Visión Global

“Sin dialogo no hay paz” por Román Ibarra

“Sin dialogo no hay paz”  por Román Ibarra


 Román Ibarra/@romanibarra.

 

Desde que oposición, y gobierno se sentaron a explorar caminos para el establecimiento de un diálogo eventual, tras la búsqueda de salidas políticas a la inmensa crisis que vivimos, la sociedad volvió a dividirse entre quienes no aceptan ningún tipo de conversación, reunión, diálogo, negociación o pacto de gobernabilidad, y quienes creemos que siempre será necesario conversar para acordar términos viables para acercar posiciones que conduzcan a la paz, y eviten el horror de la guerra que algunos desean desde la comodidad del teclado de sus computadoras, o teléfonos inteligentes, pero no advierten acerca del peligro y terror que ello comporta para el conjunto de la sociedad.

No por ello, son despreciables los argumentos que esgrimen quienes se oponen a que la oposición representada en la MUD, se reúna con los voceros del gobierno; hay que tratar de entenderlos y razonar con ellos para convencerles de la necesidad de que solo el diálogo podrá contribuir a encontrar soluciones, y, por sobre todas las cosas alejar la vía de la violencia en la que nada tenemos que buscar por varias razones: Los venezolanos no somos –al menos desde la república civil del período 1958-1998- gente de violencia; por la existencia de ese mismo período, la democracia como sistema político forma parte de nuestra manera de ser; y la más importante, porque no tenemos que hacer ninguna guerra, si el acompañamiento social, es decir, la legitimidad del pueblo de Venezuela, está mayoritariamente de nuestro lado. Pueblo el nuestro, amante de la paz largamente demostrado.

Solo pueden auspiciar la guerra quienes –por haber perdido el fervor popular- se aferran al poder para preservar privilegios y garantizarse impunidad para sus fechorías. Es por ello, que los radicales del oficialismo, que antes se llenaban la bocota alardeando con el número de elecciones que habían ganado, hoy se resisten y niegan la necesidad de que hagamos las elecciones que marca la constitución como existencia del estado de derecho, y como mecanismo oxigenante para una sociedad enferma de pobreza; incumplimientos; inseguridad; corrupción; hambre; miseria, y muerte.

Debemos registrar para la posteridad como una muestra de lo que no hay que hacer, las provocaciones del presidente Maduro, y demás recalcitrantes de la estupidez, cuando advierten –en presencia del enviado de Papa Francisco, y demás mediadores- que la ¨oposición nunca llegará a Miraflores, ni con votos, ni con balas¨. No dejarnos tentar por ese tipo de conductas y provocaciones, y apostar con firmeza a la posibilidad de negociar, y pactar, las salidas democráticas a nuestra crisis.

En toda negociación hay concesiones recíprocas, pues se trata de un ¨juego¨ en el que todos obtienen satisfacciones, y garantías, y no en el que solo una de las partes consigue todo cuanto desea. En esta circunstancia eso no es posible, ni aceptable.

La sugerencia más respetuosa, y firme para todos, es que se mantenga la mesa de exploración de diálogo con quienes ya están, esto es, los ex presidentes Rodríguez Zapatero, Fernández, y Torrijos, El Secretario General de Unasur, el enviado del Papa Francisco,  y se amplíe con figuras como: el Secretario General de la OEA, un representante de alto nivel del Secretario General de la ONU; los ex presidentes Andrés Pastrana, Felipe González, José María Aznar, entre otros, para garantizar el éxito de la misma.

La solución está en manos de los venezolanos, pero la presencia de tan ilustres personajes, allanaría el camino para soluciones civilizadas, pacíficas y electorales. Hay que demostrar que creemos en la democracia; por ello, que el Pueblo se exprese con votos!

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529