Visión Global

Siguen sin iniciarse las clases en la mayoría de las universidades públicas del país.

Siguen sin iniciarse las clases en la mayoría de las universidades públicas del país.


A pesar de que el pasado 11 de septiembre el Ejecutivo anunció que se había llegado a un acuerdo con todo el sector universitario a través de la firma de un Contrato Colectivo que agrupaba a todas las asociaciones pertinentes, la realidad es que aún sigue sin arrancar las actividades en las universidades públicas de la nación.

Luego de un consenso histórico, donde todas las asociaciones gremiales de trabajadores universitarios se pusieron de acuerdo en la redacción de un contrato colectivo único, persiste el llamado a no iniciar el semestre por parte de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), hasta tanto no se respeten las cláusulas socioeconómicas presentadas en el acuerdo original.

La FAPUV, que agrupa a más del 70% de todos los docentes universitarios agremiados en el país, no reconoce el acuerdo firmado entre el Ministerio del Poder Popular Para la Educación Universitaria Ciencia y Tecnología (MPPPEUCT) y la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV), porque según un comunicado de su presidenta, Lourdes Ramírez de Viloria, “se está violando la Ley Orgánica del Trabajo, la Ley Orgánica de Educación, Actas Convenio, Normas de Homologación y normativas internas de las universidades”.

Ramírez además destacó que fueron manipuladas la mayoría de las cláusulas socioeconómicas, que incluye una tabla de salarios aprobada por todas las asociaciones agremiadas del sector, por lo que la representante de la FAPUV solo firmó 105 de las 124 cláusulas que componen todo el acuerdo aceptado por la FTUV.

En diciembre pasado el Ministro del MPPPEUCT, Manuel Fernández, invitó a todas las asociaciones del sector, tanto las docentes como las de personal administrativo y obrero, a participar en la segunda Convención Colectiva de la materia (la primera fue llevada a cabo en 2013), ya que para la primera no fueron invitadas las federaciones de profesores más importantes por serles exigido el cartel de sindicato, el cual se negaron aceptar las distintas organizaciones magisteriales.

Sin embargo, y a pesar de la invitación del ministro, los representantes de la FAPUV y sus distintas asociaciones agremiadas, fueron aceptadas en la discusión solo como invitados, y no como proponentes o asignatarios, reconociendo solamente a la FTUV como representantes de todo el sector universitario.

Por primera vez se logró un consenso entre todos los sindicatos y asociaciones agremiadas, desde los profesores hasta los obreros, no obstante la cláusula 83, referida a las tablas de escalas salariales, es la manzana de la discordia entre Ejecutivo y los representantes de la FAPUV, según lo señala el profesor Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV (APUCV).

El titular de la asociación de profesores de la principal casa de estudios del país, se queja de la reducción que hubo en los porcentajes ofrecidos en la escala salarial, que históricamente se fijaba en números superiores a los ofrecidos por el patrono en el acuerdo firmado por la FTUV.

“Al sector que tiene más desarrollo profesional lo han rebajado de 25 a 11%, y el que le sigue hacia abajo lo redujeron de 20 a 13%, una desmejora que desmotiva a aquellos que quieren mejorar su preparación académica, por recibir una suma irrisoria a pesar de su esfuerzo por ascender (…) esta situación debe ser considerada como una violación al texto constitucional, porque esto implica regresividad de derechos” comentó el titular de la APUCV, siendo la razón principal para no reconocer el acuerdo.

Márquez también aseguró que otras organizaciones gremiales, además de la FAPUV, también rechazan el acuerdo por no haberse respetado el contenido del documento que se discutió en la mesa de negociaciones, por lo que obreros y empleados de las distintas universidades del país, también han decidido boicotear el inicio de las actividades hasta tanto no se corrija esta situación.

“En el sector docente no hay paro de actividades, lo que está planteado es un no reinicio de actividades porque no están dadas las condiciones, para el proceso de enseñanza y aprendizaje” reiteró el citado docente.

La FAPUV insiste en sus exigencias y no piensa dar su brazo a torcer ante una treta gubernamental que busca mostrar como el villano de la película a la federación, gracias al acuerdo llegado con la FTUV, una organización que apenas fue creada el primero de mayo pasado con la clara intención de aceptar cualquier acuerdo que ofreciera el Ejecutivo, ya que fue el único reconocido como garante del acuerdo por parte de los trabajadores, por mantenerse las demás federaciones en mora electoral al no ser renovado sus autoridades que cuentan con más de dos años de vencidas.

La FTUV, que proviene de la unión de tres agremiaciones (docentes, empleados y personal obrero) afectas al sector oficial, las cuales se agruparon sin convocar asambleas donde sus miembros hayan decidido a través de una votación, su disolución y su posterior reagrupamiento, así como tampoco se respetaron las leyes laborales que exigen la conformación de una directiva que no repita ninguno de los miembros de las organizaciones disueltas, porque estas también se encontraban en mora electoral.

El propio Ministerio para Proceso Social del Trabajo, quien debe ser garante de que se cumplan las leyes en la conformación de cualquier asociación gremial, fue quien autorizó la conformación de la FTUV y legitimó a su junta directiva sin cumplir con las normas de juego establecidas por ellos mismos, con la clara intención de que tuvieran la autoridad suficiente para firmar el acuerdo propuesto finalmente por el ejecutivo.

Por último el titular de la APUCV, indicó que durante la discusión del primer contrato colectivo llevado a cabo hace dos años, todas las asociaciones que firmaron el acuerdo también se encontraban en mora electoral para la fecha, situación a la que se hicieron la vista gorda los representantes del Estado “por lo que es inentendible que ahora está sea la excusa para no aceptar las propuestas de las asociaciones que no simpatizan con la línea gubernamental, a pesar de haber sido invitados por el propio ministro Fernández”.

Mientras siguen las exigencias de la mayoría de las asociaciones gremiales del sector, los más afectados siguen siendo los estudiantes, quienes además de soportar todas las deficiencias del sector educacional público, deben aguantar una suspensión indefinida de actividades que limitan su desempeño académico y su retrasan su incorporación al mundo profesional.

Entre tanto el gobierno continua haciendo lo mejor que sabe hacer, echarle la culpa a otro por su ineficiencia y esperar que el tiempo juegue a su favor, la estrategia de quien no sabe cómo arreglar los problemas en su propia casa, triste realidad de nuestro país desde hace más de tres lustros.

Valentín Romero/Visión Global

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529