refrendo revocatorio presidencial sigue su camino al cumplir con unas de sus etapas, quedando al ente comicial convocar las siguientes. En todo caso, lo que ha quedado confirmado es que los ciudadanos han cifrado sus esperanzas en esa disposición constitucional para superar la crisis del país.
El resultado pareciera estar desprovisto de las incertidumbres que siempre acompañan los comicios electorales y consultas populares, al extremo que, tanto del lado opositor como del oficialista, dan por descontado que de realizarse el referendo Maduro sería desalojado del poder.
Otro ritmo
Mientras se va cimentado el proceso revocatorio otros temas aparecen en el horizonte: por un lado, este año debería elegirse los gobernadores estadales y sus respectivos legisladores. Hasta ahora ni el ente comicial ha dado señales de convocarlos, como tampoco, al menos públicamente, los partidos han mostrado interés. En cualquier caso, las fuerzas democráticas no deben desdeñar su elección toda vez que forman parte del proceso de cambio que debe vivir el país.
El proceso de elección de gobernadores, como un paso necesario para la reinstitucionalización del país, debe formar parte de una política integral que entiende que el poder no debe estar concentrado exclusivamente en la dimensión vertical sino que la dimensión horizontal del poder juega un rol determinante en los cambios que exige la nación.
La nota final
Mientras ambos procesos siguen su curso, las fases que restan del referendo y la debida exigencia al CNE para convocar las elecciones regionales, hay que extremar los esfuerzos para construir una propuesta de carácter económico y social
Los cambios que exige el país no se limitan exclusivamente retoques en el régimen político, requieren ser dotados de sustancialidad. Insistir en que hay que cambiar a Maduro porque su gobierno ha llevado al país a la ruina es ya un lugar común.
El daño causado a la nación ha sido inmenso y, al menos, dos exigencias aparecen a la vista de todos: superar la tragedia actual nos impone dialogar y convocar a todos los venezolanos a un amplio acuerdo de gobernabilidad en los años por venir.
Es impostergable el desarrollo de una política que involucre a la mayoría de los venezolanos en un proceso de reconstrucción de la vida institucional; asegurarse de un cuerpo legislativo que provea las leyes para el buen vivir de los ciudadanos, de un poder judicial que se imparta justicia sin interponerse a otros poderes y de un ejecutivo que se haga más presente ante sus gobernados por sus obras que por sus apariciones ante los medios de comunicación social.
Transitar esa ruta es compleja, laboriosa y exige despojarse de egoísmos. Afinar los ritmos en esa dirección puede devolverles a los venezolanos la esperanza de una vida distinta a la que hoy soportan.

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529