Visión Global

Análisis: Se agota el tiempo de la oposición … y del gobierno

Análisis: Se agota el tiempo de la oposición … y del gobierno


La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró este lunes la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía y Reconciliación. No fue una sorpresa. Al mejor estilo del ex presidente Chávez, Nicolás Maduro dio una orden en cadena nacional de radio y TV: “No va”. La cual se “aceptó” de manera genuflexa por unanimidad.

Esta ley fue una promesa de la oposición en su campaña electoral para las elecciones parlamentarias de diciembre. Como propuesta, fue ampliamente difundida en todo el país por los candidatos opositores. Aunque es de reconocer, que no se conocieron sus detalles hasta que en este año fue presentado el proyecto en la Asamblea Nacional.

En la calle, los problemas de la gente son inseguridad, desabastecimiento de los bienes esenciales y el alto costo de la vida. La ley de Amnistía si bien no es esencial, transmite la sensación de que las cosas pueden cambiar.

Su anulación por el TSJ alimenta el descontento por la percepción de que no se van a resolver los problemas de la vida diaria y cuotidiana. Eso le echa gasolina al fuego del descontento, al aumentar la incertidumbre y acabar con las esperanzas de una Venezuela mejor.

En este ambiente de incertidumbre y desesperanza los tiempos de espera se agotan, tanto para la oposición como para el gobierno. Torpedear a la oposición, solo tendría sentido político si el gobierno lograra correr la arruga para mejorar su perfil en las percepciones de la ciudadanía. Eso no pare ser así.

Desde el 6 de diciembre, día que el gobierno perdió de manera aplastante y vergonzosa las parlamentarias, se inició un proceso de sabotaje a la voluntad expresada en las urnas electorales. Van cuatro meses de estrategia gubernamental.

En todo este tiempo, los tres problemas básicos se han venido incrementando. Ni uno solo se ha resuelto. La situación en abril es de mayor gravedad que para los días previos a las elecciones.

Este deterioro ha tenido como consecuencia un aumento del rechazo de los venezolanos a Maduro y su gobierno. los resultados de las elecciones, determinaron que dos tercios de los venezolanos rechazaban a Maduro, su gobierno y las políticas del difunto eterno.

En los últimos sondeos de opinión el rechazo a Maduro pasó de cerca del 66 por ciento, a más del 80 por ciento: de cada 5 venezolanos, 4 lo rechazan. Se pudiera decir que lo repudian.

Reacción opositora en Twitter

Apenas conocida la sentencia de la Sala Constitucional, Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional caracterizó el hecho: “ “Zánganos y zánganas de bufete inconstitucional se han enguarimbado por cobardes. Ya no designan ‘ponente’ sino que hacen ‘ponencias conjuntas’”. Así lo escribió en su cuenta en Twitter.

Julio Borges, líder de Primero Justicia y jefe de la fracción parlamentaria de la oposición, escribió a su vez en la cuenta de Twitter: “La única inconstitucionalidad la cometen unos poderes ciegos, sordos y mudos frente al único poder real: el del pueblo, expresado en la AN”.

El gobernador Henrique Capriles, muy activo últimamente, también se pronunció a través de la red social Twitter: “La gran mayoría de los venezolanos sentimos vergüenza por el Tribunal. Hoy más que nunca lograr amnistía depende del revocatorio”.

Para la Delsa Solórzano, parlamentaria que dirigió el trabajo del proyecto de ley, a presidenta de la Comisión de Política Interior de la AN, señaló en Twitter que “la declaratoria de inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía ratifica lo inconstitucional del TSJ. No descansaremos”.

María Corina Machado, líder de Vente, escribió en su cuenta de Twitter que la “dictadura en Venezuela declara inconstitucional Ley de Amnistía. Ha quedado claro para dónde van y lo q tenemos q hacer para evitarlo”.

Añadiendo que “Ley de Amnistía fue un mandato de los venezolanos el 6D. Es nuestra obligación cumplirlo. Eso requiere mucha y decidida presión popular”.

Roberto Marrero, secretario de la Asamblea Nacional y dirigente de Voluntad Popular, por su parte escribió: “¿Sabes qué es inconstitucional? Que no tengamos comida (…) Que el estado no garantice la salud de los venezolanos (…) Que la corrupción reine en todos los niveles del gobierno de Maduro”.

La ONU se pronunció

La portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, expresó: “Estamos muy, muy decepcionados por la decisión del Tribunal Supremo, sobre todo teniendo en cuenta que el Gobierno venezolano nos solicitó nuestra opinión legal y nosotros respondimos que en general estaba en conformidad con los estándares de derechos humanos”.

Agregando que “Estamos muy sorprendidos con la decisión de ayer, y esperemos que no sea el final del camino porque realmente, esta ley podía haber sido la base para el diálogo y la reconciliación en Venezuela”, aseveró la portavoz.

Tic tac tic tac….

Los tiempos se agotan. En la calle, la gente parece no estar dispuesto a mostrar más paciencia. Las colas en supermercados y farmacias son un hervidero donde lo que se oye no es precisamente paz y concordia, mucho menos espíritu de diálogo.

La trillada pregunta de “cuando bajarán los cerros”, ya no es un pregunta. Es una realidad. Los cerros están haciendo cola en la parte plana de las ciudades.

A la oposición, que tiene el espacio de la Asamblea Nacional, se le acaba el tiempo para los discursos, las sesiones y la investigaciones parlamentarias.

Y el gobierno, quien tiene en sus manos el martillo que hará sonar la campana, cada día demuestra su incapacidad para dotar de productos los estantes, y garantizar la seguridad a los ciudadanos.

Si gobierno y oposición fallan en satisfacer lo que la gente espera, será la gente la que tome la iniciativa. Eso es lo que se oye en la colas, y medios públicos de transporte.

Eduardo Martínez/VisiónGlobal/@ermartinezd

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529