Visión Global

Sociedad civil propone Acuerdo Nacional para el progreso y la paz

Sociedad civil propone Acuerdo Nacional para el progreso y la paz


Reconocidas organizaciones de la sociedad civil propusieron este miércoles un conjunto de soluciones a la crítica situación que atraviesa Venezuela.

Contenidas en el “Acuerdo Nacional para el Progreso y la Paz en Venezuela”, advirtieron que el fondo del problema, va más allá de las ideologías y la coyuntura que se ha asentado en nuestra estructura política-económica-social durante los últimos 50 años.

Identificaron un triángulo vicioso en las áreas política, económica y social. “El área política se caracteriza por un hiperpresidencialismo, centralismo, estatismo, partidocracia, falta de representación y participación”. En el aspecto económico, las organizaciones firmantes coincidieron en el rentismo petrolero, ausencia de ahorro nacional, monoexportación, fiscalismo y déficit grave de producción y en el ámbito social reconocieron desigualdad en la propiedad, educación, poder, pobreza, dualismo físico espacial, barrios, inseguridad y criminalidad.

Objetivos

En opinión de las organizaciones firmantes, un país progresa y tiene paz cuando toda su población puede desarrollar la plenitud de sus facultades y capacidades. “Un propósito institucional de estas dimensiones supone alcanzar simultáneamente tres objetivos: 1) La paz y la convivencia política y pacífica como columnas vertebrales de una sociedad moderna y civilizada, 2) Una prosperidad económica sostenible y compartida por todos, nivelando las diferencias históricas de propiedad, educación y poder e igualando las condiciones de acceso a estos elementos y 3) Una democracia deliberativa y plural que ofrezca una auténtica representatividad y participación.

En opinión de las organizaciones que suscriben el Acuerdo, el logro de esos objetivos plantea tres desafíos. “El primero es erradicar la estructura que, en lugar de generar riqueza, crea pobreza y desigualdad. El segundo es superar el modelo rentista petrolero y cambiar el rol del petróleo en la economía y la sociedad y, el tercero se refiere a la reforma del poder político para superar el hiperpresidencialismo, el centralismo y reforzar los poderes regionales, el rol de los partidos políticos y la participación ciudadana”.

“Ninguno de los desafíos podrá lograrse si no se ubica a Venezuela en los grandes cambios que han sufrido la sociedad y economía mundial por lo que debemos sumar una estrategia sobre nuestro rol en la economía internacional, caracterizada por un amplio desarrollo de cadenas globales de valor y de progresos sociales y democráticos. Un país con elevada dependencia de la venta de un solo producto tiene que entrar en una agresiva etapa de diversificación económica inmersa en el contexto mundial”, manifiesta el documento.

Progreso económico y social

Para enrumbarnos en el progreso económico y social es fundamental una estabilidad macroeconómica y el punto de partida es garantizando una estabilidad política, duradera e irreversible y, a la vez, ejecutarse con un amplio programa de reformas de mayor aliento, entre las que se proponen la fijación de una meta inflacionaria de dos a un dígito para los próximos 4 o 5 años y unificar el tipo de cambio mediante el desmantelamiento del sistema existente, en un plazo a acordar, seguido de un principio de estabilidad cambiaria en el tiempo. Asimismo, contar con un Banco Central con plena autonomía y autoridad para imponer estas metas, basado en sus atribuciones constitucionales.

El Acuerdo Nacional para el Progreso y la Paz de Venezuela expresa la necesidad de un marco regulatorio que genere el relanzamiento de la actividad económica privada, sumado a la democratización de la propiedad, lo cual es indispensable. “Su objetivo principal, -contempla el documento-, ha de ser el desarrollo de la economía no petrolera, en un marco de libertades económicas, cuyo pivote es el rescate de la agricultura, la industria, el comercio y los servicios que conforman el eslabonamiento natural que propicia el aumento consistente de la productividad”.

Temas de altísima sensibilidad son la conservación del ambiente y el cambio climático. Ambos están en la agenda de las grandes tareas que Venezuela debe afrontar si se quiere completar un proceso que integre todos los componentes del desarrollo y la prosperidad, dado que sin cuidar y preservar la naturaleza, se verán seriamente comprometidos.

La educación: una prioridad

“Desde la primaria hasta la universidad, con énfasis en la primera, la educación básica precisa reencontrarse con la ruta de una sociedad moderna, en la que el conocimiento y la tecnología son las verdaderas herramientas estratégicas del desarrollo y la prosperidad. Sobre esta base, -plantea el Acuerdo-, el talento venezolano que ahora, en parte, se encuentra en otras latitudes, seguramente pondrá su grano de arena en esta tarea”.

Acuerdos, pactos y consensos indispensables

De los grandes desafíos mencionados, se derivan otros necesarios como son un Acuerdo Socio-laboral, que genere un sistema de creación de empleos productivos bien remunerados, protección social, la vigencia del sindicato y acuerdos entre los sectores involucrados y, un Acuerdo de Convivencia Política, de gran profundidad y aliento, a fin de abrir el camino de la paz, la prosperidad y de una verdadera democracia.

De esta forma, se pasaría a un triángulo virtuoso donde lo político contiene un presidencialismo moderado, descentralización, no estatismo, concordia civil, acuerdos, representación participativa y participación representativa. En el marco económico figuran una estabilidad económica, economía petrolera racional, economía no petrolera diversificada, vocaciones sectoriales y regionales, dialogo y acuerdo entre trabajadores y empleadores y creación de empleos dignos y productivos. Y en lo social se producirá una nivelación de las diferencias de propiedad, educación y poder, erradicación de la pobreza, transformación físico-espacial para llenar de urbanismos dignos a todo el territorio nacional en conexión con la economía y educación de avanzada en todos los niveles.

“Si es verdad, -concluye el documento-, que Venezuela y los venezolanos están por encima de todo. Entonces, todos debemos asumir la gran tarea de apoyar un Acuerdo Nacional”.

Organizaciones que suscriben el Acuerdo Nacional para el Progreso y la Paz de Venezuela

  1. Asociación Integral de Políticas Públicas (AIPOP).
  2. Alianza para la Defensa de los Derechos Humanos, la Ecología y el Medio Ambiente, (Asoprodem).
  3. Centro de Divulgación del Conocimiento Economico para la Libertad, (Cedice Libertad).
  4. Centro de Estudios de la Economía Venezolana. Universidad Monteávila (Cedev)
  5. Centro de Orientación en Energía, (Coener)
  6. Centro Internacional de Formación y Políticas Públicas Arístides Calvani, (Ifedec).
  7. Confederación Venezolana de Industriales, (Conindustria).
  8. Consejo Nacional del Comercio y los Servicios, (Consecomercio)
  9. Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela, (Fedecámaras).
  10. Directivo de Sindicato de Profesores de la UCAB. (Sipucab).El secretario ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de Venezuela, (CTV)
  11. Fundación Alberto Adriani, (FAA)
  12. Fundación Venezuela Positiva.
  13. Federación Venezolana de Maestros, (FVM)
  14. Grupo La Colina, A.C.
  15. La Venezuela que queremos todos. (LVQQT). Iniciativa Democrática. (ID)

Fuente: Sol Comunicaciones

Atras
Visión Global

2013 © Visión Global. Todos los derechos reservados. Contacto: visionglobal.info@gmail.com - visionglobal.ventas@gmail.com - Teléfono: 0212 4186529