Visión Global

Santiago, bajo la décima preemergencia ambiental del año

Santiago, bajo la décima preemergencia ambiental del año


.

Santiago soportará este miércoles la décima preemergencia ambiental de este año, debido a los altos índices de contaminación que han impactado en la capital chilena mientras se desarrolla la Copa América de fútbol.

La Intendencia de Santiago decretó “preemergencia ambiental” debido a las “malas condiciones de ventilación y con el objeto de resguardar la salud de la población”.

Bajo una preemergencia se restringe la circulación de casi un 20% del parque automotor, equivalente a unos 310.000 vehículos, y se paraliza el funcionamiento de miles de industrias.

También se recomienda no realizar actividades deportivas y se prohíbe el encendido de calefactores a leña o biomasa, en pleno invierno austral.

A mediados de junio se decretó en Santiago la primera emergencia ambiental en 16 años, pero más allá de la mala calidad del aire, las autoridades del país han manifestado que es imposible suspender encuentros de la Copa América, que finalizará el sábado en el estadio Nacional de Santiago, acatando las disposiciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL).

La Copa América de Chile, que vive sus duelos finales, se ha desarrollado bajo condiciones climáticas adversas.

Una densa nube de contaminación ha cubierto Santiago y otras ciudades del país en las últimas semanas, convirtiéndose en un protagonista indeseado del torneo deportivo, que ha reunido en Chile a 12 selecciones y que el sábado vivirá su duelo final en el estadio Nacional de la capital.

Los casi 70.000 hinchas que viajaron para presenciar la Copa y los cerca de 800 periodistas acreditados han padecido directamente los efectos de la polución: ojos enrojecidos, gargantas y narices constipadas y un mayor agotamiento producto del menor oxígeno.

Similares condiciones, en la mitad de las ocho ciudades sedes, afrontaron los 276 deportistas convocados. Varios duelos, como la semifinal entre Chile-Perú el lunes en Santiago, “se han disputado bajo estado de preemergencia ambiental”, el segundo nivel de alerta en la escala oficial.

Hace una semana, la capital chilena vivió su primera emergencia ambiental, el mayor nivel de alerta decretado en 16 años, lo que obligó a paralizar al 40% del parque automotor de Santiago y a un millar de fábricas. Si bien no se jugaron partidos de la Copa, al menos cuatro selecciones practicaron ese día.

– ¿Jugar con esos niveles de polución? –

El menor nivel de oxígeno atenta contra de los deportistas de alto nivel, de acuerdo con los especialistas. “No hay duda que hay una pequeña merma del rendimiento físico producto de la contaminación”, señaló a la AFP el especialista en medicina deportiva de la Clínica Meds Luis Maya.

Pero también hay un mensaje contradictorio a la población. “Cuando hay emergencia y preemergencia ambiental se obliga a la población a apagar las estufas a leña y se prohíben las actividades deportivas al aire libre en los colegios, pero paradójicamente, no se suspenderán los partidos aunque haya emergencia”, señala por su parte el experto en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Santiago, Luis Díaz Robles. “Si yo fuera jugador de la Copa América, no juego si veo ese nivel de humo”, agregó el académico.

– “Mega Sequía” –

La peor sequía desde 1866 para el mes de junio y extraordinarias condiciones adversas de ventilación han complotado contra Santiago durante el desarrollo de la Copa.

De acuerdo con los registros de la Dirección Meteorológica de Chile, hasta la fecha han caído sólo 11,9 milímetros (mm) de lluvia, en circunstancias en que en un año normal deberían haber llovido 125.7 mm, acumulándose un déficit de un 91%.

“La precipitación acumulada al 30 de junio será la más baja para esa fecha de todo el registro disponible desde 1866”, indicó un parte del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile.

“La actual sequía es la de mayor duración (cinco años) y extensión territorial en la zona central de Chile, superando a eventos previos que se extendieron dos años como máximo, por eso la denominamos ‘Mega sequía'”, advirtió en el informe el experto René Garreaud.

Chile, que juega el sábado la final de la Copa América ante Argentina, necesitará varios años de precipitaciones por encima de lo normal para reponerse de esta sequía.

.

AFP

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529