Visión Global

“Se cae a pedazos” por Pompeyo Márquez

“Se cae a pedazos” por Pompeyo Márquez


Pompeyo Márquez / @FundaPompeyo

Ha sido una constante de la Iglesia católica el llamamiento al diálogo y a la paz, y en ese camino privilegia la amnistía, la liberación de los presos políticos, el regreso de los exiliados y el revocatorio como derecho constitucional que debe ser ejercido por los ciudadanos.

En una reciente declaración de prensa podemos leer: “La Iglesia pide al gobierno reconocer la crisis para avanzar en el diálogo”. Incluso, llega a señalar que los cambios que el país reclama son radicales. Hay algo previo, que es el reconocimiento del otro. El obispo de San Felipe, monseñor Basabe, indica que el reconocimiento garantiza que el proceso no se convierta en un monólogo y que se produzcan resultados positivos “porque el país se está cayendo a pedazos.” Este es el gran problema: el país se está desmoronando por una crisis sistémica que es política, social (cultural, educacional, de salud, inseguridad) y económica, entre otras manifestaciones de las dificultades que vivimos hoy.

En oportunidades, el papa Francisco personalmente se ha dirigido a Maduro, y la Conferencia Episcopal Venezolana ha enfatizado en la urgencia de medidas que salgan al encuentro de la crisis.

Pero la gran dificultad es que nos encontramos ante un presidente como Maduro y sus ministros -y ahora agregamos a su vicepresidente, Aristóbulo Istúriz-, que se empeñan en mantenerse ciegos y sordos… pero no mudos, porque no se cansan de descalificar a más de la mitad del país y creer que se lo puede gobernar desconociendo una oposición tan fuerte y mayoritaria.

Nicolás se cree un pichón de dictador y gobierna por decreto amparado con todos los poderes que están bajo su mando autocrático. Es más, declara una y otra vez que piensa perpetuarse en el poder valiéndose de los cambios introducidos por Chávez según los cuales pueden reelegirse una y otra vez, lo cual contraría el espíritu de la Constitución y viola una de las reglas de oro de la democracia: la alternabilidad.

Hasta este momento, Maduro y su incondicional CNE se empeñan en torpedear el revocatorio, que es una salida constitucional, democrática, pacífica y electoral. En medio de una situación como esta, la Unidad y su dirección política representada en la MUD son determinantes para mantenerse en la calle -como ha dicho Chúo Torrealba y Henrique Capriles- hasta tanto el CNE valide las firmas, que, como requisito, ese órgano electoral ha establecido.

La mayoría del país quiere cambio y lo conquistará atendiendo al pueblo que no quiere derramamiento de sangre, que quiere que los cambios se verifiquen por la vía pacífica y siempre en el marco de la Carta Magna.

Últimas Noticias, 19 de mayo de 2016

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529