Visión Global

Siria: Se reanuda evacuación en Alepo (Video)

Siria: Se reanuda evacuación en Alepo (Video)


Una hilera de 20 autobuses verdes con heridos y civiles acaba de dejar el Alepo controlado por el gobierno hacia la ruta Ramusa-Ameriya, en un nuevo intento de evacuación tras el fracaso de esta mañana. Al mismo tiempo, las fuerzas gubernamentales sirias han entrado con excavadoras en los distritos asediados para quitar sacos de arena y despejar el área. Aviones de las Fuerzas Aéreas sirias y milicias chiíes bajo mando de Irán han atacado después una zona al sureste de Alepo que se halla en la ruta prevista de los convoyes que evacúan a los civiles de Alepo, asegura la agencia semipública turca Anadolu.

 Según las agencias turcas, la evacuación de civiles y milicianos rebeldes se canceló después de horas de negociaciones entre alzados y las tropas del régimen de Damasco. La agencia Anadolu aseguró esta mañana que el convoy había sido atacado por milicias iraníes presentes en la ciudad en un ambiente de gran confusión. Según algunas fuentes en la zona rebelde, la operación no se produciría “hasta que se garantice la seguridad de los evacuados”.

Paralelamente, la Media Luna Roja y Cruz Roja confirman que ya está en marcha el convoy de vehículos con 200 heridos críticos hacia zonas controladas por rebeldes en las afueras de Alepo. Se cree que hay unos 4.000 civiles que podrían abandonar los dos distritos sitiados en las próximas horas si las condiciones lo permiten.

Desde la frontera de Cilvegozu, en Turquía, han partido varios camiones de ayuda humanitaria para las zonas más castigadas de la ciudad.

Después de una noche de bombardeos aéreos y artilleros sobre los dos distritos que aún ocupan los rebeldes, se sucede un nuevo intento en Alepo para evacuar a los milicianos y civiles que permanecen en el este de la ciudad después de que las tropas del presidente Bashar Asad dieran por recuperado este enclave estratégico del país.

Tras la jornada del miércoles, en la que la evacuación de casi 50.000 civiles y combatientes rebeldes se vino abajo y se retomaron los bombardeos, ambas partes lograron otro acuerdo este jueves para activar el alto el fuego e iniciar la salida ordenada de los opositores.

La tregua ha entrado en vigor a primera hora de la madrugada siria, hacia las 02.30 hora local (00.30 GMT), según ha confirmado un oficial de las tropas rebeldes y la Cruz Roja a Reuters. La primera consecuencia es que se han retomado los trabajos para evacuar a los rebeldes y ya han partido las primeras ambulancias con civiles a bordo, de acuerdo con la versión de los opositores. De vez en cuando vuelven a escucharse tiroteos en la ciudad.

“Las evacuaciones se harán por el barrio de Ramusa”, en la periferia sur de la ciudad, indicó a la agencia Afp Al Faruk Abu Bakr, un responsable del poderoso grupo islamista Ahrar al Sham, a cargo de las negociaciones por parte de los rebeldes. “El primer contingente concierne a los heridos y los civiles”, subrayó. Los rebeldes saldrán “después”, tras “el primer o el segundo contingente”.

Las autoridades rusas también han confirmado el inicio de las labores para la salida de los rebeldes. Las tropas rusas están al frente de los trabajos obedeciendo órdenes del presidente Vladimir Putin, según han publicado medios rusos citando al ministerio de Defensa moscovita.

Las mismas fuentes han trasladado que la seguridad de los evacuados está garantizada y que todos serán dirigidos a Idlib, una de las últimas grandes urbes sirias controladas por las fuerzas opositoras. Rusia ha dispuesto 20 autobuses y 10 ambulancias para los traslados hasta el corredor humanitario y ha asegurado que está monitorizando estos primeros movimientos mediante el empleo de drones.

La cuenta de Twitter de los conocidos como Cascos Blancos, rescatadores del Alepo rebelde, asegura que varias ambulancias han recibido disparos de soldados del régimen durante la evacuación. Las agencias turcas hablan de un civil muerto y cuatro heridos en ese tiroteo contra los vehículos de evacuación.

Rendición o muerte

A pesar de haberse previsto que el traslado de los asediados se realizara el miércoles, nuevos choques armados y acusaciones mutuas de falta de compromiso con el pacto imposibilitaron la tarea. El presidente sirio, Bashar Asad, advirtió a los alzados en una entrevista que su intención es ejecutar operaciones armadas hasta que se rindan. La advertencia era clara: rendición o muerte.

Sin embargo, en una nueva vuelta de tuerca en la ofensiva, el Gobierno sirio y las fuerzas de oposición han alcanzado un nuevo pacto de alto el fuego que ha convertido en papel mojado el ultimátum de Asad.

“No habrá un alto al fuego”, había enfatizado Asad, que subrayó que las acciones militares cesarán solo cuando haya “acuerdos claros” y “donde los terroristas declaren su intención de rendirse o marcharse”. El mensaje transmitido sigue la lógica empleada en otros asedios pasados como el de Moadamiya, al norte de Damasco, o en el casco viejo de la ciudad de Homs, donde se acusó de bombardear y privar de ayuda a los asediados para doblegar a los combatientes. Ambos se resolvieron con evacuaciones.

Hablando a la cadena Rossiya 24, el dirigente sirio arrojó otro titular llamativo al considerar al presidente electo de EEUU, Donald Trump, un “aliado natural” si “empieza a actuar de verdad contra el terrorismo”. Asad llama “terroristas” a todos los grupos armados que combaten en su contra. De ellos, remachó, no puede fiarse, y por eso ayer consideró necesario seguir atacando Alepo este pese a que los alzados se habían comprometido con la tregua para su evacuación, que falló estrepitosamente.

“Afortunadamente hubo un alto al fuego y podremos salir de aquí, aunque desafortunadamente estamos siendo expulsados de nuestras casas”, había suspirado ayer a primera hora Abu Leila, un maestro alepino, en un nuevo mensaje a este periódico. “Tras tantos meses pasando hambre no sé cómo podré lidiar con el festín que me daré fuera”, había tuiteado pronto, ilusionado, el activista Zouhir Shimale desde el uno por ciento de urbe que les quedaba a los alzados.

Pero a media mañana las bombas destruyeron la esperanza de ambos y de decenas de miles más, que esperaban en las calles de los barrios de Saladino y Saif al Daula la llegada de los autobuses urbanos verdes que debían sacarlos de allí. Los buses no llegaron, y sí lo hicieron más proyectiles y bombardeos aéreos, que los combatientes alzados respondieron con su arsenal. Testimonios denunciaron ataques aéreos con munición de racimo; una brigada opositora lanzó dos coches bomba.

Acusaciones mutuas

El enfrentamiento llevó a ambas partes a acusar al otro de romper el alto al fuego forjado por rusos y turcos. Pero es que, además, fuerzas opositoras denunciaron que ciertas milicias leales al Gobierno sirio bloquearon el paso al convoy de evacuación. El delegado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Hussein aseguró que “el acuerdo estaba ahí, los buses estaban en su sitio, el primer convoy había justo salido cuando, según se ha relatado, fue bloqueado por una milicia pro gobierno. Es inexcusable”.

Quienes seguían confinados en Alepo responsabilizaron de su suerte al presidente sirio, Bashar Asad, y a Irán, que patrocina un cúmulo de milicias chiítas iraquíes y afganas. Dado que quien pactó era Rusia, otro respaldo de Damasco, este episodio muestra la atomización de las fuerzas pro Asad. Varios analistas destacan que, como ocurre en el frente opositor, la existencia de múltiples brigadas oficialistas, cada una con un patrocinador con intereses propios, genera contradicciones estratégicas.

“Para permitir que los convoyes circulen has de convencer al grupo que controla cada uno de los puestos de control que los buses deben cruzar”, ejemplifica Sarah Karkour, delegada de la opositora Coalición Nacional Siria. La organización trabajó ayer a destajo para preparar la acogida de quienes, se espera, huyan del este alepino. Según explicó Karkour a El Mundo, y confirmó Ankara, el Gobierno turco se ha dispuesto a acoger a entre 60.000 y 70.000 refugiados sirios procedentes de Alepo.

En medio de una nueva sangría, que se cebó especialmente con los civiles atrapados en el Alepo oriental, los esfuerzos diplomáticos se intensificaron. Los ministros de Exteriores de Siria e Irán se llamaron por teléfono, informó la agencia semioficial iraní Fars. El sirio reiteró su intención de permitir paso seguro para los civiles y ayudar a los afectados en todos los distritos alepinos. Su contraparte incidió en la necesidad de que los vecinos puedan dejar la ciudad con protección rumbo a un lugar seguro.

Lluís Miguel Hurtado/El Mundo

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529